El Closet Abierto PAREJAS: Fleting o el amor a la chilena


Por Antonio Capurro

¿Qué tienen en común Ibiza y Santiago de Chile? Exacto, el idioma y el turismo, pero también el amor, ese que unió a Mángel (español) y Alejandro Esteban (chileno). Se encontraban de vacaciones cuando el travieso cupido los flechó. Si bien al inicio no pensaron en dejarlo todo para estar juntos, luego de un año de relación a distancia se dieron cuenta que lo suyo era más fuerte y que no podían vivir tan lejos el uno del otro. Eran demasiadas millas y un extenso mar. 

Mángel es sociólogo y actualmente se encuentra desarrollando su investigación sobre la homosexualidad masculina en Chile y las ideologías políticas. Ambos conforman lo que se llama una pareja binacional, es decir, integrada por personas de diferentes nacionalidades, una situación en la cual se encuentran miles de parejas gay en todo el mundo. La gran mayoría empiezan como una relación a larga distancia sostenida a través del chat o las redes sociales hasta que uno de los dos abandona su país de origen y emigra al de su compañero sentimental. En algunos casos, al no poder concretizarse terminan separándose. Mángel y Alejandro no querían que eso pase con su relación así que decidieron ir un paso más allá.

Mángel, que lleva ya siete meses en el país del sur, es la primera relación seria y formal de Alejandro, quien le había contado que su país era muy abierto en cuanto al tema gay, pero comprobó que en algunas ocasiones cuando se tomaban de las manos en la calle, algunas personas les su homofobia urbana, aunque la gran mayoría eran  comentarios o miradas positivas. 

"Nosotros somos altos, yo un metro noventa y Alejandro un metro ochentaitantos, de alguna forma podemos defendernos pero ¿qué pasaría con una pareja gay diferente, de piel oscura y de otra condición económica caminando en un Chile que no esperaba, donde he visto bastante desigualdad económica y social?"


¿Y por qué no tomarse de las manos y caminar orgullosos? Muy animado a romper los prejuicios, Mángel decidió empezar a grabar un vídeo por mes acerca de sus diferentes experiencias como pareja y animó a Alejandro, quien es el más tímido de los dos, para que lo siga. Al canal que abrieron YouTube le pusieron el nombre de fleting, que se le ocurrió a Alejandro por una anécdota que les ocurrió en la calle cuando caminando por un barrio bohemio dos chicos les gritaron fleto, jerga de carácter peyorativo para llamar a alguien maricón.  

"Algo curioso que me sucedió estando aquí es que tuve que ir en dos ocasiones al médico y  en la segunda oportunidad cuando dije que tengo novio me hicieron tomar la prueba de VIH y de ITS, porque todavía nos consideran un grupo de riesgo, eso no sucedería en España donde no todo es un paraíso pero es más avanzando que aquí en materia de derechos." 

En cuanto al tema de los derechos y la política Mángel responde.

 "A veces me parece que los grupos, organizaciones o colectivos actúan como bandas rivales, con enfoques que los dividen, donde cada cual quiere tener protagonismo, esas pequeñas diferencias hacen que no se mezclen. Por ejemplo veo al Movhil más de izquierda y a Iguales más de derecha, he visto que en la izquierda el tema LGTB se ha quedado atascado, ahora a Bachelet la creía más defensora de las minorías pero la veo con una actitud lenta, pero qué bueno que existan gays de izquierda y de derecha que militen, es genial."

La familia de Alejandro recibió a Mángel estupendamente y viceversa. Ninguno tiene historias de sufrimiento a sus espaldas, digamos que no fue catastrófico la salida del closet, sin mucho dramas que les hayan dejado alguna depresión. Se han mudado a un lugar más abierto en Chile y llevan una vida tranquila con amigos y vecinos que aceptan esa diversidad. 

"Yo les conté a mi abuela y mi tía Juana que era gay en el año 2004 cuando Zapatero aprobó el matrimonio igualitario en España, con ellas tenía mucha afinidad, en el caso de Alejandro él se asumió pasados los veinte."

Mángel y Alejandro llevan una vida bastante casera, el trabajo, los paseos, disfrutar a Cayetano a Isabelino su perrito mascota, algunos fines de semana con amigos, cocinar en casa comida española, especialmente paellas o las sopas al estilo chileno. Y le dejó en claro que el pisco sour, las empanadas y los suspiros son peruanos. 

"Íbamos a unirnos por el AVP pero hubo una huelga en el registro civil que duró mucho, así que tras varias semanas decidimos no esperar más, no aguantamos y nos fuimos a la Argentina a casarnos, fue muy emocionante, nunca pensé ni imaginé hacerlo aquí en América Latina. Y la ceremonia oficial con toda la familia la haremos quizá en Ibiza".

Mángel ya tiene una familia con el hombre de su vida, Alejandro.

Aquí su canal en YouTube:
https://www.youtube.com/channel/UCOJLhsNMPp-01Bh3oXodYYg
https://www.facebook.com/fleting/?fref=ts




Comentarios

Entradas populares