Ponte en #actitudpali

Ponte en #actitudpali
Vive toda la sensualidad en tu cuerpo

NUEVA COLUMNA: El RINCÓN DE DANN POR DANIEL RUIZ VALDERRAMA

En La Revista Diversa le damos la más cálida bienvenida a Daniel Ruiz Valderrama, quien estará con todos ustedes a través de su columna EL RINCÓN DE DANN.

Pero ¿Quién es Daniel Ruiz? Nació y creció en la ciudad de Cali, Colombia. Siempre estuvo rodeado de diseño y de arquitectura gracias a la empresa fundada por su madre el mismo año en el que él nació, el centro de diseño mas grande y antiguo de la ciudad. Desde niño supo perfectamente que sería un arquitecto, por eso al terminar el bachillerato empezó sus estudios en la Universidad San Buenaventura de Cali con un año de intercambio en la UNAM de la Ciudad de Mexico, donde aprendió la importancia del espacio y el manejo de la luz de la arquitectura mexicana. Después de trabajar en alguna de las mejores firmas de la ciudad decidió hacerse un nombre por cuenta propia como de “DRV Arquitectos”, diseñando y construyendo interiores de lujo por tres años. Finalmente, decidió que necesitaba viajar por el mundo y se mudó a Barcelona donde hizo un Master en Proyecto integrado de Arquitectura en la Universidad La Salle y empezó a ejercer su carrera en un nuevo mercado lleno de posibilidades. 

El rincón de Dann.

Diversidad es una palabra que muchos usamos o por lo menos la tenemos presente en nuestro inconsciente, sin embargo, no todos conocemos su verdadero significado o el alcance de sus posibilidades. 

Desde mi punto de vista la diversidad, en términos generales, es lo que hace que nuestro mundo sea perfecto; si todos fuéramos de la misma raza y actuáramos de la misma manera, no habría desarrollo de ningún tipo y el mundo sería un lugar muy aburrido, sin contrastes ni aprendizajes. 

La diversidad es la diferencia o la distinción entre personas, animales o cosas; También es variedad, infinidad y abundancia de todo lo diferente. Es la desemejanza y la multiplicidad.

Ahora, a nivel cultural, diversidad es la convivencia y la interacción de las diferentes culturas coexistentes a cualquier escala, sea mundial, local o hasta residencial. Es el nivel de variedad y riqueza cultural de una agrupación de personas, siempre con el objetivo de unir y no de diferenciar.

He tenido muy presente esta palabra últimamente gracias a la elección de mudarme a un barrio de la ciudad de Barcelona en el que nunca pensé que llegaría a vivir. Para situarlos un poco, Barcelona es una ciudad no muy grande en el que cada barrio actúa como una mini ciudad. Cada barrio tiene su mercado, su rambla (calle principal), sus equipamientos y un tipo de personas bastante particular. El estilo de vida, sus actividades y la gente de la que te rodeas cambia radicalmente de una barrio a otro, esto enriquece la ciudad de tal manera que solo es posible sentirlo cuando has cambiado de barrio.

Desde que llegué a Barcelona he estado viviendo en un barrio llamado Eixample, parte del ensanche de la ciudad diseñado en 1860 por Ildefonso Cerdá, considerado como referente de urbanismo a nivel mundial. Ademas, he estado siempre viviendo en la zona gay de la ciudad conocida coloquialmente como “gayxample”. Pensaba que este era el mejor lugar para vivir para un joven estudiante como yo, pero debo reconocer que estaba absolutamente equivocado. 

Recientemente me he mudado al barrio El Raval, un barrio perteneciente a la ultima expansión de la ciudad medieval. Nunca estuve convencido de mudarme ahí debido a que su comunidad es en gran parte pakistaní y sus calles son muy angostas y oscuras, pero ahora que vivo ahí he descubierto que el Raval no es sino un universo de posibilidades y la coexistencia de miles de personas de distintas culturas y nacionalidades. 

El Raval es sinónimo de diversidad y se ha convertido en Barcelona en un símbolo de la integración social y la diversidad cultural. Es uno de los primeros lugares en el mundo en densidad de población, tiene 47.489 habitantes (3 % de la población de Barcelona) en 1,1 Km2 que corresponde al 1,1 % de la superficie de la ciudad. Las nacionalidades con mas presencia en el Raval por número de habitantes provienen de países como Pakistán, Filipinas, Bangladesh, Marruecos, Italia, India, Francia, Bolivia, Alemania, Rumania, República Dominicana, China, Argentina, Suecia y Colombia. ¿Se pueden imaginar un barrio así? 

Mi experiencia ha sido sumamente enriquecedora y me siento inmerso en un océano lleno de posibilidades, me siento feliz de haber salido del barrio gay y simplemente de haberme arriesgado a hacer un cambio radical en mi vida. Es muy fácil tener presente la palabra diversidad en mi cabeza mientras camino por el barrio, ya que hay pocos coches transitando en su interior y casi todas las calles se usan como si fueran peatonales, por lo cual estas constantemente cruzando con personas totalmente distintas entre si. Gays, transexuales, extranjeros, musulmanes, heteros, hasta hay una escultura de un gato del artista colombiano Fernando Botero. Todos coexistimos dentro de un limite intangible, que cuando lo cruzas todo cambia radicalmente, su arquitectura, su urbanismo y un una población un poco mas heterogénea. 

En el año 2017 el incremento de la población inmigrante fue del 50%, porcentaje que ha ido creciendo exponencialmente a través de los años; a su vez, ha ido enriqueciendo sus calles con negocios de todo tipo, música y formas de vestir de todos los estilos. Entre sus antiguas calles podemos encontrar cinco facultades o escuelas universitarias, edificios históricos (dos de ellos de Gaudí), La Boquería (el mercado más famoso de la ciudad), el antiguo hospital de la Santa Creu, las bibliotecas más históricas de Barcelona como la Biblioteca de San Pau, Santa Creu o la Biblioteca de Cataluña, el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona, más conocido como MACBA y el edificio en funcionamiento más antiguo de todo Europa ahora usado como museo naval.

A esta lista se le podría seguir sumando un sinnúmero de cosas que convierten este barrio en un universo de diversidad, pero lo importante es el sentimiento de vivir en un lugar en donde ser diferente es justo lo que te hace sentirte mejor contigo mismo. Esta experiencia ha sido muy importante para seguir construyendo la imagen que tengo de Barcelona, una ciudad que me ha recibido y me ha enseñado millones de cosas que sería imposible resumir en un solo escrito. 

Todos estamos de alguna manera rodeados de diversidad de todo tipo pero no siempre nos fijamos en lo que diferente, sino que aspiramos a ser o pertenecer a algo y solo tenemos ojos para ese objetivo, pero si desviamos un poco la mirada podremos ver que ya pertenecemos a algo, ya somos esa persona increíble que siempre quisimos ser, solo tenemos que fijarnos y valorar nuestro propio universo diverso. 




Comentarios

Entradas populares