DANIEL CROSS Dj en primera persona



“¿Por qué no se me ocurrió esto a mí?”  


Daniel Cross nació en Sevilla en 1976. Su amor por la música nació con la misma intensidad que ama el Sol a la Luna. Como una mirada sincera o una caricia suave y tierna, durante su juventud dejó que las notas musicales conquistaran su alma con diferentes géneros musicales hasta que con solo 17 años de edad fichó como teclista en la formación  Próxima Parada. A golpe de pop y rock, esta increíble etapa de su vida arrastra a Daniel Cross al mundo de los conciertos en vivo. Gracias a este temprano bagaje profesional  intenso, frenético, constante el joven Dj empieza a dibujar en su mente el brillante futuro que hoy en día es presente como productor. Su experiencia a tan temprana edad le permitió analizar e investigar en tendencias sonoras que al final le transformaron en la estrella que todos conocemos. A partir de los años 90, Daniel Cross comenzó su ascenso imparable en prestigiosos clubes de Londres y Bristol. Amigo de su destino y dueño del silencio que hace grandes a los mejores creativos del mundo, Daniel Cross se dejó inspirar por veteranos colegas como Aphrodite, Grooverider, Goldie, Photek, Zinc, Andy C, DJ Hype, Roni Size, Ed Rush o J Majik hasta que, en 2008, dio el triple salto mortal con su primera obra maestra titulada Me now. Este estupendo paso por el ambient drum and bass contribuyó al panorama musical con nuevos conceptos made in Spain. El reconocimiento a su trabajo hizo realidad una demo titulada Premier compuesta de 10 temas inspirados en un lounge universe donde quebró su aliento artístico con un minimalismo acústico electrónico retro con formas sencillas y elegantes acompañados de un ritmo brutal, potente y tan  positivo como la pasión que gotea en los corazones de quienes sienten el desierto quebrando sus alientos con buena onda. El año 2009 le procuró a Daniel Cross la gloria definitiva. El joven se presentó con dos temazos al importante All Genre Competition Concurso Internacional de Jóvenes Talentos organizado por Looperman. El sevillano llegó a la final, en las categorías de House e Industrial Music, con la euforia de un público que se rindió ante él. A partir de entonces, aquel jovencito inquieto fue absorbido por el deseo de superarse a través del conocimiento. Realizó incursiones a través de géneros que terminó por adaptarlos a su forma tan personal y exquisita de entender el lenguaje de la música. Llegó 2013 y con él nació The Game. El nuevo álbum sorprendió por su vibrante y enérgico sonido llamando la atención de grandes productores y Dj’s internacionales. De Madrid a Nueva York Daniel Cross sigue creciendo y haciendo disfrutar en un mar de olas progressive, dubstep, EDM o electrodance. Daniel continúa escribiendo su futuro por lo que son inciertas las apuestas que indiquen la altura profesional que alcanzará. De momento, camina con la mirada erguida porque sabe que, cuando llena las pistas de baile, el público postula porque la magia de la noche no deje de envolverlo.

-          Te estás transformando en uno de los Dj’s más influyentes de las pistas de baile en este siglo XXI ¿Te resulta fácil mantenerte en el Olimpo de los Dioses?

¿Olimpo de los Dioses? No creo que me encuentre en el Olimpo de los Dioses. Es más, me concentro tanto en mi trabajo y disfruto tanto de ello, que  no me detengo a pensar cuál es mi posición con respecto a la de mis compañeros... La relación que mantengo con el resto de productores está basada en el respeto y en muchas ocasiones en la confianza. Nunca he tenido esa sensación de rivalidad que parece que tienen los Dj´s. Admiro el trabajo de gente que produce con sensibilidad, talento y calidad. Me gusta felicitar personalmente a mis compañeros cuando lanzan composiciones redondas... “Felicidades, ¿por qué no se me ocurrió esto a mí?”  sonríe.

-          ¿Qué le falta a la música para ser perfecta? 

