Celuloide Pink: Los Esteros de Papu Curotto





Por Antonio Capurro

EsterosTerreno bajo pantanoso, intransitable, que suele llenarse de agua por la lluvia o por la filtración de un río o laguna cercana, y que abunda en plantas acuáticas. 

Hacer cine de por sí es una empresa difícil en un país latinoamericano, incluso cuando tienes apoyo financiero de un estado que ve al sétimo arte como una industria cultural. El sueño de Papu, que venía de una carrera de diseño, siempre fue dirigir una película y hacer cine...

"El estreno se adelantó una semana en Argentina, así que finalmente fue ayer 23 de Febrero. Lo más difícil es sostener un proyecto personal durante tanto tiempo. Nosotros comenzamos a escribir el guion en 2012, 2013 y 2014 los utilizamos para perfeccionar el guion y buscar financiamiento, finalmente la filmamos en 2015, la terminamos a principios de 2016 y ese mismo año recorrimos festivales. En verdad es mucho tiempo! Sobre todo con un proyecto que no te da un rédito económico inmediato y al que le tenés que dedicar mucho tiempo y esfuerzo".



Salir del closet

Al igual que los protagonistas de su película, Papu creció en Libres, ciudad ubicada en la frontera con Brasil, un chico provinciano gay en medio de una sociedad todavía conservadora, que salió a la capital para buscar nuevos horizontes personales y profesionales. Estaba en lo correcto, Buenos Aires le ofrecía un cúmulo de posibilidades para ser.. 

"Cuando llegué a Buenos Aires no podía creer la libertad que tenía, era la primera vez que vivía solo, sin la mirada de mis padres, y asistir a la Universidad de Buenos Aires era increíble. Soy un férreo defensor de la universidad pública y gratuita, yo le debo mucho a la UBA! Me sirvió para abrir la cabeza, para poder mirar las cosas desde otra perspectiva. Fue en esa época cuando comencé a salir con chicos y me asumí gay. Esa decisión me distanció un poco de mi lugar de origen al principio, pero con el tiempo todo se fue acomodando. Creo que lo más importante para que las cosas sucedan bien cuando un chico sale del closet, es el amor y el apoyo de las personas cercanas.  De adolescente no terminaba de hacerme cargo de lo que me sucedía, y eso hacía que el resto de los chicos muchas veces me griten en la cara lo que no podía ver. Pero de todos modos tuve un grupo de amigos muy sólido, ese sentido de pertenencia a un grupo fue lo que permitió que el bullying no me afectara. Respecto a hablar con mis padres; con mi mamá fue más sencillo, estábamos sentados en la cocina y yo estaba muy angustiado, intentando no hablar de mí le pregunté cómo andaba ella con su nueva pareja, ella me dijo que bien y me preguntó cómo andaba yo con Gabriel (el chico con el que salía en ese momento pero que en teoría era solo un amigo). Me sonreí tímidamente y le dije “yo te pregunto por un novio y vos me preguntas por un amigo”, el silencio que siguió no necesitó mucha más explicación. A partir de allí estuvo todo bien. En cuanto a mi papá, fue difícil. No lo podía entender. Creo que gran parte de que no lo pueda entender fue culpa mía. Sentía que si le decía “soy gay de ahora y para siempre y las cosas son así y no van a cambiar” le iba a romper el corazón, por lo que cuando le conté le dije que “tenía dudas”, que “estaba probando” y eso en cierto modo le dio falsas esperanzas a las cuales se aferró desesperadamente durante mucho tiempo. Muchas veces uno por no querer ser duro deja de ser firme o claro, y ese es un grave error. Con el tiempo mi papá lo aceptó y se relajó, creo que sucedió cuando me vio que era una persona feliz, querido por mi pareja y amigos".

Papu no recuerda una película en particular de temática gay, pero imagina que el primer contenido gay audiovisual que consumió fue el porno. Cuando él era chico no había cine en Libres, ahora sí lo hay. Y cuando se fue a estudiar cine a Buenos Aires tenía una necesidad muy grande por consumir todo tipo de cine y de arte en general que se le pasara por adelante. 

"Sentía que estaba más atrasado que el resto por venir de una ciudad pequeña. El arte gay en general está muy ligado al erotismo y muy particularmente al homo erotismo. En la facultad me fascinaron películas como Quieres ser John Malkovich, Mulholland drive, Madame Sata y Mi mundo privado. También recuerdo las películas de Warhol que eran bastante más explícitas".



Las etiquetas por todos lados. ¿Director gay? 

"La verdad es que no me molestaría que me etiqueten como un director que hace solo películas gay, hasta ahora dirigí solo un cortometraje y un largometraje y ambos son de temática gay. Actualmente estamos desarrollando un nuevo largo también gay, pero esta vez es sobre chicas. Me pasa que dirigir una película es una actividad sumamente comprometida, y no puedo hacerlo si no me siento plenamente interpelado por la historia y por eso hago este tipo de cine, pero eso no quiere decir que en algún momento haga otro".

Durante los años ochenta y noventa la gran mayoría de películas de temática gay proyectaban una realidad cruda sin esperanza en las historias de sus personajes. Lo cierto es que a partir de la mitad de la primer década del nuevo milenio se empiezan a contar otras historias esta vez desde una perspectiva de mayor empoderamiento que no colocan el discurso del ser gay como una tragedia, sino con más esperanza.

"Si bien es cierto que hay un gran número de películas moralizantes sin sentido, creo que todo cine refleja su época. Tal vez en algún momento fue imperioso hablar de historias trágicas porque era la única manera de visualizarlas, de en cierta manera, denunciarlas. No a la cuestión gay, sino a lo que la sociedad hacía con ella. También creo que una gran parte del cine gay habla de una u otra manera de una salida del closet, y las salidas del closet siempre son tormentosas. Es un momento en el que uno se expone frente al mundo y dice “este soy yo”, “este quiero ser”, y eso es algo muy honesto que muy poca gente hace en la vida. Cuando hicimos Esteros, teníamos en claro que queríamos un final feliz. Queríamos que sea un historia de amor más que una historia gay. Disfruto mucho de las películas como Los chicos están bien o Tomboy que, posicionadas desde lo gay, pueden hablar de otros temas" 



1,2,3 rodando Esteros

La historia de Esteros empezó en el año 2012, Papu conoció Andi Nachon trabajando en una productora, por ese tiempo grababa unos documentales para televisión y hacían lagos viajes en auto los dos solos. El destino no tiene coincidencias.


"Le comenté de una película que quería filmar y le pasé una pequeña sinopsis de una página, le pregunté si ella estaría dispuesta a guionarla y nos presentamos al Concurso de Desarrollo de Proyectos Raymundo Gleyzer del INCAA. Santiago Podestá era un amigo mío de la facultad, necesitábamos a alguien que se haga cargo de la producción y lo invité a participar. Juntos ganamos el Gleyzer en 2012 y fundamos Hain Cine, nuestra propia productora con la intención de que Esteros no sea un hecho aislado, sino la primera de muchas películas más juntos. De la primera sinopsis que le pasé a Andi al guion final la verdad es que cambió un montón. Ella se apropió de la historia y la hizo crecer mucho. Luego, en la clínica del Gleyzer, tuvimos a Victoria Galardi y Pablo José Meza como tutores, con ellos la historia se hizo más sólida. En el 2013 nos postulamos al Curso de Desarrollo de Proyectos Cinematográficos Iberoamericanos del Programa Ibermedia, allí quedamos seleccionados y estuvimos seis semanas en Madrid corrigiendo el guion con Alicia Paz Garciadiego y Tomás Aragay. Definitivamente allí el guion terminó de cobrar la dimensión actual". 




Esteros cuenta la historia de un amor de niños, es un viaje de aceptación en medio de la naturaleza.

"El personaje de Matías apareció mucho más rápido, encontrar a Jerónimo fue mucho más complicado. Sobre todo porque no queríamos que el personaje cayera en estereotipos. Esteban Masturini había hecho el casting para Matías y no quedó, finalmente decidimos llamarlo para que pruebe el personaje de Jerónimo y junto a Ignacio Rogers improvisaron una escena muy linda. En los ensayos, más que pasar letra, trabajamos en crear un vínculo entre ellos. Generar un pasado en común. Un par de semanas antes de filmar nos fuimos los tres a pasar unos días en los esteros, para mí era importante que ellos conocieran el lugar antes de llegar a trabajar en él. Creo que ese fin de semana de los tres solos en los esteros del Iberá fue muy importante para terminar de consolidar a los personajes y a la relación que ellos tienen con el entorno". 

