Celuloide Pink: Ricardo González Sulbará







Ricardo Gónzalez Sulbará es un joven realizador audiovisual venezolano, quien actualmente sigue un máster de producción audiovisual en España. Sus trabajos han sido presentados en festivales de cine como Sundance y Cannes. Aquí él nos cuenta de su vida, su carrera y el documental "Maricones", que ya está ya casi listo para ser mostrado al mundo. 

Por Antonio Capurro

Eres oriundo de Venezuela, ahí estudiaste y desarrollaste una carrera como director audiovisual, ¿de qué trataban esos primeros trabajos?
Nací en Betijoque, un pequeño pueblo del estado de Trujillo. Las películas dominicales eran mi fascinación, eran el escape al pequeño mundo en el que vivía de lunes a sábado, yendo a la escuela, al catecismo y ayudando a vender frutas en la tienda de mi padre. Tan pronto salí del colegio me fui a estudiar cine a la Universidad Central de Venezuela y un buen día me vi trabajando en el grupo HBO. Fue mágico y mi encuentro con el documental ya que en E! Enterainment TV estaban preparando el lanzamiento para Latinoamérica de la franquicia E! True Hollywood Story. Fue un inicio extraño, pero fue una gran escuela. Produjimos documentales sobre Héctor Lavoe, La Lupe, Elis Regina… todos musicales. Gracias a esa experiencia me enamoré del documental creativo.

Nunca antes habías tocado el tema homosexual o LTGB en tus obras ¿por qué razón?
Creo que cuando eres un realizador documental (al menos en mi caso), más que buscar los temas esperas que estos te busquen a ti. El documental no puede ser impositivo. Evidentemente tienes temas de interés y una personalidad estética que te guía, pero me parece un poco deshonesto decir “mi próximo documental será sobre este o tal tema”. Comienzo a pensar e incluso realizar un documental cuando el tema me ha encontrado a mí. Eso fue lo que pasó con “Maricones” y los 5 QK’s. Fui a la presentación del libro “Homoherejías Fílmicas” de Alberto Berzosa, quien dedica una gran parte del mismo a este colectivo, allí conocí a Luis Escribano, mi protagonista, y surgió la idea de documentar la obra de estos artistas de vanguardia. Y unos cuantos cafés después ya estábamos rodando. Pero nunca pensé en hacerlo porque fueran gays, pensé en hacerlo porque fueron asombrosos.

¿Por qué decidiste emigrar a España, para tener más libertad de desarrollo y mejores perspectivas profesionales en tu carrera? 

Jamás pensé en emigrar a España ni a ningún lado. En Venezuela me iba tan bien que era absurdo pensarlo. Simplemente “me moví” porque como artista y ser humano debía viajar y seguir creciendo cultural y espiritualmente. En Venezuela estaba cansado de trabajar (además de realizar mis trabajos daba clases en la Universidad de Los Andes y era Jefe de Producción de ULA TV), así que quise volver a la relajada vida de estudiante y actualizar mis conocimientos y tomé el Máster de Producción Audiovisual en la Universidad Autónoma de Barcelona, luego pasa que la vida da vueltas y a la explosiva situación que se disparó en Venezuela se le unieron los proyectos que comenzaron a surgir por estos lados… y aquí estoy!

¿Cuáles son esos temas que siempre te han motivado o interesado como videasta?
Creo que me identifico con las personas luchadoras: aquélla Lupe que siendo una super diva en Cuba, dejó la isla para comenzar desde cero en el extranjero (La Lupe: the Queen of the Latin Soul), aquél jovencísimo Héctor Lavoe que dejó su barrio en Puerto Rico para alcanzar ser una estrella de Fania en los Estados Unidos (El cantante de los Cantantes)… incluso, una ficticia Carmen que se enfrenta a toda una sociedad machista para defender lo que quiere y lo que siente (Carmen: Canto de la Mujer Libre). Lo mismo sucedió con estos QK’s, que en tiempos de Franco fueron capaces de hacer una filmografía única, con héroes homosexuales y trasvestidos en la conservadora y ultracatólica España.

En Venezuela se han filmado películas de temática LTGB o gay como Azul y no tan rosa, que ha sido un éxito en varios festivales de cine ¿cómo se ha desarrollado el tema de la diversidad sexual en el écran, dirías tú que el público venezolano acoge las películas de esta género fílmico y que el cine venezolano ya salió del closet?

El espectador venezolano siempre ha sido muy inteligente y tolerante, aunque me temo que se le ha subestimado. Antes de “Azul…” estuvo “Cheila”, que ganó incluso el Premio del Público en el Festival de Cine Venezolano de entonces. El propio Miguel Ferrari (Director) había interpretado a un héroe trasvesti en la exquisita “El tinte de la fama”, de Alejandro Bellame. “Liz en Septiembre”, de Fina Torres, es una historia de amor sobre lesbianas, y ahora está por estrenarse “Tamara”, un biopic sobre la primera congresista transgénero de Latinoamérica, que también es venezolana. Vamos, que hay tanto cine de temática LGBT que hace algunos años se inició el Festival de Cine de la Diversidad sólo para honrarlo.

