Consultorio Diverso: Top Ten para una buena salud

La salud es lo primero ya que sin ella, no podremos estar en óptimas condiciones para disfrutar de los placeres de la vida y el amor a plenitud. Por eso nada mejor que prevenir antes que lamentar, evitando penas mayores como un tratamiento médico tedioso o quizá enfrentar un mal irreversible. 

Una cosa que cuenta sobremanera frente a la enfermedad es mantenerse bien informado. Un seguimiento hecho por los miembros de la Asociación Médica de Gay y lesbianas de Estados Unidos (GLMA) diseñó una lista de los diez cuidados para la salud que tanto hombres como mujeres gay deberían incluir en los exámenes periódicos con sus doctores. 

En las clínicas u hospitales peruanos no existe un protocolo para hombres gay o bisexuales porque no se les indican todas las cosas de las que debería discutir o enterarse el paciente durante la visita. Esto sucede porque todavía existen prejuicios y estereotipos hacia la comunidad gay, además porque el paciente en la mayoría de los casos tiene miedo a preguntar, porque aún está dentro del clóset o no encuentra confianza en el médico. 

En los Estados Unidos los médicos de la Asociación Médica pidieron ayuda a sus miembros para definir las diez cosas más importantes que los proveedores de salud o médicos deberán tomar en cuenta al momento de ayudar a sus clientes. Aquí la lista para tomar muy en cuenta.

1. VIH / AIDS, sexo seguro: Los hombres que tienen sexo con otros hombres poseen un riesgo mayor de infección por VIH. Esto es bien sabido pero felizmente los efectos del sexo seguro redujeron el índice de contagio en la comunidad gay. De cualquier modo, en los últimos años se ha visto el retorno a muchas practicas sexuales sin protección en la población joven 18 a 25 años. Los tratamientos de VIH son el horizonte ante la infección, aunque nada mejor que la prevención usando siempre el condón.


2. Uso de sustancias: Tanto gays como lesbianas parecen consumir sustancias dependientes en más alto grado que la población general. Y no precisamente en las grandes urbes. Este uso incluye un número de fármaco dependientes que van desde las anfetaminas hasta la marihuana. Los efectos a largo plazo de muchas de estas drogas son desconocidos; sin embargo lo que sí es cierto es que traen potenciales consecuencias conforme la edad. 

3. Depresión / Ansiedad: El problema podría crecer de forma severa para los hombre y mujeres gay que aún están en el closet o que no tienen un adecuado soporte social. Los adolescentes y los adultos jóvenes podrían estar en alto riesgo de suicidio. Ante tal situación los servicios de salud mental indican que lo más efectivo es la prevención, detección temprana y tratamiento en los servicios de salud mental con terapeutas o rehabilitadores adecuados.

4. Inmunización de hepatitis: Las condiciones pueden ser potencialmente fatales y acarrear un cuadro de cirrosis y cáncer. Por fortuna las inmunizaciones están disponibles para prevenir dos de los tres mayores tipos de hepatitis. Se recomienda la inmunización ante la hepatitis A y la hepatitis B. Y también el sexo seguro que de hecho reduce el riesgo de la temible hepatitis C.

5. Infecciones de transmisión sexual (ITS): Las enfermedades de transmisión sexual se producen en los hombres gay sexualmente activos en un alto índice. Pero también hay una mediana incidencia entre las mujeres. Esto incluye infecciones para las cuales si hay tratamiento disponible como la sífilis, gonorrea, clamidia y otras; y otras para las que no como el HIV, hepatitis A, B o virus C, papilloma, etc. Sin duda alguna la clave radica en tener sexo seguro. ¡Hola condón!


6. Cáncer prostático, testicular y de colón: Los hombres gay podrían estar en mayor riesgo de muerte por este tipo de mal. Es bueno que se realicen exámenes rutinarios en diferentes períodos de tiempo por lo general a partir de los 35 años. Sin embargo este tipo de examen conocido como el tacto rectal está negativamente impactado por la cultura machista. 

7. Alcohol: Una bebida diaria podría no causar efectos adversos en la salud, pero no así una chupística de padre y señor mío. 

8. Tabaco: En los problemas de salud con el tabaco figuran enfermedades como cáncer al pulmón, cardiovascular, alta presión sanguínea y otros. Así que aún están a tiempo de abandonar el cigarrillo y si no pueden, una ayudita de algún programa médico les vendría de maravillas. 

9. En forma (dieta y ejercicio): Una cosa es cuidarse y otra vivir obsesionados con la imagen del cuerpo. Lo cual podría desencadenar en un desorden alimenticio como bulimia o anorexia nerviosa. Un entrenamiento regular es más que bueno para la salud cardiovascular y otras áreas. Pero el uso de sustancias como esteroides anabólicos y ciertos suplementos pueden afectar severamente la salud. Mientras que en el ángulo contrario del espectro figuran el sobrepeso y la obesidad, causante de la diabetes y alta presión arterial.

10. Papiloma anal: De todas las enfermedades de transmisión sexual el papilloma o cáncer anal es el más peligroso que los hombres gay están en riesgo de padecer si es que no se hace sexo seguro. Los profesionales de la salud recomiendan ahora una rutina de tacto rectal semejante a la que se hace a las mujeres. 

Naturalmente en cada persona el conjunto de riesgos es diferente. Tal y como lo indica el educador y médico editor de revistas especializadas en salud Vincent M. B. Silenzio,  es importante considerar características importantes como edad, historia familiar y otras factores básicos. Y ya lo saben, ¡a cuidarse!

Comentarios