Las Charlas Abiertas: Un actor muy gay friendly, Manuel Vignau






Por Antonio Capurro

La primera vez que supimos de Manuel Vignau fue a través de Hawaii, película de temática gay cuya actuación le valió muy buenas críticas, pero él no es un novato sino un actor con mucha experiencia. Ahí tenemos Plan B y Como Mariposas en la luz, algunos títulos en su corta pero fructífera cinematografía.

 Nacido en La Plata, Buenos Aires en 1978, Manuel es un actor que ama su profesión, pero también ser docente, dramaturgo y director teatral. Aquí nos cuenta más detalles de su carrera en el arte, el cine y el teatro. Sus más recientes participaciones en el cine argentino han sido "La niña de tacones amarillos" y "Delta", en las tablas con la exitosa obra "La Sala Roja" una interesante propuesta de la escena independiente del teatro porteño con muy buena crítica", a estar atento que se las trae.
¿Te molesta que de alguna forma los fans del cine gay te reconozcan como un actor fetiche luego de haber trabajado en dos películas de temática como lo son Plan B y Hawaii?
 


No sabía de esa etiqueta. No me importa ninguna etiqueta igualmente. No veo a Plan B y a Hawaii como dos películas “gay”, las veo como dos películas, en todo caso como dos películas de amores inesperados,

¿Qué referencias de filmes o actuaciones de personajes gay te inspiraron en la creación de tu personaje Eugenio, alguna en particular? 


Hay películas con Sean Penn o con Javier Bardem que recuerdo mucho. Pero no las pienso como inspiración. Para el trabajo me inspiro mas en tratar de comprender sus mundos, los mundos del personaje. Que leerán, que les gustará comer, qué les gustará hacer, con quién se reirán…me gusta jugar a eso y me hace tomar decisiones a la hora de rodar una toma.

El matrimonio igualitario se aprobó hace seis años en tu país, ¿piensas que el cine en tu país ha salido totalmente del closet y refleja la diversidad sexual plenamente? 


Salir del closet es un frase vieja me parece. El matrimonio entre personas del mismo sexo es Ley en Argentina, y eso ha hecho que se descubrieran mas las posturas. Hay que opinar, tener opinión. Es un tema que atraviesa todas las capas sociales y económicas, no tiene reglas. Que se filtra en las relaciones humanas. Está en el Vaticano y en un barrio pobre.



Hawaii es un filme minimalista, de aprendizaje, una película muy física, donde la proxemia y el lenguaje de los cuerpos hace un contrapunto a los diálogos, ¿cómo fue el proceso de sacar sentimientos y deseos propios extrapolarlos a los de tu papel? 

La proxemia en el cine es texto puro. La distancia de los labios en un beso que no se concreta es información pura. Me parece un buen punto para empezar a jugar una película con las características de Hawai, casi opuestas que las de Plan B.

¿Qué ha sido lo más difícil en la construcción de un personaje hasta donde vemos abiertamente gay pero que por momentos pone un freno a sus emociones para no perder el calor humano de Martín? 

El freno de las emociones, las voluntades sobre lo involuntario, es un punto central para motorizar los conflictos. “Quiero pero no puedo, o puedo pero no debo”, esas fricciones son las que mueven montañas para actuar, para poder tener cambios, puntos de giro.

Eres un actor formado en el teatro y has participado en varias obras, ¿desde cuándo sentiste esa pasión por la actuación y cómo se desarrolló? 

Desde las primeras clases, al mismo tiempo que estudiaba para ser arquitecto. El olor de los pasillos de Andamio 90 en Buenos Aires, el silencio que se producía en cada espacio, los textos de Lorca, la necesidad de hacer expresar hasta los huesos. Nunca mas me iba a ir, lo sabía, lo sé.

¿Nunca hubo un momento en que dijeras ya no quiero ser actor? 


Sí, muchas veces en los últimos años, pero si no soy actor, voy a dirigir, o voy a capacitar, o voy a escribir. Y si no es teatro, será cine, o será una novela.

Has hecho mucho teatro y cine, ¿cuáles de los dos te apasiona o mueve más?


No puedo separarlos, es imposible para mi. Es lo mismo, lo que cambia es la manera de contar.

En tu trayectoria como artista ¿cuál consideras que ha sido el momento de tu carrera que ha significado un reto mayor? 


El que viene. Hacer a Malcom de Macbeth, la obra de Shakespeare que acabamos de estrenar en Buenos Aires. Poder seguir creciendo para estar a la altura de poder hacer Beckett, para hacer a Lorca, a Abelardo Castillo, para encarnar poemas de Borges, para hacer Calígula de Camus, para adaptar al teatro La naranja mecánica o La conjura de los necios.


¿Cómo es tu proceso de investigación para un personaje? 

