Ruta Diversa: Jorge Bar, el Pasajero Invisible


Por Antonio Capurro

¿A quién no le gustaría hacer las maletas y salir de vacaciones fuera de nuestra ciudad al menos por unos días, un mes, una temporada o varios meses? Tu estatus puede variar por un corto o largo tiempo a turista, viajero o mochilero. Algunos se consideran nómades, trotadores y los hay incluso quienes son dromómanos, es decir,aquellas personas que tienen una inclinación excesiva u obsesión patológica por trasladarse de un lugar a otro. Jorge Bar no es nada de eso, simplemente un pasajero invisible, un ser casi ubicuo, libre, sin ataduras, psicólogo de profesión y caminante de corazón, este limeño decidió un buen día de hace dieciocho meses que ya era hora de salir fuera de Lima y emprender vuelo. Aquí nos cuenta lo que encontró en la ruta...

Dejemos que él se presente a sí mismo.

"Me llamo Jorge, nací en Lima. Estudié psicología en la UNMSM y me dedico a la docencia desde hace algunos años. Disfruto mucho de mezclar ambas cosas: el ser profesor y ser psicólogo. Creo que pueden ser dos actividades que se complementen muy bien cuando uno lo hace con dedicación y cariño. Me gusta mucho escribir. No lleve ningún curso pero alguna vez asistí a algún taller de redacción. Creo que lo mío va más por el lado autodidacta. Un buen consejo que me dieron es que para poder escribir, primero hay que leer mucho. Y en eso estoy. Disfruto mucho de la lectura y es, sin lugar a dudas, una de mis actividades favoritas", es lo primero que me cuenta Jorge antes de empezar con todas esas preguntas que rondan por mi cabeza. 

¿Cuándo y por qué es que decides iniciar este largo recorrido de mochilero por toda Latinoamérica? 

En una noche de charla y cervezas con un amigo, nos planteamos la idea de salir a recorrer Sudamérica; pasado el efecto de aquella noche, caímos en cuenta que la idea no era tan mala, así que lo planificamos bien, juntamos algo de dinero y salimos de viaje rumbo hacia el norte del Perú para, desde ahí, comenzar la travesía por el resto de Sudamérica. 

Volviste a pisar tierra peruana después de 18 meses, ¿qué sensación tuviste estando lejos, qué fue lo más difícil de enfrentar?

Uy, que buena pregunta, tocas un punto que realmente estoy experimentando ahora mismo. Volver fue algo difícil. Tuve que adaptarme a un proceso de desaceleración. Los días son más rutinarios. Por suerte, la familia y los amigos están siempre cerca y eso me ayuda a entender que este proceso es normal y pronto, o me adapto o vuelvo a salir de viaje, jajajaja. Es broma, me quedaré un tiempo por aquí concretando algunos planes y disfrutando de mis seres queridos. Al saber que mi viaje estaba por concluir y que regresaba cargado de energía positiva a mi tierra. Quería compartir todo lo vivido con mis seres queridos. Quería que me sepan feliz, fuerte. Poco a poco me fui desprendiendo de la idea de generar una buena impresión. Simplemente me dediqué a mostrarme como soy ahora y esperar que algo de lo bueno que viví pueda ser captado por ellos y noten por sí mismos que viajar ayuda a las personas a crecer y ser mejores seres humanos. Lima me recibió a su estilo. Agitada, bulliciosa y súper poblada. A veces sentirse en casa no es necesariamente sentirse mejor. En fin, la readaptación es un proceso. 



"Soy un viajero feliz y agradecido con la vida. Fue una experiencia tan bella la vivida que quisiera compartirla con todo el mundo. Es más, ya mi cabeza anda planificando uno que otro viaje a mediano o largo plazo. Viajar es algo adictivo, al parecer".

¿Te ha costado adaptarte después de tanto tiempo trotando por la región, volver a la rutina, a lo cotidiano, a la normalidad la zona de confort?

La verdad que sí. Me está costando pero, como te decía líneas atrás, el soporte de la familia y amigos ha sido fundamental. Me di cuenta que tengo la suerte de contar con mucha gente buena a mi alrededor y eso está haciendo mucho más fácil todo. La vida debe disfrutarse de la manera que se te presente. En cada lugar, nuevo o ya conocido, hay cosas buenas de las cuales sentirse agradecido y feliz. 

¿Cuál fue el país que más te sedujo o encantó, el más exótico, cuál el más complicado?

