Ponte en #actitudpali

Ponte en #actitudpali
Vive toda la sensualidad en tu cuerpo

DIOSSA en primera persona: "mi sitio es Mi sitio"


"MI SITIO ES MI SITIO"

Por Juan Carlos Herranz


Diossa era la muñeca japonesa, duende punk, bruja perversa, Tele-DragQueen, emperatriz del Todo a Cien, niña gore, perra endiablada, jefa esnob, bella princesa kitsch; dama viperina —–quimérica pero muy hembra y de sucia verborrea y única Diva Trash conocida como la enfant terrible del cabaret nacional. Esta hermosa pionera show-woman anuncia su vuelta a los escenarios con un tema en su bolso de Louis Vuitton refinado complemento que siempre esconde un secreto: es más espacioso de lo que aparenta. La imponente gesta ha alcanzado, en su lanzamiento, el envidiable puesto #7 del #TopTen de singles del mes. Producido por Andrés Costureras Pshycotic Beats, su regreso a los escenarios podría haberse titulado Vértigo, por la potencia musical que encontramos su nueva propuesta. Reza su estribillo que ha vuelto dispuesta a sentarse en su trono más allá de su impresionante rol estético se esconde el glamour por excelencia, por eso no es de extrañar que haya titulado a la exquisita criatura como Mi sitio. La madurez profesional de su alter ego no ha podido exteriorizarse de mejor manera. Atrás queda el tiempo junto a su inseparable Malyzzia, de famosos espectáculos y mamarrachadas bien pertrechadas. 2018 nos descubre una diosa que, lejos de conformarse con brillar como una deidad femenina, atrevida e indisciplinada con las deidades masculinas conocidas como dioses, está preparada para rompernos las tapas de los zapatos, transformada en verdadera gurú pop.

Diossa llevaba años secuestrada por el teatro y los estudios así que, el panorama musical español anuncia aire fresco, en una pista continua y directa hacia el buen ritmo y la energía más poderosa. Mi sitio pisa fuerte con una filosofía personal que traspasará las almas perdidas de miles de admirador@s. El videoclip está firmado por el magnífico genio David Massa y eso no hace falta ser demasiado entendido en la materia para entenderlo, añade mucho más valor a la extraordinaria sensibilidad con la que la artista siempre se ha dibujado en nuestras mentes; no en vano, Diossa siempre ha sabido representar el tipo de estrella hollywoodiense que disimula lejos de la otrora aparente inocencia de su personaje infantil un trabajo reconocido, aplaudido y siempre referente para quienes gustan llevar las riendas de sus vidas. Original, insolente y divertida; Diossa regresa de las catatumbas, con olor a éxito, para hacernos sentir de puta madre: sexy, atronadora y siempre en Mi sitio:

-          Diossa es una eminencia sobre las tablas cuando las abandonas para iniciar tu trayectoria literaria ¿Te cansaste del abrumador éxito que tenía tu puesta en escena?

Eminencia y abrumador son términos excesivos. Si en el momento en que decidí hacer un paréntesis hubiera estado viviendo un pico profesional, lo más probable es que no hubiera hecho tal corte, pues cuesta mucho esfuerzo y muchos años conseguir alcanzar algo así, sin mencionar el factor suerte. Por otro lado, comencé a publicar en 2004 pero fue en 2013 cuando decidí dar ese giro a mi vida; o sea, nunca dejé una cosa por otra, dado que ambas son perfectamente compatibles. Lo cierto es que las cosas no estaban ni bien ni mal, quizá estaban un poco estancadas, y la crisis económica también estaba influyendo a hacerlo todo menos atractivo. Un artista en esas condiciones puede embrutecerse. Consideré que era el momento oportuno para abandonar mi zona de confort e interesarme por otras cosas. Me apetecía ponerme a estudiar, también cambié de casa y me impliqué en otros contextos profesionales. La suerte fue que conté con los recursos económicos y personales para permitirme actuar así, aunque esto vino dado porque desde hacía muchos años vine trabajando en este sentido, y ahora pude poner en práctica estrategias y herramientas de supervivencia. Todo ha resultado enriquecedor, es lo que puedo decir. Creo que ha sido una de las mejores decisiones que haya tomado nunca, pues siento que me ha hecho reeducarme y evolucionar, actualizarme, desintoxicarme profesional, artística y emocionalmente.

-          Tus libros alcanzan un reconocimiento increíble ¿Por qué regresas ahora a los escenarios del cabaret?

Ese reconocimiento increíble es cualitativo, no cuantitativo. Un autor solo puede mantenerse en base a números, no porque un pequeño segmento de lectores te considere una escritora de culto y disfrute mucho con tus trabajos. En ningún momento de mi carrera como escritora, habiendo publicado cinco libros y colaborado en tres, ha existido la mínima posibilidad de poder subsistir de la literatura. Tampoco fue ese nunca mi propósito ni me organicé para tal, dado que una buena estrategia de marketing, agente literario y de prensa, y apoyo editorial, puede hacer milagros. Escribo porque es una forma más de expresarme como artista y porque disfruto muchísimo haciéndolo, porque me aporta más y mejor currículum profesional y porque puntualmente me añade más momento promocional como personaje público. Por otro lado, también escribo guiones para mis shows, obras de teatro, canciones… esto son cosas prácticas para mi espectáculo y les saco más rendimiento. Y también me gusta mucho el artículo periodístico, tengo bastantes cosas publicadas, porque me gusta mucho dar opinión y “sentar cátedra”, cosa que también hago en mis alocados ensayos y, soterradamente, casi en todo lo que escribo. En definitiva, regresar ahora al punto de mira como artista, como cantante, no está vinculado a mi carrera como escritora, sino que es algo vital, que necesitaba hacer, e igual que en su momento consideré conveniente alejarme, ahora me ha parecido que procedía una vuelta, una vuelta todo lo grande que me permitan mis posibilidades, por eso he contado con tan buen equipo de colaboradores. He vuelto por lo mismo que me alejé: porque realmente he querido y he podido. Y no está dicho con soberbia, es tan simple como eso. Al revés, valoro y agradezco mucho a la vida tener la posibilidad de poder permitirme hacer lo que quiero, que es un lujo tremendo con los tiempos que corren. Y, por cierto, hacer lo que quieres generalmente no es comercial y difícilmente te conduce al éxito. De hecho, si no estás concienciada y equilibrada, te lleva a la frustración. Pero, la verdad, yo prefiero hacer siempre lo que quiero.

-          Vuelves a casa después de Navidad con un single espectacular ¿Estás preparada para enfrentarte a un público cada vez más exigente y moderno?

El público no es ahora más moderno que en ningún otro momento del pasado, incluso me atrevería a decir que, en todo caso, ahora podría ser al contrario, en comparación con otras épocas que he vivido. Lo moderno, como tal, siempre es connatural a cada momento del tiempo, aunque supeditado a lo que le haya tocado vivir a esa generación. Pero gente moderna siempre hay. Yo en este momento tengo una propuesta bastante coherente y acorde con los tiempos, y me encuentro bien asesorada, con gente muy joven en mi equipo. Además, yo en ese sentido he sido siempre muy punki y he seguido las modas solo hasta cierto punto. Creo que es imprescindible contemporalizar para lograr comunicar, pero también hay que saber mantener tu esencia y no caer en un postureo que no haya quien se crea. Hagas lo que hagas, seas como seas, siempre habrá a quien gustes y a quien no. Por eso yo me permito ser yo misma, que es lo que me resulta más cómodo. Es lo que la gente denomina ser auténtica, creo. En cualquier caso, un retorno así siempre es un reto, y no le tengo ningún miedo al resultado, pues mis expectativas son muy realistas.
                                                                                
-          ¿Consideras que la sociedad actual se puede reflejar en Diossa?

En absoluto. Generalmente un personaje, tal y como describes, la sociedad no quiere reflejarse en él sino justamente disfrutarlo en su diferencia. Está claro que siempre habrá un pequeño grupo del que formes parte, pero pensar que Diossa sea un reflejo de la sociedad es un disparate. Un personaje de mis características lo interesante que aporta es justamente lo contrario; ser antagónica al constructo sociedad. Igualmente representas un estereotipo y eres un producto más, etiquetada como alternativa, underground, diferente, rareza y demás. Lo acepto. Para mí sería aterrador sentirme un reflejo de la sociedad actual, porque me parece catastrófica y deplorable. La ingenua idea de alguien como yo es quizá aportar algún microscópico cambio que provoque uno más de los efectos mariposa que, unidos a lo largo del tiempo y del espacio, consigan hacer de este mundo algo un poco mejor. Por lo pronto el mundo me parece una mierda, y siento bastante vergüenza ajena, de cómo tratamos al planeta, a los animales y a las propias personas. Una mierda total, pero bueno.


-          Tu nuevo rol estético quita el aire, fascina, nos vuelve loc@s… ¿quién te asesora para ofrecer una imagen tan soberbia, impactante y perfecta?

