El Closet Abierto con Adam Bouska



Por Antonio Capurro

Es de noche en West Hollywood, California. Chicos y chicas caminan en la excitante ciudad mostrando sus cuerpos, cuerpos que podrían ser la portada de una revista o estar en una sesión o simplemente a la espera de ser descubiertos por algún famoso fotógrafo. Mientras eso ocurre afuera, Adam Bouska está mirando en las cincuenta fotos colocadas sobre su escritorio, de las cuales tendrás que escoger tan solo diez que considere las mejores. Él también fue modelo y sabe lo que desea obtener de todos esos chicos y chicas cuando se paran frente a su lente, esa mirada, esa pose, ese algo que haga la diferencia. De cualquier forma, él ama lo que hace: capturar la belleza de otros. Y su nombre es considerado como uno de los mejores jóvenes fotógrafos americanos. 

Adam disfruta lo que hace. Empezó siendo modelo, desde temprana edad tuvo esas ganas de expresarse creativamente, pero ¿cuántas cosas puedes hacer cuando eres gay y vives en un pueblo conservador como Decatur, Illinois? No mucho, por supuesto; así que no le quedó más alternativa que mudarse a Los Ángeles, un lugar donde cualquier cosa puede pasar. Y a Adam le sucedió lo mejor. 

Tan pronto como tuvo suficiente dinero, ahorrado en su tiempo de modelo, compró su primera cámara y se quitó del modelaje porque no llenaba sus expectativas ni su dirección creativa; fue allí donde emergió la visión y pasión por el retrato masculino. Esa fue la razón por la que se fue de la ciudad para explorar en su arte y en su vida gay. 



“Mi primera sesión fue en Chicago. El modelo fue un buen amigo, luego enamorado, después ex y luego regresó a ser mi mejor amigo, ¿un enredo no?”. 

La forma en que Adam aprendió a usar la cámara fue haciendo retratos, pero también en paisajes, objetos o cualquiera cosa que considerase interesante o digna de ser fotografiada. La fotografía es un mundo de experimentos y aprender de maestros como Herb Ritts, David LaChapelle o Andy Warhol influyó mucho. 



“Siempre fui un fan del surrealismo y el arte pop. He obtenido influencias en diferentes períodos de mi vida como en Chicago y sus artistas. Aprendes mucho con la observación. Cuando me moví a Palm Springs para trabajar en una galería de bellas artes mi trabajo tomó un giro más agudo”. 



No aspira a ser considerado un icono fotográfico de la cultura pop, porque aunque estando dentro de un mundo de moda y glamour él un chico con los pies bien puestos sobre la tierra. 

“Me gustaría que mi trabajo inspirara al mundo del arte, eso sería un sueño pero de una forma deliciosa, clásica y respetuosa. Yo deseo inspirar a otros así como ellos me han inspirado. Un gran objetivo sería recopilar un libro de mi trabajo pues tengo una gran colección de muchas fotos no publicadas esperando ser exhibidas un día. Yo expreso mi visión, la perspectiva de cómo veo las cosas. La fotografía viene a ser arte cuando está llena de emoción y te cuenta una historia”.  

Para muchos gays salir del closet es una de las cosas más duras, pero a Adam no le tomó mucho tiempo decidirse por ser libre y feliz mostrando sus verdaderos sentimientos y emociones. Y esa motivación se la dio Los Ángeles donde halló gente ajena a lazos y máscaras. Su familia siempre lo apoyó. 

“Ha sido mi roca y mi escape para mi loco estilo de vida. He tenido mi compartir con buenos y malos amigos, pero mi familia siempre ha estado allí. Y todavía estoy aprendiendo, todo se trata de ser tu mismo sin tener en cuenta si eres gay o heterosexual, encontrar confianza y profunda paz contigo mismo”. 
Su trabajo es la belleza.

“Es un deseo y una atracción visual. Cada persona tiene una definición de lo que es belleza, pero para mi es pasión que trato de convertir en cada foto y hacerle saber al modelo que yo no soy un pervertido:)”.
Su calendario Exposed estuvo a la venta con sponsors como Absolute Vodka, Patro o Bacardi. Uno de los proyectos más importantes en su carrera como fotógrafo lo empezó con su pareja Jeff Parshey cuando decidieron crear NoH8Campaign (No a la proposición 8) que nació en California para oponerse a la prohibición del matrimonio igualitario y que se convirtió en viral por toda la nación americana a favor de los derechos LGTB. El proyecto que sigue hasta la fecha es tomar fotos a ciudadanos o famosos que apoyan la igualdad. Un proyecto que ha recibido apoyo de otras partes del mundo y ahora él junto a su equipo están planeando viajar a otros países con el objetivo de retratar a todos los que se identifiquen con la causa.

Comentarios