Las Charlas Abiertas: Un finlandés bajo la piel de Serguei Eisenstein, Elmer Bäck


Por Antonio Capurro

De origen finlandés, Elmer Bäck es un actor a quien le encantan los desafíos, por eso no dudo en aceptar el rol del brillante director ruso Sergei Eisenstein en el filme de Peter Greenaway "Eisenstein en Guanajuato" y meterse de lleno en su piel. El filme tuvo críticas buenas y malas pero sin lugar a dudas la actuación de Elmer no pasó desapercibida para muchos.

"Recuerdo que quería ser actor desde muy niño, siempre lo tuve claro, tengo una prima y una hermana actrices, un tío mago y mi abuelo escribía obras de teatro, así que fue muy natural ser actor porque siempre estuvo en la familia. Mi padre es doctor y madre es filósofa".

Con cerca de cinco millones y medio de habitantes Finlandia es un país que la gran mayoría relaciona con el frío, el invierno polar, la aurora boreal, el sol de medianoche y por supuesto el sauna. Elmer vivió toda su vida en Helsinki, una ciudad a la cual considera muy segura, con una buena educación gratuita para todos y todas. 

"La gente de mi país es agradable pero muy reservada, no son muy sociables con gente que no conocen. Estudié en la Escuela de teatro de Helsinki, una escuela muy física. Pertenezco a un grupo de teatro desde hace quince años, hemos viajado a varios festivales de arte en Europa, así que decidí mudarme a Berlín porque es un lugar donde se hace mucho arte experimental y me gusta mucho, es un buen lugar para trabajar y vienen de todos lados del continente". 

Elmer fue a un casting en Copenhague y luego a otro que la producción del filme hizo en la búsqueda del actor ideal para el filme. La búsqueda de un actor ruso había sido infructuosa para Greenaway, así que finalmente se decidió por un actor nuevo. Lo primero que hizo Elmer fue verse todas las películas de Eisenstein, las de Peter y tres biografías acerca de Eisenstein que le dieron un panorama completo. Le gustó mucho el guión por las formas visuales y tuvo que aprender ruso, con todo eso estaba más que preparado para el reto.

"Muchos dicen que Eisenstein fue un payaso o muy gracioso, pero todos coinciden en que fue un excéntrico, temperamental, apasionado, como un niño a veces. Creo que Peter quiere transmitir la idea de cómo Sergei va sintiéndose más cómodo con su cuerpo y su transformación en un ser humano, es acerca de la pasión y la verdadera persona que él era". 


No existe un testimonio del director ruso acerca de su homosexualidad, pero todo apunta a que lo fue. De hecho el filme de Greenaway viaja entre la realidad y la ficción, aunque lo cierto es que Eisenstein viajó a México en el año 1930 para rodar un filme cuya edición final recién pudo completarse en 1979. El ruso permaneció diez días en México, días de libertad lejos del régimen soviético estalinista que lo permitieron, en imágenes de Greenaway, vivir en carne propia el sexo con otro hombre: Palomino Cañedo, quien no solo fue su guía sino el hombre que le quitó la virginidad.

"Las escenas de sexo fueron difíciles porque estar desnudos implica bastante vulnerabilidad, pero hablamos mucho previamente, todo fue muy intenso, la película completa representó un desafío para mi. Eisenstein fue todo un intelectual viviendo en un ambiente como el ruso de la revolución que se tornó represor por eso en México encontró la libertad de su cuerpo. En el caso de las películas de Greenaway a las personas les gusta o no". 


Elmer la pasó muy bien rodando un mes y medio en Guanajuato. Le gustó tanto que ha regresado tres veces, le gusta la gente porque siente que está más viva, su cultura e historia apasionada. 

Libertad y derechos. 

"Finlandia es un lugar muy abierto en cuanto al tema gay o LGBT o queer, Tenemos la marcha del orgullo, no es un problema, hay bares gay, clubes, es muy abierto. Yo he estado en el gay pride, así como en Berlín. No soy activista pero tengo un montón de amigos gays y por supuesto apoyo la causa por la igualdad. En Rusia está muy mal el tema gay. La violencia es parte de la vida, nada es completamente seguro, es triste que haya ataques y racismo, Helsinki es tranquilo pero Alemania es diferente toda Europa está movida. Yo no creo en la iglesia".

No tiene ídolos en el cine, pero si puede mencionar algunos nombraría a Phillip Seymour Hoffman y Daniel Day Lewis, le gustó trabajar en su primer papel con un director como Peter Greenaway porque le dio espacio para que viva su papel. Ahora mismo está haciendo mucho teatro en Berlín pero le encantaría, de presentarse la oportunidad, el trabajar en cine y TV. 

Durante la entrevista fue una sorpresa descubrir que Elmer habla español. 

"Puedo hablar español y entiendo casi todo. Tengo un maestro de español en Málaga, he estudiado como siete meses dos veces por semana. Me gusta mucho este idioma. Estoy a punto de salir del curso intermedio. Si me ofrecen un papel gay lo haría con mucho gusto de nuevo. Cuando llegué a Ciudad de México me pareció muy grande, porque Helsinki es pequeño. Tuve un poco de miedo porque no sabía nada. Me quedé en La Roma, un barrio bueno, caminé un poco. Luis Alberti, mi co protagonista en la película, me llevó por la ciudad. Guanajuato fue más fácil".

De cine mexicano conoce "Y tu mamá también" y "Amores perros", en España Almódovar, "Relatos Salvajes" de Argentina y "El abrazo de la serpiente" de Colombia. Acerca del Perú conoce un poco la historia de los Incas y el Cuzco, pero solo eso. De nuestro país no ha visto ningún filme pero prometimos enviarle algunos, lo que agradeció con una gran sonrisa. 

 "Ser actor es estudiar al ser humano, entenderlo, por eso es interesante, he aprendido la fuerza de la sexualidad, de la pasión, del amor, es muy fuerte, intenso. Y es horrible no poder expresarlas. No son cosas intelectuales sino emocionales".


Comentarios

Entradas populares