Las Charlas Abiertas: El actor heterosexual más gay friendly del Perú, Alonso Cano Frayssinett




Por Antonio Capurro

Ojos vivaces, a veces bigotes, otras no, heredero de dos padres actores Carlos Cano y Patricia Fraysinett, Alonso Cano Frayssinet también heredó ese amor por el arte que vive en su familia. Él se ha forjado un nombre propio dentro de la actuación, el año pasado estuvo por solo mencionar algunas obras en Ópera de Jaime Nieto, la obra infantil Coco de Jesús Álvarez, en microteatro EL Oso de Chejov dirigida por Norma Martínez y Titina de Nicolás Yerovi además de shows de stand up como "Loco amor mío". Y claro, seguro muchos lo reconocerán por el programa cómico "Habla bien" donde formó parte del elenco de Carlos Álvarez. Desde la partida de su padre hace un año, el cual fue de los momentos más difíciles de su vida, no ha dejado de mantenerse ocupado en el mundo de la actuación, una carrera que lo atrapó para siempre. 

Alonso recuerda que cuando sus padres ensayaban una obra ellos cargaban con él, por eso afirma que el teatro era su niñera, ahí fue donde prácticamente creció tras bambalinas, veía los ensayos mil veces y disfrutaba de ese ambiente escénico; sin embargo hubo un tiempo en que sintió que estaba cansado de lo mismo y quiso desenvolverse en otro mundo. De chico era un poco tímido, razón por la cual su mama, para que venza esa barrera, lo inscribió en un taller con la desaparecida actriz Maritza Gutti y ahi empezó todo, se enamoró de las tablas.

"Mi papá no quería que seamos actores ninguno de sus hijos y todos lo somos. Y mira tú que una época de su vida él tuvo una buena chamba en los grifos Shell, pero lo dejó todo porque su pasión era el teatro". 

Una época estudió publicidad pero lo dejó porque no le gustaba ese objetivo de generarle necesidades a la gente, de solo vender y la manera como está enfocado, todo eso coincidió en que lo llamaron para una novela llamada Éxtasis de Iguana en el año 2001, la cual no tuvo mucho éxito, pero considera que su verdadero papel con el cual se inició en la actuación fue su personaje en Sarita Colonia, producción de Michel Gómez. En el año 2003 es que arranca haciendo teatro en una obra de teatro infantil con Ana María Jordan.



Cuando le propusieron hacer "Habla bien" no lo pensó mucho, se imaginó que encajaría en ese rol de la comicidad. Siente que a pesar de vivir otras épocas todavía existe el prejuicio en ver a los actores que trabajan en los programas cómicos de la televisión como no tan serios. 

"Ahora los actores tenemos que ser todo terreno porque si no no trabajas, con esto de los realites que nos han enyucado, no se produce mucha ficción, cuando eres actor tienes que sentirse agradecido del trabajo que tienes y saber valorar eso. Hay muchos que están buscando hacer sus propios proyectos, yo admiro mucho eso".



Para Alonso hasta el momento el papel que más reto le ha significado como actor fue el de Freddy Mercury en un unipersonal del año 2011. Fue un trabajo arduo colocarse en la piel del vocalista en la mítica banda Queen en la obra Mercury: más allá de la vida de un dios del rock dirigida por Jaime Nieto, para la cual se preparó mucho.

 "Él tuvo mucho problemas de identidad, una mega estrella que nunca quiso salir del closet, no le gustaban sus dientes por eso usaba bigotes y negaba su procedencia árabe"; sin embargo ese no ha sido el único papel gay de su carrera. "Alguna vez puse en mi muro de facebook que soy el actor heterosexual mas gay del Perú porque he hecho varias obras con esa orientación sexual, la primera se llamaba Unicornios de Aldo Miyashiro en el año 2004 donde se hablaba del tema gay y se tocaba del SIDA también, fue en el ICPNA y ganamos el premio del público. Luego hice "Cuando el día viene mudo" de Diego La Hoz, quien debutó como dramaturgo con esa obra, "Demonios en la piel" en el 2007 también con Diego y "Cuatro historias de cama", "Pobre Superman" donde un chico se enamora de un hombre casado y más recientemente un travesti en el microteatro Simona la Perra de Pávlov" así como La Ronda de Arthur Schnitzler. Interpretar un personaje gay no es más ni menos difícil, tiene sus propios matices". 




El desnudo nunca le ha dado temor, lo ha estado cuatro veces sobre las tablas, su único roche, por supuesto, era cuando iba a verlo su familia: "Y por supuesto, se tiene que estar en forma (ríe) es mi única preocupación". 


Como algo anecdótico, acerca de la diversidad, me cuenta sobre una reunión cuando tenia nueve o diez años.

"Estaba Coco Marusix, mi mamá me dijo 'ves a ese señor de ahí flaquito', porque no estaba caracterizado de Coco. Yo pensé que no era él y ella me respondió que sí. 'Ah que loco mamá, ¿y ahora cómo lo trato, cómo lo saludo? Me respondió `Fácil, a una persona se le trata como se le ve, si lo ves de mujer lo tratas como mujer y si lo ves como hombre lo tratas como hombre. No hay rollo, así de sencillo. Y eso se me quedó para siempre, lo he aplicado toda la vida". 

Agrega que en su casa nunca hubo ningún rollo con el tema de la homosexualidad, y le enseñaron el respeto a lo que se conoce y no se conoce, a quienes tienen otras opciones o preferencias. 

"Cada uno hace con su vida lo que quiere, mientras no le hagas daño a nadie no hay problema. No se puede jugar con los derechos de las personas porque no le hacen daño a nadie. Yo apoyo el matrimonio igualitario y la adopción, aquí no hay nada que pensar. Pienso que pronto se aprobará la ley". 




Alonso no se guarda nada, no tiene pelos en la lengua, el año pasado su candidata fue Verónica Mendoza del Frente Amplio, como lo fue para un buen grupo de actores y actrices de nuestro país. 

"Hay que pensar siempre en el bienestar del pueblo de la gente, ella fue la única que tuvo es discurso y es súper consecuente, no dice algo para un medio y un discurso para otro, pero apoyé tan solo en las redes".




No se hace roche por eso cuando le preguntamos a qué actor elegiría para una escena de sexo si le planteasen una historia gay, Alonso sin dudarlo afirma que Nicolás Galindo "porque tiene una bonita energía ya hemos hecho de pareja en la obra pobre Superman y es un actor que no se hace paltas con escenas de contacto físico y eso ayuda mucho".



"Soy bien chévere, divertido y tímido, pero tengo que agarrar confianza. Vaya, qué difícil hablar de uno mismo, ¿no? Me gusta incomodar, sacar a la gente de su zona de confort". 

Alonso Cano un actor con talento y experiencia, sincero, provocador y audaz. 

Comentarios

Entradas populares