DragSpectacular: DIOSSA




¡Larga vida a la reina del cabaret!

DragSpectacular por Juan Carlos Herranz

Diossa es la auténtica pionera del cabaret más díscolo, atrevido y profesional de los escenarios españoles. Junto a Malyzzia se convirtió en el más importante eslabón para grandes artistas que reivindican el cambio de rol estético como forma de provocar, divertir y alcanzar una Igualdad de Derechos más allá del colectivo LGTBI. Muñeca japonesa, duende punk, bruja perversa, tele-DragQueen, emperatriz del Todo a Cien, niña gore, perra endiablada, jefa esnob, bella princesa kitsch; dama viperina —–falsa pero muy hembra—– esta verdadera y única Diva Trash es conocida como la enfant terrible del drag nacional. Diossa representa el tipo de estrella hollywoodiense que esconde, tras la aparente inocencia de su personaje infantil, el glamour por excelencia y la exquisitez de un trabajo reconocido, aplaudido y siempre referente para l@s nuev@s comediantes. Marcar la diferencia ha sido la clave de su éxito como cabaretera, escritora, presentadora de televisión, productora y ama de casa. Nuestra querida Olvido Gara Alaska amadrinó la eterna estela de una diosa que, para mantenerse, ha sabido reinventarse una y otra vez, al más puro estilo de Madonna —–quien, por cierto, hace poco nos mostró un guiño que bien podría haber sido dedicado a esta maravillosa Reina del Cabaret—–. Hoy comenzamos una nueva sección en La Revista Diversa. No podíamos prescindir de una entrevista con la figura más grande y respetada por tod@s. Señores y señoras. Damas y caballeros… con ustedes… ¡Diossa!

– ¿Diva o muerta?
¿Muerta? ¡Ni muerta! Viva… ¡Viva la diva locaaa! ¡Ja, ja, ja! Sí, siempre diva. Pero una diva impostada, una parodia de diva, caricatura total. En mi contexto, no hay nada más patético que quien de verdad se cree div@. He jugado toda la vida a ser una diva resentida, divertida, operada, ingeniosa, cáustica, guapa, villana, sofisticada, payasa y… profundamente controvertida. La idea era mostrar que es sano reírse de uno mismo y, a la vez, reivindicarse a sí mismo.

- ¿Cómo nace Diossa? ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿Por qué? ¡Un libro más me daría para escribir! Pero te resumiré que Diossa nace del aglutinamiento de toda una serie de personajes femeninos, reales y de ficción, del siglo XX, que absorbí desde mi más tierna infancia. Tod@s ell@s con el común denominador del humor, el look alternativo, la ironía y una belleza diferente. Y de forma aún más resumida te diré que Diossa nace del pop y del punk.

- ¿En qué faceta se siente mejor?
Como artista cabaretera que soy me encuentro pletórica interpretando (interactuando, improvisando, presentando…) y cantando, pero también disfruto de la introspección que supone inmortalizar en un libro todo lo que se me pasa por la cabeza, a partes iguales, digamos. Después de todo he sido la guionista de todos mis espectáculos, así como la propia guionista de mi vida. Me encanta imaginar y expresarlo, compartirlo. Me encanta hacer reír, aportar momentitos de felicidad a la gente.

- ¿Cuál es el secreto que convierte a Diossa en un referente artístico?
Referente, quien lo sea, lo es cuando perseveras en tu trabajo largo tiempo y cuando ofreces algo personal, cuando aportas lo mejor de ti. En mi caso considero que he sabido cuidar cada cosa que he hecho, sin prestarme jamás a cualquier propuesta, por bien pagada que fuera, que considerara indebida para mi personaje y para mi público de seguidores. Me satisface tener conciencia de que he dejado una impronta positiva a mi nivel, que no obstante es minoritario, soy realista. No hay un secreto. Es compatibilizar talento y talante.

- ¿Qué momento recuerda con más cariño de sus 25 años en los escenarios?
Siempre he vivido en el presente, por eso cada momento vivido de mi carrera fue único y lo disfruté al máximo. Desde mi debut con Alaska, hace veinticinco años, a mis cinco libros publicados, la película Muy Mujer, la obra de teatro Cadera Perpetua, los montajes de monólogos, mis años en radio, los múltiples espectáculos de cabaret, las canciones y tantos y tantos eventos, colaboraciones, televisiones, galas y actuaciones especiales. Pero todas tienen una cosa en común: todos esos años junto a mi gran compañera de vida y de escenario que ha sido Malyzzia. Ella encarna todos los recuerdos y el mejor recuerdo en sí.

- ¿Cómo valora Diossa el panorama creativo actual?
Llevo más de treinta años vinculada al mundo del espectáculo, a la noche, a distintos momentos culturales durante los cuales he ido creciendo, como persona y como artista. No me parece justo hacer comparaciones, todos tienen su encanto, su contexto y su interés. Ahora, con Internet y otros adelantos, las posibilidades se han multiplicado, si bien con ello han desaparecido también algunas formas muy artesanas de hacer. Pero hay que ir con los tiempos, y sacar provecho de lo vivido y de las posibilidades que nos ofrece el presente. Es decir; seguir apostando por el presente. Me siento muy cómoda ahora, en mi mejor momento.

- ¿Qué consejo le daría a los artistas emergentes?
Que sean ell@s mism@s, sin perjuicio de mamar de cuantos referentes les resulten atractivos. Que prioricen el disfrutar con lo que hacen. Que no pierdan el tiempo compitiendo. Que defiendan y respeten cuanto hagan y a quien vaya dirigido lo que hagan. Que se produzcan, comporten y actúen en el mayor tugurio a la peor hora ante el público más difícil, como si estuvieran protagonizando el mejor de los espectáculos del mundo en el escenario más maravilloso y multitudinario. Eso se transmite.




- ¿Nos sorprenderá Diossa en 2017?
¡Si cuento de qué modo ya no será sorpresa! Hay cosas que no puedo revelar, no por superstición, sino por respetar cláusulas de confidencialidad. Pero adelantaré que tengo casi terminado mi sexto libro, no novela, sino otro sobre “las cosas de Diossa”, así como también estoy en busca del productor musical adecuado para un proyecto que tengo en mente, y que me gustaría presentar con un bonito vídeoclip. Pero sobre todo estoy abierta a todo tipo de propuestas, colaboraciones y proyectos, ¡así que me encantaría que me sorprendieran también a mí! ¡Compartamos sorpresas!




Comentarios