DragSpectacular: DIVA HOUSTON


The Playboy Queen




Romper moldes y estereotipos no es empresa fácil. Para Diva Houston supuso la oportunidad de romper el tiempo y el viento con su voz y elegante presencia. Pisó el acelerador hacia quién sabe qué verso, bajo el paraguas de una loca juventud, e inmersa un mundo, donde las alas de tinta y papel limaron su destino, alcanzó una carretera de ensueño que le ha permitido sustituir las cruces del pasado por las luces de su brillante presente. Diva Houston es química natural que por quererse querer ha sabido amar la vida para la que ha nacido. Se empeñó en cantar —–porque a Felipe, su álter ego, le sobra coraje a la hora de tomar rumbo hacia lo desconocido y, sin haber cantado una mierda, se le quedó corta la experiencia en su amada Patria. Diva Houston deja las lágrimas en casa y olvida que el mal humor de la sociedad afligida por los putos problemas rutinarios puede afectar sus deseos de arrancar sonrisas a seguidores que, día a día, impulsan con más fuerza su impecable trayectoria. Podría haber triunfado, a nivel profesional, en lo que le hubiese venido en gana; pues es seria, centrada y entregada hasta para mirar a los ojos a la gente que acude a su show. Ni su alma es peluche ni su corazón es piedra. Diva Houston se entrega como lo hace el público: pasando de las drogas y aplaudiendo entre saltos de paloma libre como ese tiempo y ese viento que, con su voz y elegante personalidad, rompe muros estúpidos cada noche, desde las mejores salas de Europa y Brasil:

“La primera noche que actué en un escenario utilicé el nombre de Débora recuerda con cariño su primer encuentro con el público Se me ocurrió de un minuto a otro porque no tenía claro con qué nombre presentarme. Al menos conseguí un distintivo por el que comenzar a ser conocido en mi aventura como Drag Queen. Un periodista de la edición brasileña de Playboy se emocionó tanto con mi puesta en escena que empezó a gritar: ¡eres una diva, una diva de la noche! Las carcajadas no cesan de escucharse entre los presentes y desde entonces me quedé con ese nombre. Lo de Houston se lo dediqué hacia mi musa. Para mí Withney Houston siempre ha sido y será una verdadera diva. Así nació Diva Houston”.

Convierte la pena en esa flor que aparece entre dos personas tras el acto de amor. La caja de pandora siempre acechando la paz interior de los presentes echa a volar, desesperada y retorcida, entre los piropos y buena energía que reina bajo los tacones de la gran diva. Y es que ella no cree en cuentos infantiles sino en los secretos que la piel esconde bajo sus ojos noche tras noche. Si el temblor del miedo asusta, la fuerza de su presencia deja sin aire al personal… Señores y señoras. Damas y caballeros… con ustedes… ¡Diva Houston! 
-         

¿Vale más una imagen que mil espectáculos?

Una buena imagen puede convertirse en el principal reclamo para un espectáculo. A tod@s nos suele entrar las cosas por los ojos, sobre todo una imagen que cause impresión, pero no basta para enamorar al público.

-          ¿El público las prefiere flacas, gordas o buenas sobre el escenario?

Para gustos, los colores responde tajante. La condición física no determina si un artista es bueno o malo. La buena salud ayuda a que todo vaya por buen cauce pero no importa el físico en sí. Para cada estilo de artista hay un público distinto; y ese público que ve el artista, sea cual sea, tiene una conexión determinada por la calidad de lo que estás ofreciendo como tal. No importa si eres alto o  bajo, pero para ese público, lo que está viendo tiene que ser lo mejor de ti mismo

-          ¿Cómo es el mundo de la noche para una fiera escénica de Brasil como Diva Houston?

La noche me regaló mi lugar como artista. Aunque soy un profesional que se desenvuelve en ella, debo decirte que sólo la frecuento para mostrar al mundo que nací para llegar a la gente a través de los buenos momentos y del escenario.

-          ¿Te consideras un artista de cabaret, una Drag Queen, un transformista o una estrella?

Ya sea en la noche, en un cabaret, en un teatro o donde el destino me arrastre; me considero artista. No soy tan egocéntrico como para ansiar el lucero de una estrella. A todos nos gusta recibir buenas críticas y ser tratados como tal, pero me gusta pisar la tierra y nunca he caminado sobre el bien y el mal. Soy una persona normal y corriente contesta mientras hace pruebas de maquillaje El público es quien decide si lo que le ofreces es por amor al arte o para recoger aplausos que te den autoestima.

-          ¿Qué hace un cantante con tu espectacular voz en eventos tan sorprendentes como la Feria Erótica de Sao Paulo?

Darme a conocer en los diferentes stands y ante los medios de comunicación; llevar a la gente mi amor por todo lo que concierne a la creatividad: ya sea música, espectáculo visual o monólogos. Visité la Feria Erótica de Sao Paulo en mis comienzos profesionales. Unos amigos míos, que trabajaban en un sex-shop, me invitaron a visitarles y lo hice vestido como transformista. No tenía nada que ver con el mundo del erotismo lanza una sonora carcajada pero me armé de valor y allí me plante para que mis primeros seguidores me conociesen.

-          ¿Cómo conseguiste que Diva Houston sea hoy en día el nombre propio de una triunfadora en el clubbing de España, Brasil, Italia o Suiza?

Gracias a Felipe, un chico humilde y tímido, pero con mucha ilusión por ser artista y mucha fe en sí mismo. He luchado por caminos muy difíciles hasta alcanzar el reconocimiento que se le está brindando a Diva Houston. Todo comenzó en Brasil con un homenaje personal a  mi diva favorita. Después me armé de valor y me propuse recorrer el mundo. Puedo afirmar que sin ese afán de superación por aprender a ser mejor persona y artista, nunca el público le hubiese dado la primera oportunidad a Diva Houston en las tablas. Gracias a mis seguidores, Felipe es feliz viendo su sueño realizado.  


-          ¿Cuál es la fórmula para compatibilizar tu elegancia y glamour, sobre el escenario, con tu fuerte personalidad y carácter?

La fórmula mágica se resume en querer aprender de la gente que te rodea, de las experiencias que vives, de las situaciones positivas y negativas que llegan a tu vida por un motivo afirma con un tono que raya el misticismo Uno puede tener una personalidad fuerte pero si tiene miedo a evolucionar, como persona y profesional, acaba por estancarse y no poder ofrecer nada a los seres queridos y a ese maravilloso público que tanto me da a cambio de un show dedicado en cuerpo y alma. Si no eres persona no puedes ser artista.

-          ¿Los artistas escucháis para entender o para contestar a las injusticias que suceden en el mundo?

Para serte sincero; en mi juventud apenas me preocupaban las injusticias. Son años en los que quieres comerte el mundo y la inmadurez es muy atrevida. Quienes me conocen saben que tengo mucho carácter pero entonces no meditaba las respuestas que daba ante situaciones que no comprendía. Los años pasan y la percepción que tienes de la vida cambia. Hoy procuro escuchar para comprender, pero también actuar según la comprensión que mi propio ser percibe. Intento hacer lo más correcto pero, obviamente, yo solo no puedo cambiar el mundo. La unión hace la fuerza y deberíamos hacer algo para construir un futuro mejor, para modificar el lado oscuro de nuestra existencia. Las generaciones venideras no son culpables de la ceguera de los intolerantes. La ignorancia también es muy atrevida.


Comentarios

  1. Me ha encantado conocer a Diva. Muy buena entrevista. Mil besos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario