El regreso de JimmyHitch: Cómo saber si él está por dejarte

Al principio todo es color de rosa. Vives flotando en las nubes del nirvana junto a él y te sientes el ser más dichoso y completo del universo. Eres feliz de tener a alguien tan especial a tu lado, con el cual poder compartir tantos momentos intensos y gratificantes. Crees que tu relación es perfecta o al menos así lo parece. No hay quejas ni reclamos, no existe ningún tipo de roce o divergencia. Disfrutan el amor y el sexo de forma por demás intensa y gozosa. Hasta que un día el castillo de hielo se rompe y él o ella te da un certero golpe al corazón sin avisarte. A todos nos han roto el corazón alguna ¿no?

De pronto te das cuenta que no hay nada más qué hacer. Todo está dicho y hecho cuando afirma mirándote a los ojos que lo suyo ya fue y que decidió dejarte. Vienen lágrimas, penas y lamentos. ¿Por qué se fue?, ¿por qué me dejó?, ¿por qué por el otro me dejó? Allí te das cuenta que todo amor en su inicio es ciego y no ve límites. Y lo peor viene cuando, tras la reflexión del caso, te das cuenta que él te dio señales de humo que no quisiste ver ni oír antes. Ni modo pues, a seguir adelante y punto.

Pero ya curado del susto, en la próxima relación tendrás que tener mucho cuidado. Para no ser el punto fácil, esa canita al aire, el vacilón o choque y fuga, lee y repasa muy atentamente los sabios consejillos que te damos a fin de prevenir una repentina estocada al bobo. Así, tal vez la próxima seas tú quien tenga la última palabra y no el dizque latin lover.

1. Te llama cada vez menos al celular y sus mensajes por whatsapp o facebook messenger no son tan calentones como al principio o los mira y no responde.

2. Aunque hace tiempo que están saliendo, cuando se reúnen con sus amigos (supuestamente open mind) no te presenta como pareja. Alerta: ya comenzó con el proceso para olvidarte. 

3. De repente, todo lo que haces está bien. Desaparecen las confrontaciones tontas: no discuten para elegir el restaurante o el hecho de que tengas ganas de acostarte temprano. Él ya no tiene ganas de discutir contigo: está gastando toda su energía planeando cómo librarse de ti. 

4. Cancela de improviso importantes compromisos. Te ofrece un millón de excusas: trabajo hasta tarde, llamadas en conferencia, clases con su entrenador personal. Básicamente, quiere que te enojes con él y que te sientas lo suficientemente frustrado como para dejarlo. Salida cobarde, pero eficaz. 

5. ¿Se molesta cuando usas su tableta? Es probable que esté buscando tu reemplazante vía Grindr, Scruff o Manhunt.

6. ¿Está más vanidoso que de costumbre? ¿Se cuida más en las comidas y va mucho al gimnasio? ¿Comenzó a comprarse ropa de diseñador? No te equivoques: está preparando todo para encontrar a tu sucesor. 

7. Pasa horas probándose toda la ropa que tiene cuando tiene que salir, supuestamente, con compañeros del trabajo. No te invita porque dice que te vas a aburrir. ‘Vamos a hablar todo el tiempo del trabajo’, afirma. Tú, estúpidamente, confías en él. 

8. Tus amigos están más considerados que de costumbre contigo. Te preguntan todo el tiempo si estás bien e intercambian miradas sospechosas cuando estás con ellos. Es posible que sepan algo que tú ignoras. 

9. Te dice que va a salir con amigos y apaga su celular. Al día siguiente te despierta en la madrugada el ruido de la ducha y los sonidos que hace mientras se lava los dientes. 

10. Comienza a insinuar cosas poco sutilmente. Utiliza muchas veces la palabra “Amigos” y no parece interesado en planear un fin de semana juntos, y mucho menos una vida en común.

Dale un vistazo más, imprímelo y pégalo en un lugar visible. Recuerda que si él se fue ha de ser por que algo mejor vendrá. Nada sucede por gusto. Eres libre otra vez y tienes el tiempo para darte una chance a ti sin deberle explicaciones a ninguna ladilla. 

No te preocupes. You will survive!

Comentarios

Entradas populares