Hay cosas que cambian según la naturaleza de la historia, y hay cosas que no cambian nunca. El último personaje que estoy haciendo, Malcom, el hijo del asesinado Rey Duncan en Macbeth. Estudiar para comprender lo mejor posible, qué mundo vivían, como era la política, que cosmogonía tenían esos hombres. Luego, estudiar al director. Que ve de la obra, intentar palpar sus deseos, sus intenciones, y para eso hay que confiar. Lo que no cambia, es estudiar horas y horas el texto, todo de corrido y sin ningún tipo de intención previa, el resto cambia en cada personaje, en cada proyecto.

No solo eres actor sino también docente, dramaturgo y director teatral, sin duda un combo que aporta mayor dinamismo a tu carrera. ¿Cómo es tu labor de docente? ¿Qué te gusta más de la dirección? 


Todas las preguntas que me hice y me hago como actor, las encauso alli, en esos espacios. Me late ese espacio, lo tomo con mayor responsabilidad que ningún otro espacio. Soy docente en talleres en La Plata, la ciudad donde vivo, y en Timbre 4 en Capital Federal, un teatro con un crecimiento feroz. Y la dirección es la imaginación al poder. Me siento mucho mas inexperto en ese lugar, pero lo voy a desarrollar con fuerza, tengo varios proyectos que quiero dirigir

¿Te gusta más escribir las obras teatrales o dirigirlas? ¿Cuáles consideras son las obras de teatro de tu país han despertado conciencia en los espectadores? 


Despertar conciencia es una tarea propio de cada individuo me parece. Para mi, la conciencia es la historia. Desde ese punto de partida, en mi historia hay películas como Esperando la carroza, La nonna, el cine de Leonardo Favio, Fabián Bielinski, Lucrecia Martel, Martín Rejtman, que son importantes para mi. Y en teatro, todas las obras que hice, las buenas y las malas, están grabadas en mi. Como espectador, pocas obras me conmovieron mas que El mar en el bolsillo de César Brie, uno de los actores mas importantes de la historia argentina reciente. Conciencia me genera Brie cuando veo sus documentales, leo sus obras. Así conocí que era la Bestia en México a partir de su versión de La Odisea por ejemplo, la inmigración desde Latinoamérica a Estados Unidos en un tren de carga.

Volviendo al tema de la igualdad de derechos LGTB ¿has participado en marchas o eventos públicos apoyando la causa o cómo activista social? 


Si, muchos.

De alguna forma los heterosexuales también salen del closet o del armario al apoyar causas como la igualdad de derechos y la no discriminación de las personas de la diversidad sexual, grandes actores y personajes públicos lo han hecho. ¿En tu caso cuándo fue que te dijiste a ti mismo yo estoy con esta lucha? ¿Te costó mucho? 


Hubo luchas mucho más difíciles en nuestros países, como no voy a apoyar y acompañar esta lucha, que no tocaba tantos intereses económicos, pero si valores religiosos y culturales. Es mas dura las aplicación por ejemplo de la Ley de Servicios Audiovisuales, que tiene intereses solamente económicos. El arte y las minorías se llevan muy bien, porque el arte es una actividad bastardeada en general, no se considera trabajar al artista, y creo que es una mirada que debemos modificar. Instalarnos como trabajadores de la cultura. No tenemos leyes que nos amparen, aunque se viene mejorando.

¿Has tenido oportunidad de ser testigo de algún caso de discriminación, sientes que la sociedad argentina es cada vez menos homofóbica y que se ha sensibilizado más? 


Vean “Humillados y ofendidos” de César Brie sobre la discriminación y el racismo. Hay que sensibilizar todo el tiempo sobre las diferencias y convivir con ellas.

En la TV argentina también se muestran personajes abiertamente gay ¿sientes que eso ayuda más al llegar a un público mayor? ¿harías televisión si te lo propusieran? 


La televisión hay que apagarla. No tengo TV hace mucho tiempo.

¿Qué es lo más importante eso que un actor nunca debería olvidar en su preparación profesional?
 


Que quiera contar algo.

¿Cómo ves tu carrera de aquí a diez años, qué más te gustaría hacer? ¿Te ves dirigiendo también cine? 


No, dirigiendo cine no creo.


Y no puedo dejar de preguntarte porque al finalizar Hawaii uno se queda con al sensación de que podría haber una continuación ¿retomarías el personaje si mañana te dijeran que habrá una segunda parte y te quieren ahí? 

Eso de que las segundas partes nunca son buenos es una verdad irrebatible, preferible contar otra historia.

Tú sabes que en Perú todavía no gozamos del reconocimiento de nuestros derechos ante la ley, este año fue rechazado el proyecto de unión civil como consecuencia de un congreso mayoritariamente opuesto cargado de homofobia, de ignorancia y que pareció olvidar que somos un estado laico al menos en el papel ¿qué mensaje le darías a la comunidad LGTB?
 


Solo pienso que se debe fortalecer la UNASUR como instrumento fuerte también en lo cultural, encontrar mecanismos para contarnos nuestras experiencias, lo que nos pasa.


Aquí el enlace a Hawaii:

http://myreadingmanga.info/gay-movie-hawaii-2013/

Comentarios

  1. Saludos desde Mexico. Un señoron de actor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, un gran actor Manuel, esperamos que tenga más roles en el cine!!!!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares