Ponte en #actitudpali

Ponte en #actitudpali
Vive toda la sensualidad en tu cuerpo

TINTA PÚRPURA POR SERGIO ARÉVALO: ¿QUÉ BUSCAMOS?

Escribe Sergio Arévalo (desde México)
arevaloas@gmail.com

Una amiga me preguntó en una charla de café: ¿para los homosexuales existe el amor? Cuestioné el motivo de su pregunta; ante lo cual me contó que muchas veces ella ha pensado que los homosexuales son seres muy solitarios, incluso a veces hasta pensado que sólo se ven como objetos sexuales. Fue así como me puse a reflexionar y dialogar con ella sobre la capacidad de amar del ser humano sin importar su orientación sexual. Tanto para los heterosexuales como para todos los géneros (LGBTTTI y todas las siglas que quieran incluir), encontrar a la persona con la cual podamos vivir el verdadero amor algunos dicen es cuestión de suerte, de encontrar, de buscar, de estar abierto a las posibilidades tal vez, pero de que existe, ¡existe! La soledad todas las personas la pueden experimentar en algún momento de sus vidas no es exclusivo del género.

Si la vida fuera una serie de televisión, un gay tiene que vivir una serie de acontecimientos trágico-cómicos mientras se conoce a sí mismo, sobre todo en la
decisión más importante durante este proceso: luchar con los demonios internos. Aunque también está la parte de “salir del closet”  (aunque ya a muchos el término les parezca noventero). Por esto es que uno puede llegar a sentirse solo y algunas veces aislado. La situación se vuelve más difícil cuando no tenemos a un amigo gay con el que podamos compartir nuestras experiencias o inquietudes, de igual forma cuando no contamos con  un amigo o amigos heteros que nos acepten tal cual somos. Ni qué decir cuando hemos tomado la decisión de abrirnos a nuestros padres o parientes más cercanos y éstos rechazan la confesión. Los sentimientos de culpa y soledad (mismos que la sociedad ha sembrado ¡aplausos! no se harán esperar e invadirán nuestra cabeza, uno de nuestros  mayores miedos se vuelve realidad.

INVADE LA SOLEDAD, SE LLENA LA CAMA

Pasa que algunos varones homosexuales (no todos, y pareciera que se va reduciendo el número), para “llenar” la soledad ocasionada por el rechazo o los temores de no mostrarnos como somos, acudimos al sexo como un mecanismo de autodefensa con el único objetivo de llenar el posible vacío que se experimenta a causa de lo anteriormente mencionado. Todo esto nos lleva a experimentar sexo fugaz y repetitivo con múltiples parejas con tal de pasarla bien por un momento. Se debe entender algo, al ser relaciones entre hombres es fácil encontrar respuestas cuando mandamos las señales de que sólo queremos sexo y nada más. Por naturaleza, el hombre es más sexual que la mujer (aunque algunas veces pareciera lo contrario), por eso este tipo de sexo sin compromiso no implica sentimentalismos ni nada por el estilo. Frecuentemente el vacío pide ser llenado o calmado con parejas momentáneas, por eso es más fácil para el hombre homosexual conseguir pareja para tener sexo casual (Don Grindr ayuda mucho). 

BUSCO, BUSCO ¿QUÉ BUSCO? EL AMOR

Con el paso del tiempo es normal que el cansancio aparezca en nuestras vidas o simplemente ya la cama matrimonial no nos quede tan grande o que ya en el celular no todos los nombres terminen en Grindr (Juan Grindr, Pedro Grindr, etc.), pareciera un  cansancio que reclama el hecho de tener que soportar las caricias o sentir el cuerpo de una persona extraña cada vez que busquemos del sexo casual sólo por placer o mera diversión (que luego ni del nombre nos acordamos). Pues bien, llega el momento en que ese cansancio nos pasa la cuenta y tanto nuestro cuerpo como nuestra alma sólo desean pertenecerle a una persona con la cual podamos compartir lo mejor de la vida, siempre., alguien especial con quien podamos sentirnos verdaderamente amados.

Cuando aparece alguien que no simplemente nos atraiga de forma sexual sino también en lo afectivo y lo intelectual, entonces será el momento oportuno para sentar cabeza y saber que esa persona puede ser la indicada. Es un proceso complejo y de tiempo, aunque a muchos les resulte tan rápido en el tiempo, puede que para otros esto demore décadas.

El amor entonces surgirá en cuanto se establezca una conexión seria, transparente y cordial, en la que existan objetivos comunes, gustos complementarios, diálogo, tolerancia, respeto, amor,  compromiso, honestidad, y todos los valores que edifiquen una relación sólida con bases tan humanas y amorosas que sabrás que no vives en una fantasía sino en la vida real, con un ser humano a tu lado del que puedes esperar y que él también pueda confiar. 

LOS HOMOSEXUALES EN TIEMPO DE MILLENIALS 


No podemos en estos tiempos (nunca debimos de hacerlo) generalizar. Los medios electrónicos, redes sociales y agenda mediática pone el tema de la diversidad sexual cada vez con más frecuencia. Ya no es “la sexualidad oculta”, ahora viene la búsqueda de un espacio con un trato igual, no somos otra especie, somos iguales y pedimos que se nos trate como lo que somos: seres humanos.

La sexualidad es algo que cada quien decide que tanto la quiere practicar, así como el baile, el canto, la creatividad etc. Debemos reconocer que las nuevas generaciones en búsqueda de “ya no poner etiquetas” y “vivir el momento”, permiten que las personas dejen de vivir “el amor prohibido” e intentar “imitar” los patrones, por mejor disfrutar de su relación de la forma que ambas partes acuerden y ser felices.

Para los gay sí existe el amor. No debemos apresurarnos a “cazar hombres potenciales” (a veces hasta lo tomamos como deporte). Toda la  humanidad tiene acceso  a la felicidad  desde diferentes puntos de vista y estilos de vida. Lo más importante es no hacer daño a nadie y saber, que allá afuera hay una persona por la que vale la pena luchar, por la que vale la pena soñar con que cada día puede ser mejor, una persona con la cual compartir lo mejor.

Y como dijo el gran Gabriel García Márquez: “Te quiero no por quien eres, sino por quien soy cuando estoy contigo” 

Comentarios

Entradas populares