El regreso de JimmyHitch: Calzoncillos nuevos


De hecho que todos nos hemos enfrentado a la necesidad de comprar calzoncillos nuevos, eso que para algunos puede resultar un placer o una pesadilla porque hay quienes saben exactamente lo que quieren mientras que otros no. E incluso hay hombres que desconocen su talla y les dan gato por liebre ¿pueden creerlo? Quizá eres de los que tocando su ropa interior se dio cuenta que por ahí había algún agujero,O tal vez recuerdas esos aburridos calzoncillos blancos tipo vintage de tu abuelito o de tu papá o del chico con el cual estabas por acostarte.


Hoy salir de shopping por calzoncillos no es lo mismo que hace veinte años atrás. La innovación en materia de lencería masculina ha crecido, el cliente es más exigente sobretodo en el caso de los jóvenes que buscan nuevos modelos alternativos, más audaces o atrevidos. Y siempre quedan esas ganas de verse mejor, de sentirse más atractivo o sexy, la fantasía tal vez de ser como aquellos recios modelos de las cajas o envolturas de la ropa interior que te guiñan el ojo.  Fantasía dura hasta que te lo quitas todo frente al espejo y reconoces la cruda verdad que no tienes uno de esos cuerpos de Esto es guerra o Combate.



Ser un poco banal no tiene nado de malo, a fin de cuentas no todo debe ser tan serio ¿no lo creen? Pero si digo que me gusta lo fashion entraré en el cliché de que todos los gays somos poseedores de buen gusto y que nos gusta estar a la moda, tampoco tampoco, porque hay muchos a los que poco les importa lo que se ponen debajo de los pantalones, para ellos el calzoncillo vale por su utilidad, todo es cuestión del  wash and wear. Y del otro lado, están los que buscan variedad, color y diseño. 




Te levantas con ellos, te vas a la cama con ellos, te los bajas para ir al baño, te mojas con ellos, te los estiras cuando hacen pliegue o ajustan demasiado, te los quitas cuando lo crees necesario y hasta cuando los dejas en la cesta de ropa sucia (no digas que no) de pasada los hueles. Están sobre nuestra piel, cubren y sostienen lo que deben los 365 días del año, son leales compañeros de viajes, tertulias y momentos inolvidables. De niño mamá nos los compraba y no había más opción que adecuarnos a su gusto. Los que rozan los cuarenta deben recordar esos Lolas o los Boston que nos acompañaron por mucho tiempo cuando todavía no existía originalidad en los diseños. Ahora el mercado tiene lencería masculina para todos los gustos y tamaños, desde los más comunes briefs hasta algo erótico o extremo


La cantidad de marcas que encontrarás en la web es tan larga como unos XXL listos para apretar donde se necesita y hasta abultar donde no pasa nada porque también puedes elegir unos que te agranden el paquete, yo nunca los he usado pero no sería malo experimentar un poco. He visto incluso páginas web como The Underwear expert donde te puedes enterarte en inglés todo acerca de los diferentes tipos y marcas de calzoncillos con unas review imperdible, vídeos donde youtubbers como el Undie Guy que te demuestra y revela esos detalles en su propio cuerpo NSFW. 


Para quienes anhelan ser padres de familia el día en que se apruebe el matrimonio igualitario en Perú tienen que saber que también existen mitos y verdades de la lencería masculina como el hecho de que algunos calzoncillos muy apretados pueden afectar la fertilidad en la pareja, hay una eterna discusión cuáles son más sueltos y calientan menos los testículos ¿los boxer o los slip? aunque en lo que si coinciden los especialistas es en recomendar el uso de prendas que no opriman.




¿Y ahora cuál elegirás tú?


Comentarios