MUNDO INDÓMITO: FERNANDO GONZÁLEZ NOHRA


Por Antonio Capurro

Fernando Gónzalez Nohra (Lima, 1976), nació para contar historias, sus tres libros publicados son una prueba de que este maduro autor tiene mucho que decir acerca de la ciudad y sus habitantes, ahí están los títulos: Por favor no empujen, Carroñero y Una cura para el cura y otras formas de morir. Además de escritor, es docente en ISIL, editor, corrector y traductor. Su terreno es la escritura y la literatura, en donde le gustaría permanecer siempre y sobretodo vivir de ello dedicándole tiempo completo. 

En su vida no todo ha sido fácil, hubo una época en que tuvo que dejar el país y buscar mejor suerte en España, pero volvió a Lima y aquí está. Su primer libro fue finalista del concurso La ciudad y los perros y en el 2012 fue elegido por los lectores y curiosos de la revista Buensalvaje como uno de los tres libros más importantes de narrativa editados en el Perú, en los últimos cinco años. Otros cuentos suyos han sido incluidos en diversas antologías. 

Con un lenguaje directo y un estilo a veces mordaz, otras irónico o provocador, los libros de Fernando se dejan leer muy fácilmente. Sus personajes son muy reales. Uno en especial, el protagonista de dos de sus libros: Gonzalo Férnandez. En los próximos años nos gustaría leer mucho más de este prometedor escritor a quien en la siguiente entrevista conocerás un poco más...atrévete a conocerlo en Mundo Indómito.
 
¿Cuándo empezó en ti el gusto por escribir ficción, desde muy pequeño?


No, para nada. Sucedió ya de grande, a los veinte o así.


¿Qué autores leías de pequeño, con qué libros creciste?

Crecí como cualquier chibolo imberbe que no se halla en ningún lado ni encuentra su lugar. Pero me gustaba mucho la música y formaba parte de una banda con unos amigos del colegio... Dizque cantaba, pero más bien berreaba temas de otros grupos y con el tiempo también canciones propias cuyas letras eran escritas por mí. Podría decir entonces que mi primer acercamiento al mundo de las letras y a la poesía fue a través de Jim Morrison y The Doors.

 ¿Te gusta más que te reconozcan o te llamen escritor? Porque también eres editor, corrector y traductor, además de docente. ¿En cuál papel te siente mejor o más completo?

Yo soy escritor, mis otras ocupaciones no son más que concesiones cuya única finalidad es ganarme el pan. Aunque me gusta mucho la docencia y poder transmitir o compartir con mis alumnos lo único que sé hacer bien: escribir.




¿Qué te motiva seguir escribiendo ficciones?

No hay una motivación especial. Simplemente siento esta necesidad de escribir lo que no encuentro en librerías pero que quiero leer, lo que quisiera descubrir en alguno de los miles de libros que pueblan las estanterías y que hacen de ellas tugurios de vacuidad y porquería.

Tus historias se desarrollan en la ciudad, ¿qué es lo que más te atrae y lo que menos te gusta de la urbe limeña?

Me atrae el caos, pero al mismo tiempo no lo tolero. Como tampoco aguanto la falta de civismo de la que alardean sin asco los limeños...eso es lo que más me llega al cuete.

¿Por qué tomaste la decisión de irte a España, cuánto tiempo estuviste por allá? 

Yo no quería que me publicaran sólo por ser amigo de tal o cual pavo o porque hubiera pagado por ello, sino que lo hicieran por la calidad de mi obra. Quería ser un escritor de verdad, y sudarla y vivirla y padecerla, y no que me publicasen para que me leyeran mi familia y los cinco gatos de mi grupo de amigos.


¿Cuánto de ti subyace en los personajes de tu libro de cuentos y en tus dos novelas?

Mucho, aunque de manera inconsciente: es inevitable plasmar algo de la propia experiencia vital cuando se vomita en la página en blanco.




¿Qué autores han influido en tu creación literaria?

Mis autores esenciales fueron, o son, Julio Ramón Ribeyro, John Fante, Henry Miller, Charles Bukowski... en fin.

Tu debut como escritor con el libro de cuentos Por favor, no empujen tuvo muy buenos comentarios, ¿te importa mucho lo que dice la crítica literaria? ¿Pensaste que este primer libro y los otros dos tendrían tan buena recepción?

