El Closet Abierto con FRANCISCO TORREJÓN

Por Antonio Capurro

"Yo creo que siempre me sentí diferente, desde que era chiquito, pero la primera vez que me dí cuenta que me gustaban los chicos fue cuando empecé la secundaria sino me equivoco. Ahí sentí que me podía gustar un chico, pero todavía no pensaba como gay, sin embargo continuaba viviendo mi adolescencia como una persona heterosexual"

Es lo primero que me confiesa Francisco Torrejón del otro lado del escritorio, en su pequeño pero cómoda oficina donde nos hemos encontrado para hablar de su historia personal. Hoy, la de un hombre profesional joven visiblemente gay sin miedos que lo rodeen por su orientación sexual. 

Pancho estudió negocios internacionales en el extranjero y administración de empresas en la Universidad del Pacífico. Es un chico locuaz, con una sonrisa amplia, ojos vivaces y total disponibilidad para hablarme de su vida. Lo noto emocionado, es la primera vez que cuenta en un medio acerca de cuestiones tan privadas, sin embargo para él no es ningún problema. Y continua revelándome esos hechos no tan lejanos de su memoria: 

"Yo creo que acepté que era gay cuando estaba en el segundo año de la universidad, más o menos a los 20 años pero todavía no salía con chicos tampoco con chicas. Me decía a mi mismo soy gay es la verdad, pero no se lo había contado a nadie, cuando me lo preguntaban no afirma ni negaba nada". 

Buylling

Tuvo que enfrentar una situación de bullying en el colegio. 

"No solo hacia mí sino otros chicos, a mi me molestaban un montón, recuerdo que me quería cambiar de colegio, no quería estar ahí, le inventaba excusas a mi mamá, pienso que mi papá ya sabía que era gay porque supo lo que sucedía ya que me quejaba mucho. El bullying me molestaba y ponía ansioso, había días que era muy fuerte y me quejaba con mis padres, pero llegó un momento en que aprendí a vivir con ello para que no me perturbe. Aprendí a obviarlo e ignorar lo que me decían, me tuve que empoderar y superarlo, me costó un montón, la ayuda del psicólogo me ayudó porque lo podía compartir con alguien más".

La universidad

Y todo cambió en la universidad donde aterrizó en un ambiente más libre de pensamiento con personas de diferentes realidades. Ahí hizo más amigos y solamente lo molestaron una vez por el tema gay. A partir de ese momento todo fue más llevadero en su vida; sin embargo persistía el temor a manifestar sus verdaderos gustos por lo que llama el "trauma del colegio".

"Pensaba que si le contaba a alguien, luego se iba a enterar todo el mundo, por eso no lo dije hasta el cuarto año de universidad, primero a mi grupo de amigos más cercanos, al resto lo supo por default, ya me daba igual que se enteren o no. La universidad fue mucho más friendly de lejos".

Salir del closet

A sus padres se los contó luego que a sus amigos, aunque su papá ya la había dado a entender que lo sabía porque alguna vez le dijo que lo aceptaba tal cual que no tenía problemas con ello  y no había más nada que decirle al respecto. Con eso quedó zanjado el asunto, no hubo dramas ni complicaciones, cero telenovelas. A su mamá se lo dijo recién el año pasado, pero él intuía que ella ya lo sabía desde hace tiempo. 

"Mi madre siempre hacía los comentarios de que cuando me case, tenga mi esposa y mis hijos, por eso me preguntaba ¿acaso no se da cuenta? ¿se hace la loca o qué? Solamente por eso no se lo decía directamente. Hasta que empecé a salir con alguien y me dije que ahora si tenía que saberlo porque ya estaba grandecito para estar inventándome cosas. entonces al contárselo me respondió que no era ningún problema. De ninguno sentí rechazo. Solamente una vez mi mamá me aconsejó que como el Perú todavía es una sociedad intolerante y conservadora para saber en qué momento puedo ser yo mismo y en qué momento limitarme un poco".

Parejas y amor

Solo ha tenido dos relaciones formales o dos hombres con los que salió en serio, ahora mismo está en la fase de conocer más al chico con quien sale, tiempo al tiempo. Considera que su vida gay es demasiado normal, ojo no aburrida. 

"Cuando me peleo con mi flaco le consulto a mis amigos. Tengo un círculo de amigos gays y un círculo de amigos heterosexuales, que no se mezclan porque no son amigos en común. Nos divertimos juntos. Soy muy sociable en temas de ambiente gay".

A tomar nota por si acaso: 

"No me gustan los chicos más altos o mayores que yo, mi ideal es un hombre que tenga las metas claras más allá del físico, que sea ambicioso, que quiera progresar, que sea una persona súper transparente en el trabajo, con su familia, con todos, que sea una persona abiertamente gay como yo".

Gustos y colores.

"El hombre más sexy vivo en el Perú para mi es Christian Meier no solo por el físico sino la forma en que hablar se desenvuelve y en el mundo Ricky Martin. 

Activismo

Confiesa que nunca ha ido a una marcha del orgullo o de la igualdad porque siempre se le cruzaba con algo. 

"Los derechos para nosotros son nulos aquí, ni siquiera se pudo sacar el tema de la unión civil. No hay nada, son inexistentes. Sí me gustaría ayudar a otras personas que la han pasado mal por todo esto de la falta de aceptación para que no piensen que son unos fracasados o que no pueden lograr cosas increíbles, me gustaría hacer ese tipo de activismo, empoderar a otras personas gay. Porque una persona gay debe estar más empoderada que una persona heterosexual porque le va a tocar vivir situaciones más fuertes. Solo que por cuestión de tiempo no he podido o no se ha dado la oportunidad no he investigado donde podría hacerlo. Lo primero que tienes que hacer si eres gay es quererte a ti mismo, sentir amor propio y con eso viene la aceptación, porque las limitaciones están en tu mente. Si no te la crees nadie más lo hará". 


Metas


La vida es una lucha. Una de sus objetivos profesionales es crecer profesionalmente y está planificando estudiar en el extranjero, aunque sabe también que aquí el tema gay le dará más trabajo por cuanto, al menos hasta el momento, no podrá tener un esposo, casarse, formar una familia cuando conozca a la persona adecuada. Francisco piensa en países como Holanda, donde estuvo seis meses de intercambio y pudo convivir con la diversidad en todos sus niveles. Europa le dio esos aires que aquí quisiera respirar, de más aceptación y respeto. 

"Yo buscaría vivir en el mejor lugar donde tenga un futuro tanto para mi como mi familia. Es muy difícil que todo esto cambien en el corto o mediano plazo, va a tomar muchos años que las personas en Perú puedan cambiar su mentalidad e interiorizar que una minoría LTGB como nosotros somos personas normales. Yo no me puedo dar el lujo de esperar a que eso pase, es un factor por el cual también quiero irme. Estoy aplicando a universidades de Chicago, Nueva York y San Francisco. Y quiero estudiar la maestría, terminarla y quedarme a trabajar por allá. Pero si en algún momento se presenta la oportunidad de volver a Perú lo evaluaré".



Aquí su Instagram para que le des follow.


Comentarios