Las Charlas Abiertas con ALEJANDRO FEITO, autor de En La Caricia del Verdugo


¿Qué se oculta tras el legado de los mulobeng, descendientes de la antigua estirpe guerrera hindú de los kashary, los nacidos del fuego? Una guerra de bandas que teñirá de sangre las calles de Marsella...

Por Antonio Capurro

Si eres un apasionado de la novelas negra, thriller o suspense y los títulos que se te vienen a la mente son de grandes autores del género como Raymond Chandler o John Le Carré entonces tienes que conocer La Caricia del verdugo publicada en el año 2015. Su autor es Alejandro Feito, de 33 años, profesor titulado de Física y Química, nacido en Oviedo en 1983, licenciado en Ingeniería Superior Industrial, cuya verdadera vocación por las letras, lo impulsó a completar su ópera prima. 

"Yo leo desde muy pequeño y amo la literatura desde chiquito, estudié ingeniería por una cuestión laboral, yo estaba en segundo o tercer año de mi carrera universitaria cuando empecé a pensar en La caricia del verdugo, tenía veintitrés años cuando no sé cómo empecé a inventar la historia. Por aquella época leía muchos libros de espionaje como Chacal o Los diarios de Odessa, con la hoja en blanco hice un esquema de capítulos, pasó tiempo pero al final terminó saliendo la novela y aquí la tienes".

La novela demoró 10 años en ver la luz, pero Alejandro se siente más que satisfecho con el resultado. Hasta febrero del 2016 él seguía trabajando como ingeniero. No es un escritor formado en literatura sino autodidacta. 

"Cuando uno empieza a escribir ve la aventura de otra manera y se pregunta como hizo tal o cual autor para crear la atmósfera, el ritmo, entonces vas estudiando el proceso, es así como he formado mi estilo. No le conté a nadie de mi familia ni amigos hasta que concluí la novela y estaba a punto de publicarla. Se sorprendieron bastante, unos más otros menos, aunque algunos me dijeron que ya lo intuían".

Le fascina que la literatura le brinde esa libertad para crear una historia, pero también ama las películas. 

"También me apasionan las películas, el cine criminal, el cine negro, el cine inglés de los años sesenta, el más reciente de los noventas como Trainspotting o clásicos como los filmes de Elia Kazan, de Marlon Brando y el spaguetti western, como ves soy bastante ecléctico. Me gustan las películas de personajes y en ese sentido el cine criminal porque se crean personajes extremos al límite por eso me llama la atención pero no por la violencia per se, y eso lo he usado un poco en la creación de mis personajes en la novela". 

En "La Caricia del verdugo" Alejandro quería contar cómo los personajes llegan a ser como son, cuál es su idiosincracia, hacer una trama realista con mucha documentación histórica. 

"Lo más difícil fue construir el texto en sí porque trato de ser lo más cuidadoso posible, me resultó trabajoso construir las frases como yo quería y no repetirme, ahora me resulta más fácil. La presenté a muchas editoriales, entre ellas a Click Ediciones, un nuevo sello editorial del Grupo Planeta, quienes me dijeron que sí tenían espacio en sus ediciones digitales, se mostraron muy animosos, el más sorprendido fui yo porque ya un montón de editoriales me habían rechazado".

Afirma que en su país los jóvenes escriben mucho más que antes y se consume más novela romántica y negra. Añade que los lectores ven como un defecto que el escritor describa mucho. Entre sus escritores favoritos se encuentran Cervantes, Quevedo, Becquer, Larra, Unamuno, Cela, Valle Inclán, García Lorca, los del siglo XIX, es decir, los clásicos.
    

Se considera a sí mismo una persona tranquila sin grandes ambiciones en la vida. En sus ratos libres le gusta hacer deportes como  el kickboxing que lo ha practicado por muchos años, ya no corre, aunque si va al gimnasio todavía. Entre sus pasatiempos también le gusta el modelismo, el cine, los coches y por supuesto los videojuegos. Es una persona que le gusta estar en constante actividad, es muy inquieto.

Diversidad e Igualdad

"No veo que hayamos alcanzado un alto nivel de tolerancia en cuanto a la diversidad, ni siquiera medio aceptable, se ha dado un avance administrativo pero no social, hay un sector muy grande de derecha y dentro del sector eclesiástico que tienen problemas en que se llame matrimonio a la unión entre dos hombres. No me gusta decir normalizado porque no se debe normalizar lo que es normal. En Oviedo no hay agresiones, pero existen los comentarios en la forma de tratar los temas, con un lenguaje a veces peyorativo. El problema de la discriminación es de todos, mañana te pueden discriminar por cualquier cosa, entonces ese día a lo mejor tienes que pensar en muchas cosas, por qué tú no lo considerabas un problema. Si un día tengo hijos los educaré con los valores de que no existe ninguna razón para no mostrar respeto y aceptación hacia los demás".

¿Es realmente la sociedad española más abierta al sexo que antes? 

"Yo me lo creo, se debe quizá a que hay menos relaciones largas de compromiso debido a mucha generación Tinder, por muy liberal que seas la imagen que quiere dar la gente choca con lo que es su vida real. Son muchos estereotipos sociales y estéticos, un desequilibrio entre la apariencia y la realidad. Yo tiendo a ser monógamo y estable en una relación sentimental".

Y por supuesto le pregunto quién es el hombre vivo más sexy de su país. Ante lo cual, Alejandro, entre risas, me responde: "Tenía una novia que decía Javier Bardem, pero me niego a que sea, yo estoy entre, por lo que dicen las mujeres, Miguel Ángel Silvestre o Mario Casas. 
 

Ahora solo te queda recibir esa caricia del verdugo, ¿te atreves?
                       

Comentarios