Cada país tiene su encanto. Y no lo digo por sonar diplomático, para nada; simplemente creo que el viajar con la mente abierta y los sentidos despiertos, ayuda mucho a encontrar las bellezas que cada lugar tiene para brindarnos. Aun así, me atrevería a decir que Brasil es un país muy completo. Cuenta con una tremenda Amazonía, playas y montañas que cautivarían hasta al más citadino. Es un país bello y exótico. Por otro lado, debo reconocer que el no hablar portugués inicialmente, convirtió mi travesía por esas tierras en algo complicado. Por suerte, pude aprender rápido el idioma e ir adaptándome. Por lo demás, todo transcurrió de una manera magnifica. Argentina es otro lugar alucinante, gigantesco y hermoso. Gente amable, dispuesta a disfrutar la vida. La pasé muy bien por allá también. En fin, como te decía, cada país tiene su magia. 


¿La experiencia más peligrosa? 

Bueno, hubieron peligros pero fueron muy pocos. Traté de cuidarme en todo momento y dediqué mi viaje básicamente a la contemplación de paisajes y establecer relaciones con los lugareños. Evite las salidas nocturnas y toda situación que pueda sentir que se saldría de control. Asimismo, la semana que pasé en una favela (por pedido exclusivamente mío) me sirvió para entender que la peligrosidad está en todos lados y, muchas veces, hay que saber moverse para pasar desapercibido. 

Dicen que todo marinero siempre deja un amor en cada puerto, ¿te pasó? 

Tremenda pregunta eh (Risas). No fue mi caso. Conocí gente maravillosa a la cual adoro y admiro en muchos niveles. De amores y desamores no te podría hablar ya que enfoqué tanto mi viaje en disfrutar de la naturaleza y los paisajes increíbles que olvidé un poco el tema de los romances. Aun así debo reconocer que hay personas que conocí en el viaje que se quedarán siempre en mi corazón. Más que amores, establecí vínculos que perdurarán en el tiempo.

¿En algún momento pensaste en no regresar y quedarte a vivir fuera?

Lo pensé. Una joven en Argentina me planteó la idea de quedarme en su pueblo, la pasamos bien y me comento que no sería difícil conseguirme un trabajo por si decidía quedarme. El lugar era muy bonito y debo reconocer que una parte de mí pensó en detener mi viaje ahí. La otra parte decidió continuar el viaje y así fue, finalmente. Mi proyecto inicial de darle la vuelta a Sudamérica pesó más.

Otra de sus aficiones es la música, ¿has tocado por varios años con tu grupo Muñeca de trapo, háblanos más de esta experiencia?

Me encanta la música. ¿A quién no? Disfruto mucho tocar con mis bandas. Toco el bajo con mis amigos de la Muñeca de Trapo y canto y toco guitarra en una banda de punk rock llamada Paro Nacional. En ambas bandas llevo varios años. El tocar con estos amigos me llena de alegría y me brinda un espacio donde comparto mi pasión con gente que creo que lo disfruta al igual que yo. Me siento un afortunado de poder hacer tantas cosas a la vez y poder disfrutarlas tanto.


"Quisiera publicar un libro de este viaje contando las anécdotas más graciosas e interesantes que fui viviendo y recogiendo de otros viajeros. Durante toda mi travesía fui escribiendo y anotando ideas para lo que sería este libro. Agrupé una interesante cantidad de historias y ahora se falta ordenarlas y darle forma. Estoy disfrutando de mis días de descanso por ahora, así que dejaré que la inspiración y las ganas de sentarme en la computadora vuelvan y retomaré ese tema pendiente."

Me dijiste que no te ves acumulando riquezas ¿cuáles son tus metas u objetivos personales y profesionales, cómo te vez de aquí a cinco años?

La verdad siempre me consideré un tipo bastante sencillo. Mi niñez en una familia muy alegre y de clase media me enseño que lo mejor que uno puede tener en la vida es gente buena a su alrededor y las necesidades básicas cubiertas. Todo lo demás va llegando de a pocos y uno debe saber agradecerlo, disfrutarlo y compartirlo. No me veo dentro de cinco años persiguiendo la compra de un auto o desesperándome por algún departamento lujoso. Como te repito, disfruto mi paz y mi felicidad, y eso no me cuesta dinero.

¿Te aventurarás a mochilear por América Central, USA y el resto de continentes?

¡Sin duda!, estoy con todas las pilas puestas para salir y recorrer todo lugar. Mi experiencia fue tan maravillosa que no pienso quedarme plantado en una esquina del mundo toda mi vida. La idea es clara: organizo algunas cosas aquí, estudio y complemento mis conocimientos en idiomas y otros oficios y luego de ello, cojo mi mochila y me voy por el mundo. Bienvenido los que se animen a acompañarme.

Sobre la diversidad

"Los cambios se dan con los años y no con las horas. En 19 meses de viaje no he notado un cambio sustancial y tampoco esperé encontrarlo. Lo que sí noté fue la diferencia que existe en otros países en lo que se refiere al sexo y como lo aborda cada sociedad. La sexualidad en países como Brasil, Colombia, Uruguay y Argentina, se vive de otra manera. Me atrevería a decir que los temas que giran alrededor de esta temática se abordan de manera más honesta y menos cucufata".

