Nueva columna: TINTA PÚRPURA por SERGIO ARÉVALO


Desde Coahuila (México) se une a nuestro panel de columnistas el comunicador y docente Sergio Arévalo con su columna mensual Tinta Púrpura. Bienvenido a La Revista Diversa!!!

IMAGEN PUBLICA/PÚBICA
Por: Sergio Arévalo 


         Como el conejo blanco de Alicia en el País de las Maravillas. En la actualidad parece que nunca tenemos tiempo y nos quejamos constantemente por eso, en las charlas con los amigos nos quejamos de no poder conocer nuevas personas para establecer algo serio y lo buscamos en donde pasamos horas: en la navegación en Internet y las redes sociales. 

     El tema de “imagen pública” con anterioridad solo se abordaba para hablar de empresas como Starbucks  o figuras públicas tal es el caso de Donald Trump, pero gracias a las redes sociales y a la interacción que existe con personas de todo el mundo gracias a un click, ahora seas o no figura pública cada vez son más las personas que cuidan su imagen por temor al escrutinio público o debido a querer tener una sana imagen profesional. 

       Tengo el caso de un amigo que trabaja como funcionario público, recientemente tuvo un ascenso, para su corta edad el puesto que ahora tiene es muy atractivo por el “poder” que este le da así como el salario. Dicho amigo cuida su imagen física, así como las relaciones de amistad y laborales, el detalle que tiene es cuando llega solo a su casa y anda de ocioso, las redes sociales aparecen  así como las aplicaciones para conocer gente, en este caso GRINDR inicia sesión en la pantalla chica y no precisamente me refiero a la televisión. 

      ¿Cuál podría ser el problema en conocer gente en GRINDR? Oh en cualquier aplicación para citas, en estas se te invita a conocer personas mediante un chat, teniendo como objetivo que tengas posibilidad de encontrarte con  ese usuario en persona debido a su proximidad geográfica, el saber que tienes a un nuevo conocido homosexual cerca y que en su mayoría de las veces cuando utilizas esta aplicación es de noche (en horas no hábiles), es donde los instintos se encienden.

     Al encenderse los sentidos puede que aparezca el sexting, donde se da el envío de mensajes sexuales  o hasta pornográficos. En donde los usuarios en algunas ocasiones dejan el anonimato y se llegan a conocer íntimamente a través de fotos o ya hasta de manera personal aunque “con la cabeza fría” en otra circunstancia,   ninguna de las dos personas se hubiera atrevido al encuentro con desconocidos.

        ¿Qué tiene de malo? 
      En teoría nada, la situación llegara hasta donde el usuario lo desee. Claro que se deben de tomar ciertas precauciones considerando que te puedes encontrar con perfiles falsos que  te contactan con la intensión de robar, agredir o simplemente burlarse de las personas citándolas y dejándolas plantadas. Existen casos donde los usuarios intercambian fotos  subidas de tono y  después sufren extorsión. Es posiblemente   esto último lo que se debe de cuidar retomando el tema de la imagen pública, si como profesionista o estudiante buscas destacar por tu trabajo y no por tus fotografías con poca ropa o lo bueno/malo que eres en la cama, debes considerar que “el mundo es chiquito” y lo que hagas como resultado de tu navegación en Internet puede ser usando en tu  contra, tal vez no de manera inmediata pero todo puede pasar y en un futuro aquella foto que sentíamos “sexy” te  puede dar un enorme dolor de cabeza.

         Estoy haciendo algo “indebido”. 
      Es una idea tal vez o no  fundamentada que en la comunidad homosexual existe promiscuidad, eso en estos momentos no está a discusión, pero es cierto que las aplicaciones de citas no son puntos a favor ya que aunque se digan que es para “conocer”, se ha demostrado que es más su uso para un “coge rápido”. 

       Debemos de pensar que la comunidad LGBTI se encuentra  en un momento donde cada vez existen más acciones en pro de los derechos e igualdad de género y que este tipo de estereotipos (y el dar motivos para lo mismo), da un retroceso. Cada quien sabe lo que hace con su cama, pero se debe de pensar en sus efectos secundarios personales y sociales. 

         No todo es “malo”. 
        Las aplicaciones como tinder, grinder, manhunt etc. se crearon para conocer gente aunque si bien algunos las utilizan para encontrar citas sexuales, no quiere decir que todos lo hagan. También son otra forma de conocer personas  que posiblemente en tu entorno inmediato no conocerías y pudiera salir de allí una relación laboral, personal o hasta sentimental.

        Para aquellos que consideran que la interacción cara a cara no es lo suyo, el que el primer contacto sea de manera virtual le puede servir para romper su timidez y permitirse ampliar su círculo social, así como la “ruptura” o el desinterés entre los usuarios no se ve tan mal socialmente hablando, con un “visto” basta. 

       ¿Qué preguntarte antes de usar aplicaciones de citas?


¿Tienes pareja? Si no quieres padecer psicosis de persecución no las uses. 


¿Te interesa lo que diga la gente? La gente siempre va a pensar lo que le conviene.

¿Te citaras con personas que nunca has visto? Avísale a una persona de tu confianza donde y con quién te verás. 

¿Quieres ver cuerpos sexis? Pon en google “chicos guapos” y  tal vez será suficiente. 

Cada quien es libre de utilizar las aplicaciones que más le gusten, de salir con quien quiera y de coger con quien más le apetezca, pero no olvidemos que un “screen shot” muchas cosas cambian. 


TEXTO ADICIONAL 

         ¿Qué entendemos por imagen pública?
       La imagen pública se asocia a la percepción, es decir, a la sensación interior que resulta de una impresión material hecha en los sentidos. Cuando una imagen en la mente individual es compartida por muchas personas, se transforma en una imagen colectiva, por lo que imagen pública será “La percepción compartida que provoca una respuesta colectiva unificada”. 

        ¿Qué es GRINDR?
     Grindr, una aplicación destinada al público gay que permite a los usuarios que lo tienen instalado localizar y comunicarse con otros hombres homosexuales y bisexuales (mayates, curiosos y despistados), que se encuentran en las proximidades. Se considera la mayor red social para homosexuales teniendo más de cuatro millones de usuarios en 192 países. 

Comentarios