Las Charlas Abiertas con Luis José OCAMPO: "El actor conoce el drama humano"


En el último capítulo de la telenovela peruana Valiente amor el personaje de Juanjo les confiesa a sus vecinos, amigos y familia, en un escenario preparado para el show de la kermés de de su barrio, que es gay. Forma sui generis elegida por los guionistas para hacer que Juanjo exclame a los cuatros vientos que tiene una orientación sexual distinta, cansado de las amenazas de su hermano. 

La noticia de ver a un personaje gay fuera del estereotipo causó atención dentro de algunos medios digitales LTGB que reseñaron el hecho como algo positivo, sobretodo resaltando que el papel de Juanjo se alejaba de los comunes prejuicios o estereotipos a los que nos tiene acostumbrados la TV peruana. 

¿Quién daba vida a Juanjo? Luis José Ocampo, un joven actor limeño.  "Yo vengo trabajando en Del Barrio Producciones desde hace dos años, empecé con Locura de Amor, es muy bonito trabajar con ellos porque los considero mi familia laboral, donde todos se quieren y se respeten y cumplan un objetivo común que es dar lo mejor de sí en cada nueva producción.  Luego hice Amor de Madre donde encarné a Fernandiño, que les gustó mucho a los guionistas y a Michelle Alexander, a partir de ahí pienso que empezaron a escribir el personaje de Juan José basándose en mi porque creo que reflejo mucha sensibilidad, inocencia y credibilidad. Tenían varias alternativas para el papel de Juanjo pero no hicieron un casting, cuando me lo propusieron sentí miedo en cómo enfrentar este reto, porque siendo un tema delicado tocarlo de una forma no adecuada podría generar el rechazo del público".

De hecho que existen muchas formas de ser gay, lesbiana, bisexual y transexual, tantas como los colores del bandera del arcoiris, pero Luis José no quería que el personaje fuera el resultado del estereotipo que existe comúnmente en la mente de las personas sino algo diferente.

 "Para que se entienda que el problema no son las personas con una orientación sexual diferente sino la sociedad que ha formado su percepción en base al desconocimiento, yo pienso que un personaje gay afeminado es la recreación de una sátira de la sociedad, existen muchas personas que encajan en ese comportamiento y no tiene nada de malo, lo negativo está en tan solo mostrar un solo lado de la diversidad porque también hay chicos gay comunes y corrientes como Juanjo que sueñan con una vida normal que tienen principios, ideales y objetivos en sus vidas. ¿Por qué no mostrarlo así de esa forma?".

Luis José tuvo varias conversaciones con los guionistas para ver la evolución de su personaje y desde el inicio sintió que todos lo apoyaron, su idea siempre fue defender no solo la orientación sexual sino también los derechos humanos identificándose con el drama que vive el personaje "porque no puede ser feliz ocultando quien es". Antes de este rol en la TV Luis José nos cuenta que ya había hecho de gay en dos obras (El Camino de los pasos perdidos" y "Cock") en el taller de Roberto Angeles, donde se formó actoralmente, ahí tuvo la oportunidad de encargarse de papeles que le exigieron un entrenamiento muy fuerte de sus emociones porque eran contrarios a lo que es él. 

"Aprendí a conocer el drama homosexual que es el choque de dos deseos, el deseo de libertad en las personas gay, contrario al de una parte de la sociedad que no les quiere dar sus derechos. Porque ellos quieren caminar y vivir sabiendo que son aceptados. Y en la actuación lo que uno debe hacer es llegar a la verdad a través del drama".

Me confiesa que la primera obra teatral que vio sobre el tema gay fue "Eclipse Total" y que se siente muy feliz de haber personificado a Juanjo porque siempre ha buscado que las personas sean libres, que nunca le ha gustado la opresión ni que nadie se burle de nadie. 

No siempre quiso dedicarse a la actuación, Luis José jugó fútbol hasta los dieciocho años pasando por varios clubes porque tenía en mente ser un as de la cancha, llegó a entrenar con la reserva de Alianza Lima nada menos. Luego dejó el terreno de la pelota para dedicarse al estudio, terminó ingresando a la Universidad del Callao a Ingeniería Industrial donde estuvo tres años. Aunque deseaba ser profesional no estaba muy contento en las aulas porque lo suyo era lo que hacía fuera de las clases en eventos y participando en muchas cosas. El castigo que tuvo por dejar la carrera y buscar su lugar en la vida fue dormir en la sala de su casa, por aquel entonces en el picante barrio de Palomino, así que hubo de acatar la decisión de su padre, quien no aceptaba del todo que se dedique a la actuación, sin embargo Luis José estaba decidido a demostrarle que sería exitoso. 

"Tengo una familia muy grande con mucha calle criolla y desde chico siempre contaba chistes. A mi abuelita le gustaba mucho el arte y la actuación, ella era poetisa, de niño a los cinco años yo miraba con ella las novelas y alguna vez me dijo que deseaba verme como actor. Pienso que por ahí me vienen las ganas de esa rama de mi familia. Yo tengo amigos de todos lados, pueden tener mucho o poco dinero, y eso me ha enseñado a valorar a las personas a ver que uno vale por lo que es como persona".

Aventurero y apasionado en todo lo que hace, así se considera Luis José, porque si algo siempre lo ha caracterizado, me comenta, es vivir el presente a plenitud. Lo que te cuesta lo valoras más. A pesar de su juventud Luis José ha vivido bastante, y es alguien que nunca la tuvo fácil, es una persona con muchas ganas de aprender y absorber lo mejor que la vida le ofrezca. No oculta que trabajó de call center, vendió llaveros en las combis y hasta fue cobrador por tres meses para ayudarse a pagar los talleres de teatro. Al principio sintió miedo de encontrarse con gente conocida pero luego se le pasó. Mientras hacía esto salió en "Al fondo hay sitio" en una breve aparición. 

"Mi padre, quien es físicamente totalmente diferente a mí que soy más bajito, él mide más de un metro ochenta, siente que ha alcanzado el éxito a través de mi y está orgulloso de quien soy, en su facebook escribió que todo el mérito lo tengo yo porque cuando él me dio la espalda yo salí adelante por mi propio esfuerzo".

Cuando le pregunto qué actor peruano le parece el más sexy, me dice que Christian Meier. Cuestión de rigor de la que ningún heterosexual se ha salvado en La Revista Diversa. 

Los ojos de Luis José tienen mucho de verdad, una mirada fuerte y la convicción de saber que va por el camino elegido, uno en el cual quiere llegar a ser no solo un gran actor sino un buen ser humano. 
No tengo la menor duda que lo veremos más en escena ya sea en una obra de teatro, en series o telenovelas o en el cine, ahí donde los actores se transforman y visten pieles diferentes. 

Comentarios

Entradas populares