La escena en que Matias y Jerónimo hacen el amor se presenta casi al final de la película. La explosión del volcán de las emociones y deseos que han estado tantos años aletargados en sus cuerpos. Ya no son dos púberes sino dos hombres con ansias por entregarse.

"Creo que filmar sexo siempre es difícil, al menos para mí. No sabía cómo ser delicado sin caer en lo pacato, o ser sensual sin caer en lo obsceno. Creo que el resultado final se acerca mucho a lo que quería mostrar. Respecto a la versatilidad de los dos personajes, fue algo que hablamos un montón con Andi y Santiago en la génesis del proyecto. Creo que esa fue una decisión clave para escapar del estereotipo del chico gay pasivo que es penetrado por el hétero activo. Creo que cuando uno vive su sexualidad libremente se puede permitir gozar de cualquier modo sin prejuicios, y poder mostrar eso en el cine es fundamental para poder construir una nueva identidad".



Los adolescentes

Cuando buscaron a los chicos que interpreten a los Matías y Jerónimo adolescentes, al principio no les contaron de qué trataba la película. La adolescencia es una edad difícil por los prejuicios y el bulling y no querían coartar la participación de los chicos en el casting.

"Una vez encontramos los parecidos físicos hablamos con los padres de los chicos, les contamos de qué trataba la historia, les dimos para que leyeran el guion y les pedimos que ellos le contaran a sus hijos de qué iba la película. Luego les pedimos a los chicos que ellos nos contaran a nosotros lo que le dijeron los padres y trabajamos con ellos teniendo en cuenta esa información. De esa manera nos asegurábamos nosotros y los padres de los niños que los chicos tenían la información que los padres le dieron. La escena en la que se masturban es un truco de cámara, lo más difícil para ellos fue la escena del beso, que claramente era real y tenía que suceder. Fue fundamental para ellos entender que lo que estaban haciendo era un trabajo que ellos eligieron hacer, que una cosa era el personaje de la película y otra muy diferente eran ellos como personas. Por suerte siempre contamos con el apoyo de las familias de los chicos que los contuvieron durante todo el proceso".

Activismo e Igualdad

"Creo que hemos conquistado muchos derecho pero muchos otros todavía debemos conquistar. En este sentido creo que los hombres homosexuales de determinado sector social son los que más fácil la tienen. Para hombres gays de otros sectores sociales, mujeres lesbianas y mujeres trans sigue siendo muy complicado. Sobre todo para las trans! Es muy difícil para ellas conseguir un trabajo en las mismas condiciones que cualquier otra persona. En general las mujeres, sean de la orientación sexual que fueren, siempre la tienen más complicado".



Papu, el director

Además de proyectarse con hacer muchas más películas en los años venideros Papu también sueña un día con casarse y tener hijos, mientras llega ese hombre a su vida disfruta con lo que hace en su carrera de audiovisuales y el cine. Le gusta mucho el baile, poner música en casa y danzar solo en el living, leer un buen libro de ciencia ficción, uno de sus géneros literarios favorito, ver muchas películas.

"Filmar me resultó sumamente liberador. Me encantaría volver a sentir esa sensación y no solo una vez cada 10 años. Me gustaría poder desarrollar más historias, filmar muchas más películas y hacer no solo cine, sino también series. Actualmente estamos desarrollando Leoncinho, una película coproducción con Brasil que cuenta la historia de Julia, una mujer que lucha por reconstruir su vida y su familia luego de la pérdida de su novia".

Los detalles Indiscretos

Me revela que tiene un fetiche "muy importante" con Nahuel Perez Biscayart, de los actores argentinos el que le parece más sexy. Y a nivel mundial, definitivamente Ewan Mcgregor: "Creo que envejecer le hizo muy bien". Voy un paso más allá: ¿A quién te gustaría ver en una portada desnudo? "Pues al mismo Ewan, pero no sé si me gustaría ver sus fotos en la portada de una revista, allí las estaría viendo en la misma condición que las ve todo el mundo y yo quiero que me las regalen a mí, que sean solo mías" (Risas) Quizá Ewan le pueda enviar un DM ¿no creen? 

Comentarios