El regreso de JimmyHitch: El hombre gay soltero



Se llama Juan Fernando, vaya nombre de culebrón mexicano ¿o debería decir turco? Porque ahora están hasta en la sopa. Juan Fernando es mi amigo, un HGS o sea un Hombre Gay Soltero, tiene 30 años, culto, educado, profesional, guapo, atractivo, mundano, libre para hacer y deshacer a su antojo como le dé la gana. No me digan que el estado de soltería no está íntimamente relacionado con el hecho de saber que te puedes acostar con quien quieras.

En este mundo de las aplicaciones las redes sociales le ayudan a socializar un montón. Un MONTÓN, o sea buen sexo y después ya se verá ¿o no? ¿Manhunt, Grindr, Scruff? Hasta en Facebook y en Instagram. No sé cómo lo hace pero lo hace, tampoco es que Juan Fernando sea un semental pero cuando coge viada sálvese quien pueda. No importa si tienes veinte, treinta o cuarenta, un hombre gay soltero siempre tendrá las mismas necesidades. ¿Qué hace uno cuando los chat te agotaron, cuando las discotecas, saunas, cabinas, bares y demás huecos no se renuevan? En su Whatsapp los mensajes empiezan con ¿qué buscas?

Un HGS tiene que amarse, tener un poco de vanidad, gustarse, cuidarse y sobre todo ser auténtico no pretender lo que no sé es. No todos los hombres gay solteros son un adonis los hay altos, bajos, osos, delgados y con gran diversidad, pero eso sí deben cultivar su personalidad, tener seguridad y confianza. El hombre gay soltero ama su libertad pero también sabe que llegado el momento puede comprometerse porque tiene la experiencia y la madurez necesaria para transmitir esa confianza si es que el hombre indicado llega a su vida.  Hasta que ese día venga, Juan Fernando vive y disfruta a plenitud todas las experiencias, los errores y los triunfos. Eso le hace ser un hombre de verdad, uno que asume y enfrenta los retos.

¿Y por qué no creernos los dueños del mundo y vivir al máximo de nuestras capacidades aunque con la sabiduría de conocer nuestras limitaciones? Porque un HGS siempre deja las cosas en claro antes que el juego se inicie para que no haya lesionados en el camino. Sé que Juan Fernando nunca engañó a nadie porque él está bien en claro con las mantras y el karma sabe tarde o temprano la vida te la devuelve que no hagas a otros lo que no quieres que te hagan a ti que todo es tan cierto como que Leo por fin se llevó el Oscar o que nadie sabe lo que pasará en las próximas elecciones.

La filosofía del HGS es no tenerle miedo al cambio sino enfrentar la realidad y cambiarla. ¿Acaso no es grandioso ser soltero? Un HGS no se hace paltas ni roches, no busca es buscado, lo quieren conocer, dispone de su tiempo, hace gimnasio, sabe divertirse y divertir a los demás, un HGS puede controlar las situaciones sin dejar que las situaciones lo controlen a él. Juan Fernando lo resume: “Un hombre gay soltero tiene harto empoderamiento”, con tal que no me venga con el emprendimiento.

¿Cuántos no hemos sufrido por relaciones tormentosas o inmaduras solo por la necesidad o compulsión de estar con alguien? “Me gusta saber que puedo estar en las fantasías de otros y que puedo darme el tiempo para elegir con madurez. No solo tienes el internet para conocer hombres sino también otros lugares que no te habías imaginado antes como la calle, el trabajo, un parque, un viaje de vacaciones, una estación de bus, un día caminando, esos espacios donde podemos sentir al otro más directamente. Porque está bien culantro pero no es para tanto. Me desconecto un día a la semana porque no todo es ver a cada rato el Smartphone o alejarse de lugares comunes como el sauna o las discotecas.”, confiesa Juan Fernando quien está soltero desde hace un par de años.

La idea de ser un buen HGS es que aprendas, que ganes kilometraje, recorrido, millas y todo lo que puedas en la experiencia emocional, sentimental y sexual. Sé que muchos de ustedes andan en buscan del hombre ideal o el amor de su vida, el romance es bacán pero antes compartamos todo con el hombre que todavía nos falta por conocer: tú mismo.

Comentarios

Entradas populares