Con Mis Derechos No Te Metas: Pride Month


Un mes del orgullo más, uno en el que dejaremos a un lado los miedos y las máscaras para celebrar que somos y estamos. ¿Por qué marchamos? Por nosotros, por los que se fueron víctimas de la homofobia, de la transfobia, de la lesbofobia, de los crímenes de odio. Marcharemos porque todavía hace falta mucho por construir para que le recordemos al Estado y el gobierno que somos ciudadanos de un mismo país. 

Hoy en día son cada vez más los colectivos LTGB de otras ciudades del Perú y no solo de Lima los que se organizan para celebrar a su manera el Día Mundial del Orgullo que se celebra cada 28 de junio a nivel mundial. ¿Cómo nace el día del orgullo? EL 28 de junio de 1969 marca el nacimiento del movimiento LGTB, en lo que fue calificado de ‘la primera revuelta gay en la historia’, cuando la policía neoyorquina ingresó al bar de ambiente Stonewall Inn intentando azuzar a sus concurrentes. Esa vez los cerca de 200 gays y lesbianas no huyeron, en vez de corre se quedaron apostados en la entrada gritando a viva voz contra el atropello de los oficiales que subían detenidos a las patrullas. Después continuaron los disturbios con piedras, botellas y lo que encontraban a la mano a fin de hacer que la policía retroceda. Aquel fue un primer paso en lo que luego sería calificado de una lucha social que produjo la creación de colectivos, organizaciones y asociaciones. 

Es por eso que en Lima ya se alistan pancartas, afiches, banderolas y mucho más porque junio no sólo marca el inicio de un crudo invierno en nuestra gris urbe capitalina; sino también la celebración de la diversidad sexual. Es un día que nos permite visibilizar nuestra alegría y tambipen nuestras demandas por la igualdad de derechos. Durante el mes se realizan actividades artísticas, culturales y por supuesto la fiesta. Tenemos un poco de todo (iremos actualizando de los eventos conforma nos enteremos o se confirman) como el cine con el OUTFEST o el Microteatro de Barranco Por Orgullo y, por supuesto, la fecha central denominada marcha o pride.


Los tiempos han cambiado, a raíz del proyecto de unión civil hemos visto cada vez más ciudadanos, activistas, padres, madres, hijos, actores, políticos y todos aquellos que aceptan, respetan y toleran las diferencias a marchar por las calles de Lima en el recorrido arcoiris. 2017 no es 2004, año en que muchos de los manifestantes llevaban una máscara cubriendo su rostros. Porque ahora sabemos que orgullo es mostrarlo. Esta vez la gran diferencia con otras marchas no solo era la cantidad de personas sino que el miedo se habrá quedado en el closet. La sociedad limeña de alguna forma estaba dejando atrás los prejuicios, esos que no le permiten darle cara a los cambios que la historia de la igualdad escribe en todo el mundo. Los mismos prejuicios que encarpetaron el proyecto de unión civil, la ley de los crímenes de odio y la campaña con mis hijos no te metas, pero sabemos que el amor siempre vence al odio. Y no habrá Cipriani o falso pastor que lo impida.

La alegría avanza, el festejo, la bulla, los globos, las comparsas, los graciosos lemas, las sonrisas, la batukada, los chicos y las chicas tomados de la manos que atrás quedó el qué dirán. Curiosos transeúntes miran, vecinos abren sus ventanas, los carros se detienen, las miradas congregan. Celebrémonos porque ha comenzado oficialmente el mes del orgullo 🏳️‍🌈

Comentarios

Entradas populares