Te quedaste en la casa de una pareja gay, ¿hasta ese momento cuáles eran tus principales prejuicios al respecto de la convivencia entre dos hombres?

Durante el viaje conocí muchas parejas gays y muchas personas de la comunidad LGTBQ. Inicialmente había sido muy pobre mi conocimiento sobre esta comunidad; debo reconocer que en Lima, vivía y convivía bajo los esquemas rígidos que nos enquista la mojigatería de nuestra ciudad. En el viaje, aprendí mucho acerca de esta comunidad, entablé alturadas conversaciones, sendas amistades y mi visión del tema de la diversidad sexual se amplió y enriqueció. Hoy me siento más libre de prejuicios absurdos y más abierto a apoyar toda causa que tenga como prioridad y bandera el buscar y compartir amor e igualdad.



¿Cuándo fue la primera vez que te diste cuenta que había niños o chicos a quienes les gustaban las personas de su mismo sexo? ¿Creciste en un hogar católico conservador o liberal, cómo eran con el tema?

Estudié en un colegio exclusivamente de varones donde me nutrí rápidamente de las bromas y caricaturizaciones que se les hacen a las personas que pensaran o sintieran de una manera diferente. Me hallaba bajo el influjo de dicha situación y lo veía con los ojos críticos como cualquier otro niño lo ve. En este ámbito fui notando compañeros con distintas inclinaciones y quedé sorprendido. En mi hogar, que no era tan conservador, el tema se abordaba de manera muy ligera. Lo poco que se sabía en nuestros tiempos de las opciones y diversidad sexual, básicamente pasaban por las conversaciones entre compañeros de escuela y amigos de barrio. Hoy las cosas son distintas. Hay más información, más opciones. Aunque soy consciente que falta mucho por hacer para lograr una sociedad que viva en más armonía. 

Tienes un hijo púber, ¿qué mensajes le estás transmitiendo al respecto, han conversado del tema, él te ha preguntado?

Hemos conversado un poco acerca del tema. Siento que tenemos la comunicación necesaria como para expresar, llegado el momento, cualquier inquietud o consulta. Si bien, aun no me ha hecho preguntas, por la edad que tiene, considero que ya mucho debe haberse conversado entre sus compañeros. Por otra parte, trato de ser muy respetuoso con las bromas o comentarios que hago. El respeto hacia los demás debe enseñarse con el ejemplo.

¿Qué es lo más gay friendly que has hecho en tu vida?

Una vez un amigo gay me presentó ante sus amistades como su novio. Creo que lo hacía en son de broma, no lo sé, pero no me incomodé, por el contrario, me dio mucha risa que haya considerado que puedo ser una pareja estimable. 

¿Cómo ves el tema de la igualdad de derechos en el Perú, has estado en marchas como por la igualdad o del orgullo?

No, no he estado en ninguna marcha pero hoy me siento más conectado con los ideales de igualdad y la defensa de los derechos fundamentales de todo ser humano. Siento que mi compromiso hoy es más real y por ello agradezco este espacio para dar a conocer mi opinión y mi total apoyo a toda causa justa y necesaria. En nuestro país falta mucho todavía por avanzar. El principal problema es la ignorancia que promueve el Estado y los grupos de poder que viven de él.

¿Qué piensas al ver tanta homofobia descontrolada en iniciativas como la Marcha por la Vida o Con mis hijos no te metas?

Es un tema de manipulación. Existen muchas personas que participan en esas marchas y no tienen la menor idea de dónde están parados. Yo respeto que cada uno de su opinión y busque la manera más alturada de hacerlo, pero, como tu mencionas, aparecen mensajes cargados de tanta homofobia en las redes sociales, que me hacen pensar que la intolerancia y el odio que existe en nuestro país (y sobre todo en nuestra capital) es desmedido e irracional. No olvidemos que el odio, sea hacia donde sea dirigido, siempre daña al que lo experimenta en su propio ser. 



Y ahora los detalles indiscretos...

¿Has estado en una playa nudista en tu viaje?

No, no encontré ninguna, pero creo que sí me hubiera gustado visitar una.  

¿Cuál es la ropa de baño más sexy que has usado?

Uy, lamento defraudar a los curiosos pero nunca usé nada que no sean unas bermudas o shorts de baño. Aunque debo confesar que, en Brasil, disfruté de bañarme desnudo durante una semana en el mar de una paradisiaca y exclusiva isla. 

Cuando te miras desnudo frente al espejo, ¿qué parte de tu cuerpo o de tu rostro piensas les gusta más a las chicas y quien sabes a los chicos también?

Por lo que creo y me lo han dicho, mis ojos. Dicen que son muy expresivos y tiene la facilidad de reflejar cómo me siento. Y como casi siempre ando feliz y tranquilo, quizá el poder proyectar eso sea un buen atractivo.

Comentarios

Entradas populares