El público encuentra su tema perfecto entre los miles que se estrenan cada año. Si una canción despierta tus emociones, esa es perfecta para ti. Creo que la excelencia musical es más una cuestión de elección que de técnica.

-     ¿Qué aportación personal ofreces a este lenguaje universal que se transforma en un canal de buenas influencias?

Intento buscar siempre valor añadido a todo lo que hago. Me encuentro en  la búsqueda constante de nuevos sonidos, nuevos conceptos, tendencias, y sensaciones positivas. Y casi siempre logro proyectarlo en mis composiciones. Disfruto enormemente con la reacción del público cuando sienten lo que hago.

-          ¿Cuál es tu fuente de inspiración cuando trabajas en nuevos proyectos?

Decirte que según mi estado de ánimo o experiencias vividas sería un tópico que no comparto. Yo prefiero mimetizarme con el personaje, el artista o intérprete de mis temas. Busco la mejor armonía para su registro y por supuesto me concentro en lo que me proyecta como artista o cantante. Por otro lado, logro empatizar con la discográfica con la que esté trabajando en ese momento con la premisa de no abandonar mi esencia y estilo.  Al margen de la escena dance internacional, tengo la suerte de poder participar en proyectos independientes que me aporten algo, me apetezca o simplemente me diviertan. En este sentido estoy muy vinculado a artistas de circuitos independientes y LGTB españoles.

-          ¿Cualquier ruidito puede ser considerado música?

¡Sin duda! La suma de ruiditos puede hacer que un tema quede redondo.

-          Algunos críticos afirman que nunca tiempo pasado ha sido peor que el panorama creativo de hoy en día. Comparan la música actual como eso… ruiditos que no expresan nada… ¿Qué opinas al respecto?

En parte estoy de acuerdo con la escasez de creatividad que estamos atravesando en estos momentos, y creo que en cierta forma tiene que ver con los intereses comerciales de la industria, dirigiendo a las masas a ciertos géneros musicales que al funcionar siguen repitiendo el patrón hasta la saciedad, sin apostar por nuevas propuestas más atractivas. Hay artistas independientes que producen sin presión mediática y eso se nota en sus composiciones. Hay un verdadero subgénero bajo el negocio musical verdaderamente interesante y experimental.

-          ¿Nos puedes adelantar algo de tus nuevos proyectos?

Pues sigo con Armada Music, bajo las órdenes de Armin van Buuren y en estos momentos estoy preparando unos remixes para Spinnin' Records del último tema de Mike Williams.  A punto de lanzarse están los remixes de Welcome To My Party para Leena Justin ex componente del grupo ASAP,  una mujer con verdadero talento y con un amplio conocimiento de la industria, que me ha animado a retomar un sonido Tech House súper potente con bases muy 2017. Con Andreas Kêr he compuesto Enough, un tema Electro muy gamberro y desenfadado que en ocasiones roza el Trip Hop. Es una producción por la que he apostado muy fuerte, hay un verdadero despliegue de medios para defender el proyecto. Estoy deseando que lo podáis escuchar. Tengo también entre manos una canción con el cantautor residente en California MenEnd, donde pretendemos fusionar el R&B y electro.  En la escena nacional ya hay varias producciones finalizadas que se estrenarán de cara al World Pride 2017 como The Very Last Time de mi amigo Julián Bravo, Viva La Vida de Ángel Valero feat. Javier Agudo ó STOP! Himno oficial del Pride del Sur con mi queridísima Carmen Hierbabuena, del que repito experiencia en la composición de su himno.

-          ¿Crees en los sueños inalcanzables a estas alturas de tu vida?

Precisamente alcanzar sueños es una de las razones que más me motivan a nivel profesional. Hace 3 años no me podría imaginar todas las cosas buenas que he vivido, la gente interesante que ha pasado por mi estudio o el reconocimiento por parte del sector y del público. Pero al fin y al cabo todo esto no es fruto de la inspiración divina, más bien de las horas de trabajo y del esfuerzo por mejorar cada día. ¡Mientras sueñe con metas, habrá Daniel Cross para rato!


Comentarios

Entradas populares