Cock o las alternativas del amor



Siempre da gusto ver en la cartelera teatral peruana una puesta en escena diferente con un enfoque hacia la diversidad sexual. La primera vez que vi el cartel de la obra me llamó la atención la fotografía de los tres actores principales desnudos hasta la cintura, una foto por demás llamativa que a más de uno le habrá asaltado el morbo y jalado por ese lado al comprar su entrada, pero la trama va por otro lado.

Cock es una comedia trasgresora que todavía puede levantar polémica debido al tema de la pareja gay, pero lo es más debido al triángulo amoroso que se muestra cuando John se enamore de una mujer, y a partir de ahí se inicie un conflicto y juego de poder, emociones, deseos y sentimientos. La obra plantea, valiéndose del recurso del triángulo amoroso, muchas preguntas al espectador y este se confronta con ese universo humano donde las alternativas del amor tienen matices que a veces puede conllevar al miedo o la confusión.


¿Tenemos que necesariamente colocarnos una etiqueta para amar a alguien? ¿O es que acaso definirse como bisexual es una etapa de inmadurez? El novio afectado se reconoce como gay tanto como la mujer y el papá heterosexuales, pero aquí el culpable es John quien parece no querer desprenderse de ninguno de sus dos amores y de quien todos los implicados necesitan una respuesta. ¿Eres gay, eres heterosexual o eres bisexual? Ok, puedes amar a los dos, pero no al mismo tiempo.


Los actores mantienes la expectativa durante las dos hora que dura el montaje y sobre ellos recae el peso total. Cada uno cumple a plenitud, puedes ser intensos, tiernos, apasionados o graciosos pero sobretodo muy humanos. La escenografía es hiper minimalista y el soundtrack es geniall. No tendremos a Diego Luna o Leonardo Sbaraglia pero Oscar Beltrán hace suya cada línea con gran ímpetu y Fernando Luque le da la réplica con total entrega. En un papel secundario, Alfonso Santisteban interpreta a un cálido y firme padre comprensivo con la homosexualidad de su hijo, a quien apoya total e incondicionalmente.

El autor es Mike Barlett, dramaturgo inglés quien en el año 2011 durante su estreno en México dijo que no se debería calificar a Cock, estrenada en Londres, donde ha sido una de las piezas más destacadas en los últimos años, en el Royal Court Theatre, en 2009 y ganadora del premio Olivier a la más sobresaliente del año, como una obra teatral gay o heterosexual porque su obra va más allá, quizá lo que se llama como poliamor. Durante su estadía en México adonde se tuvo que mudar por un intercambio cultural es que Barlett concibe esta obra cuyo nombre Cock nació de una invitación a las peleas de gallo, aunque en inglés existen tres significados para el nombre: el primero es pene pero en su forma vulgar verga , segundo el animal gallo y otras veces para señalar que alguien te cae mal o que es un idiota.

¿Las etiquetas nos definen quiénes somos? ¿quién eres sexualmente? ¿con quién te identificas?, esa es la pregunta que flota todo el tiempo que dura la puesta en escena. ¿Qué tan egoístas somos para no dejar que los otros sean lo que quieren ser?  ¿Somos tolerantes frente a los matices o la ambigüedad, somos tan diversos como decimos? Cock es una obra que nos cuestiona nos echa a la cara con cierta ironía si es que todo hombre es tan libre para amar como quiera o tiene que colocarse en uno de los papeles que la sociedad espera.

Si escribimos LGBT entonces la b no está por gusto ¿o si? En una bonita escena las plumas caen sobre los personajes, la música crea el clima. La obra va terminando. Es un tema de esta época. Una obra que no debería pasar desapercibida. Libertad, amor, sexo e identidad, eso es Cock. Y eso es bastante en nuestro país.

Comentarios

Entradas populares