Siempre he llevado y decidido mi propia imagen, de hecho es una de las cosas que más me gusta diseñar de mi espectáculo, pues para mí tiene tanto peso como cualquier otra cosa, máxime en una artista de mi disciplina, donde la imagen es una baza principal, sin detrimento de cuidar exhaustivamente guiones, canciones, cartelería, coreografías, diseño de luces… todo. Además siempre he estado muy bien rodeada de gente muy interesante, que ha sabido ofrecerme muy buena inspiración, al igual de la que me aporta todo tipo de documentación, más aún desde que tenemos a nuestra disposición Internet. Sí tengo que resaltar que he tenido el lujo de que el videoclip de Mi sitio haya sido dirigido por David Massa, además de mencionar que  he contado con el asesoramiento, como director de imagen, de Rubén Rouge, que es un artista plástico puntero en la noche madrileña, española y europea, y esto me ha dado muchísima seguridad, pues mi pretensión era ofrecer una potente y variada carga estética en este videoclip. Y también debo hacer alusión a la firma Agatha Ruíz de la Prada, que ha tenido la deferencia de poner a mi disposición toda su selección de diseños exclusivos, apostando fuerte por Diossa. Por todas esas cosas me siento una privilegiada y estoy muy agradecida.

-          ¿Cómo es la Diossa del 2018?

En esencia es la misma de siempre, pero ahora hay una cosa que prima por encima de todo, que es algo actitudinal; la calma, algo que supongo que llega con la edad. Lo hago todo con mucha tranquilidad, disfrutando de cada fase, y procurando cuidar todos los detalles tal y como siempre me ha gustado. Obviamente he evolucionado, y mi forma de ver y de hacer las cosas se ha ido modificando y ajustando a mis posibilidades y a mis limitaciones, a mi momento real. Y está claro que el no contar ya con la compañía de mi querida Malyzzia condiciona mi propuesta. Fueron muchos años trabajando juntas y acuso muchísimo la diferencia, pues estar apoyada por otra artista en el escenario, y todo lo que se crea y vive alrededor, es maravilloso, pero también es un reto fascinante enfrentarte tú sola, y en realidad hace muchos años que he venido presentando espectáculos unipersonales, de monólogos teatrales. Ahora mismo, mi idea es ofrecer una gran presencia digital y cuidar al máximo mis presentaciones personales, con las que seré selectiva. A pesar de que siempre he cantado en mis espectáculos, he incluso tuve un grupo de música hace muchos años, también con Malyzzia, ahora es cuando se puede decir que he iniciado una carrera musical con identidad propia. Ya estoy preparando mi próxima producción musical, aunque este es el momento de Mi sitio.

-          ¿Qué le hace falta al cabaret español para brillar en el cielo oscuro de la noche?

Me temo que le falta de todo, porque casi puede decirse que, directamente, no existe. Le falta volver a ocupar el sitio que merece dentro de las disciplinas escénicas, pues el cabaret es una escuela extraordinaria para cualquier artista. Pero esta ida y vuelta es cíclica y, con todo, ha continuado habiendo presencias representativas, múltiples espectáculos teatrales. Lo que ocurre es que aquel pequeño cabaret, aquella ola de artistas y espectáculos que se venían representando casi en cualquier sitio, desapareció hace tiempo, quizá porque, de hecho, llegó a saturar, y porque se llegó a tratar muy mal. Yo, afortunadamente, aparecí en un momento de eclosión que, además, se dilató bastante en el tiempo, y supe vivir y aprovechar muy bien aquella época. Pero vivo en el presente y solo miro atrás con agradecimiento y satisfacción, no con nostalgia y mucho menos con resentimiento. Solo me interesa la aportación que pueda realizar en este momento, que estamos obligados a pensar que es tan bueno como cualquier otro. Mi gran orgullo es formar parte de la historia del cabaret español, haber dejado una impronta. Confío en las nuevas generaciones, y me emociona que se me considere un referente, tal y como leo por ahí.


-          Y si te han quitado tu sitio cuando presentes Mi sitio ¿cambiarás de trono?

El trono de cada cual nadie puede usurpártelo, porque es un lugar que solo cada uno de nosotros puede construir y ocupar, y solo a ti te pertenece. Los demás pueden influir en tu fortaleza y voluntad para encontrar tu propio sitio, pero es trabajo de cada persona reeducarse, prescindir de la aprobación ajena, investigar sobre sí mismo y aprender a quererse y a ubicarse en el sitio que ocupa en el universo. Esto es un trabajo interior, algo de dentro para fuera, y los demás solo pueden ser testigos. En lo referente al mundo del espectáculo… ahora mismo mi sitio es Mi sitio, y no necesito ocupar otro lugar... ¡tengo a mi ego sedado con chocolate!



Comentarios

Entradas populares