Cuéntanos acerca de Disconnected, tu corto que fue exhibido en el Festival de Cannes 2015.
No lo teníamos listo para la competencia oficial y lo presentamos al mercado, con la sorpresa que terminamos con distribución a otros festivales y eventos. En Polonia, por ejemplo, Sundance Channel nombró a Disconnected uno de los diez cortos del año y ganamos el Premio Vimeo votado por la audiencia. Fue increíble.

Volviendo a “Maricones" ¿Qué fue lo más difícil en esta aventura que me imagino ha debido tomarte un gran trabajo de investigación y preparación? ¿Cuál será el circuito de presentación cuando esté ya listo?

Ya estamos en postproducción, pero no dejamos de rodar, así es el documental. Lo más difícil es que no he tenido ningún apoyo económico. Lo cual es totalmente comprensible… el tema es muy español, pero soy un realizador venezolano, prácticamente no puedo aspirar a ninguna subvención europea. Por fortuna, he contado con el apoyo de gente increíble… desde los Luis, Ces, José, Vicente, Armand y todos estos chicos que me han permitido entrar a sus vidas, hasta el maravilloso artista Sanz i Vila que ha diseñado el póster, los chicos del Barcelona Gay Men Chorus, quienes estarán interpretando el tema principal y el apoyo incondicional de Massimo Perego, mi ayudante de realización. Esperamos estar listos para este segundo semestre del año con el fin de comenzar a enviarlo a los festivales. 




¿Te gustaría hacer más largometrajes en documental o ficción? ¿Cuál es tu proyección como videasta, qué deseas lograr?
Deseo seguir contando grandes historias. Bien sean las de mis personajes o las de personajes reales. El método es lo que menos me importa. Cada personaje me dirá si debo o puedo hacerlo documental, ficcionando, animado, experimental o virtual. Lo que más deseo es seguir entreteniéndome, aprendiendo y conociendo gente maravillosa mientras lo hago.

¿Cómo ves la proyección del cine latinoamericano afuera tú que has tenido la oportunidad de asistir a festivales y conocer otras culturas, el mercado global está más interesado ahora por las historias de esta parte del continente?

No, no creo que el mercado global esté más interesado en las historias de Latinoamérica, ni en las historias de ninguna parte del mundo que no sean aquéllas donde vivan los héroes de DC y Marvel. No son buenos tiempos para el cine de autor, alternativo o independiente… y menos aún para el cine latinoamericano. Estuve en un proyecto para distribuir cine venezolano y latinoamericano en España y no funcionó. Si no lo haces a través de alguna institución gubernamental que traiga la película y la muestres gratis es prácticamente imposible que se vea. Lo otro sería que gane un premio importante, como sucedió con la nominación al Óscar de “El Abrazo de la Serpiente” o el Goya de “Azul y no tan Rosa”.

Si te preguntara por alguna película peruana ¿cuál se te viene a la cabeza?
“La Teta Asustada” y “Madeinusa” son unas obras maestras. Claudia Llosa es una genia.

¿Cuál consideras tú es el hombre más atractivo y sexy de Venezuela?
José Soto. Un joven modelo que también está abriéndose camino en España.

¿Alguna vez ha sido militante o activista?
Creo que el mejor activismo que podemos hacer sobre cualquier causa es educar a nuestra sociedad para que entienda que lo más importante no es desarrollarse para ser más hombre o más mujer, sino para ser más humano. Esto sólo se logra respetando a los demás, pero también respetándote a ti mismo y a los tuyos. No puedes ser activista de ninguna causa si pisoteas la de los demás, pero tampoco puedes ser activista si bajas la cabeza o permitas que alguien intente que uno de los tuyos lo haga. Sólo el respeto podrá salvar a la humanidad. En este sentido creo que sí, siempre he sido muy activista.

¿Cuál es la principal diferencia entre el placer y el goce que uno puede encontrar en una sociedad más abierta a la diversidad y la sexualidad como en Europa, piensas que hay grandes diferencias?
Supongo que esta es una sociedad que cada día invita (literalmente, partiendo de los anuncios publicitarios hasta el boca a oreja de tus amigos) y ya por cultura permite “experimentar” nuevos placeres, mientras América (latina o anglo) los critica o los condena. Los ejemplos son inconmensurables y no hablo sólo de mis experiencias, sino las que escuchas de tus amigos o lees en sus redes sociales todos los días. Por cierto, aclaro que eso de goces y placeres es muy general (risas).

¿Qué conoces de Perú?  
“Ollantay” es una de mis obras de teatro favoritas y la leyenda de Pachamama y sus hijos es extraordinaria y enormemente conmovedora. Desde “Madeiunusa” soy fan de Magaly Solier. Un amigo que estuvo en Machupichu lo sabía y me trajo un disco suyo que guardo como un tesoro (Gracias, Tiko ;) Espero ir algún día. Es una de mis tareas pendientes.

¿Cuáles son tus películas y personajes gay favoritos?
¡Demasiados! No terminaría nunca (risas). Me encanta el cine y el arte vanguardista en general, y por una cosa u otra el gay siempre ha producido arte de vanguardia: Shakespeare, Marlowe, Lorca, Tennessee Williams, Frida, Chavela Vargas, Pasolini, Almodóvar, Els 5 QK’, ahora mismo Abel Azcona, Anohni, Arca, Tooji, Rufus Wainwright, Sánz i Vila… y bueno, es más vanguardista con su vida que con su arte, pero igual me mola mogollón… Ricky Martin! (Risas).

Comentarios