Me importa lo que opinen los lectores, a la crítica me la paso por las bolas.


¿Cómo ves el panorama literario en el Perú actualmente? ¿La gente lee más? ¿Los jóvenes están más interesados en escribir y publicar?

No sé si la gente lea más. Lo que pasa es que es súper in y cool que te vean en una librería o sentado en un café leyendo cualquier mierda.

 ¿Lees a autores de tu generación?

A muy pocos. Mis escritores favoritos están casi todos muertos, y debe ser jodido escribir tres metros bajo tierra.


 ¿Cómo ves tu crecimiento como autor?

Sólido y continuo, pero sin dejar de ser el mismo. Cuando alguien elije ser escritor debe saber a lo que va y estar mentalizado para plantarle cara a todo lo que la escritura trae consigo.






¿Desde tu perspectiva, ¿cómo ves el enfoque que se le ha dado al tema de la homosexualidad o la diversidad sexual en la literatura peruana?

No recuerdo ningún caso en especial, pero me da la sensación de que a los homosexuales siempre se les ha retratado como personas solitarias y dolidas, que llevan la procesión por dentro. Esto es un reflejo de cómo era la sociedad peruana hasta no hace mucho.

¿Qué personajes y libros sobre temática LTGBQ recuerdas o vienen a tu mente en el Perú y el mundo? Justo hablamos de Duque, de las obras de Oswaldo Reynoso, Mario Bellatín y otros más...

El travesti con sida de Salón de belleza, de Bellatín: un libro brillante y un personaje conmovedor. La buena literatura es una sola, las etiquetas me importan menos que la caca de un perro en medio de la vereda.

¿Decir literatura gay es hacer otro guetto o por el contrario visibiliza los afectos y las pasiones?


Creo que es autosegregarse, si cabe el término, otra forma de excluirse y de justificarse. Como dije, la buena literatura es una sola.

¿Cuándo tomaste conciencia de que había otras personas con una orientación sexual diferente a la tuya? ¿Cómo fue en tu casa, cómo era tu hogar al respecto?
Como a los ocho o nueve años: un chileno amigo de mis viejos era gay; era una gran persona, y era eso lo que importaba.

En el tema gay o LTGBQ estamos rodeados de estereotipos o prejuicios, ¿cómo lo has vivido dentro de la sociedad?

En ocasiones me ha tocado ver a algunos integrantes de la comunidad gay aportar con su granazo de arena descomunal en esa estigmatización. Algunos son muy estereotípicos; no todos, por suerte.


Y en esa línea de los tabúes no podemos dejar a un lado el sexo, ¿piensas que los peruanos han retrocedido o avanzando en cuanto a hablar del tema, a vivir y practicar la sexualidad en forma más libre?

Pienso que se ha avanzado bastante, aunque todavía haya familias para las que hablar de sexo es de degenerados y asquerosos.

¿Te gusta salir a marchas o eventos por causas sociales como Ni una Menos o la Marcha por la Igualdad?

No, ninguna, no me gustan las aglomeraciones de gente.




¿Qué es lo más atrevido que has hecho tu vida?


A mal palo te arrimas. Soy muy convencional.


¿Cuál ha sido el momento más gay friendly en el que has estado?

Conocí a esta mujer guapísima en la calle Tarata hace unos años. Nos fuimos a pasear en su auto y nos quedamos hablando estacionados al lado del puente Villena. Yo ya estaba torciendo el hocico y haciendo el queco para agarrármela cuando de pronto me suelta algo como: "Fernando, por si acaso, yo soy una chica que no siempre fue una chica". Me quedé conversando con ella un buen rato, tenía una toda una historia de vida.


¿Te gusta el porno?

Me excita más lo que se sugiere, no lo que se muestra.

¿Cuál es tu máximo objetivo como escritor? ¿cómo te ves en cinco años?

Quiero vivir de lo que escribo y seguir contando historias,

Tú sabes a todo el mundo en La Revista Diversa le preguntamos esta, así que no te escapas ¿quién es el hombre más sexy del Perú y del mundo?


Nunca me he puesto a pensar en eso, pero creo que nombraría a Enrique Bunbury y Nino Bravo: sus voces lo son todo.

Comentarios

  1. Felicidades por tan buena entrevista :) Saludos desde México :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario