EL RINCÓN DE DANN POR DANIEL RUIZ VALDERRAMA: DIVERSIDAD CULTURAL

por Daniel Ruiz Valderrama
drvarquitectos@gmail.com

Durante mi infancia siempre estuve fascinado por las diferencias entre las personas que veía a diario; me intrigaba el verme tan distinto de mis compañeros y ver a su vez, la diferencia entre ellos. Siempre me preguntaba ¿cómo podíamos vernos tan distintos si todos pertenecíamos a la misma raza y habíamos nacido en la misma ciudad? En la mayoría de las ocasiones no podía encontrar nada que me identificase con esas personas más que la ciudad donde nacimos y el colegio donde estudiábamos, lo curioso es que lo que más me intrigaba era el cómo podíamos pensar tan distinto y tener posturas tan distintas de la vida si habíamos sido educados desde los 5 años por las mismas personas y exactamente en el mismo entorno. ¿Se trataría simplemente de una casualidad o puede que la explicación a todo esto sea un poco mas compleja y puede tratarse de un comportamiento genético que tal vez venga desde varias generaciones atrás?

En nuestro diario vivir aún estamos rodeados de mucha discriminación en todo sentido de la palabra, cultural, de genero, política y hasta generacional, estamos inundados por discriminación por que nos creemos parte de un solo grupo homogéneo al que defendemos y protegemos contra los otros grupos que pensamos que son totalmente diferentes al nuestro. Para mi es muy difícil pensar que después de miles de años de migración entre fronteras, países y continentes todavía pertenezcamos a una sola raza y a una sola cultura; creo que nuestra sangre es un cocktail de conocimiento genético rico en diferencias, idiomas y culturas que nos hace pertenecientes a la humanidad y no a un país o una cultura en particular. 

La diversidad cultural es el mayor tesoro de la humanidad y lo llevamos en la sangre, hace parte de cada uno de nosotros y es un vinculo intangible con nuestros diferentes que siempre buscamos la manera de ignorar. Así tengamos rasgos que sobresalgan, hablemos otro idioma y nos vistamos diferente, en nuestro interior todos estamos unidos por algo mucho mayor a nuestro propio entendimiento. 

¿Qué es entonces la Diversidad cultural? La diversidad cultural es la sinergia de las distintas lenguas, de las creencias religiosas, del arte, de la música, de la estructura social, de la dieta, de la forma de cultivar la tierra, la forma de construir o de cualquier tipo de atributo que haga parte de una sociedad. Según la UNESCO, en la “Declaración Universal de la Unesco sobre Diversidad Cultural” en el 2001, “La cultura adquiere formas diversas a través del tiempo y del espacio” y “Como la diversidad biológica para los organismos vivos, la diversidad cultural es necesaria para el género humano, porqué es fuente de intercambios, innovación y creatividad. En este sentido, constituye el patrimonio común de la humanidad y debe ser reconocida y consolidada en beneficio de las generaciones presentes y futuras. En nuestras sociedades cada vez más diversificadas, resulta indispensable garantizar una interacción armoniosa y una voluntad de convivir de personas y grupos con identidades culturales plurales, variadas y dinámicas”.

No creo que seamos todavía conscientes del potencial que tenemos en nuestro interior si decidimos unificar en vez de dividir. Deberíamos dedicar más tiempo al conocernos por dentro, saber de qué estamos compuestos, qué corre por nuestras venas y descubrir nuestros mas profundos misterios. ¿Nunca has sentido que no perteneces del todo al lugar donde naciste y extrañas un lugar que todavía no conoces? ¿que hay una razón misteriosa que te hace cuestionar todo lo que pasa alrededor así intencionalmente te comportes como lo hace el común para no llamar mucho la atención? No se ustedes pero yo si; Siempre sentí en mi interior que yo pertenecía a otro lugar, un lugar en el que nunca había estado antes pero que seguro iba a encontrar; tenia claro que tenia que viajar, seguir mi instinto y viajar siempre a donde me llevase el corazón. 

Después de varios años de viajar, estudiar en distintos países y tomarme el tiempo de conocerme mejor, encontré mi lugar. ¿Alguna vez has sentido cuando visitas un lugar por primera vez que ya habías estado ahí antes, que reconoces ese lugar, ese olor y de repente sientes que perteneces de una u otra manera a ese lugar? Estos fuertes sentimientos se hacen muy difíciles de explicar. Cada uno de nosotros esta equipado con información biológica de distintas culturas, comportamientos, gustos y aficiones que florecen en los momentos menos esperados, revelando uno de esos misterios personales con los que todos crecemos. 

Ser parte de un colectivo tan diverso y tan complejo debería ser la fuente de motivación para reconocer y celebrar las diferencias que nos hacen humanos. Ser conscientes que la diversidad cultural es aquello que nos identifica, nuestro patrimonio y nuestra fuente de creatividad nos uniría como una sola raza, respetando y destacando nuestras diferencias, lenguas y culturas. 

Comentarios