Ponte en #actitudpali

Ponte en #actitudpali
Vive toda la sensualidad en tu cuerpo

CELULOIDE PINK: MARGOT KIDDER, MÁS QUE LA NOVIA DE SUPERMAN


Por Antonio Capurro

larevistadiversa@gmail.com

La primera vez que vi Superman con Christopher Reeve me quedé flechado por sus increíbles ojos azules y ese traje rojo azul pegado a su fornido cuerpo, pero también me encantó esa chica de pelo negro desenfadada y atrevida que retrató hasta la fecha a la sagaz reportera del Daily Planeta, porque Margot Kidder brilló completamente. Su carrera abarcó más de cuarenta años de presencia tanto en la pantalla grande y chica y aunque mundialmente se hizo famosa como "La novia de Superman", su legado fílmico va más allá de la saga del Hombre de Acero. Pero Kidder no fue solo actriz sino también una firme activista, una mujer a la cual sus amigos y compañeros de reparto la recuerdan como luchadora, creativa, graciosa, hilarante y comprometida con causas justas. Kidder no llegó a ser una vida o la gran estrella de Hollywood pero si una actriz competente cuyo papel de Louis Lane le dio fama en los setenta y por el cual fue celebrada hasta el fina del sus días.

En las dos primera películas de saga Superman somos testigos de la estupenda química entra Margot Kidder y Chris Reeve, ese romance que va in crescendo, pero luego la extrañamos en las otras dos poco exitosas Superman III y Superman IV ¿la razón? Ella defendió al director Richard Donner cuando fue despedido justo después que acababan de filmar la segunda parte, seguro como una represalia de los productores por su actitud, por eso es que en una extraña secuencia la vemos en Superman III ponerse un bikini e irse de vacaciones. ¿Aló? 

Marc McClure, quien hizo de Jimmy Olson en los cuatro Superman la recuerda: "Margie fue una de las más fuertes mujeres que he conocido. Ella y Christopher Reeve fueron polos opuestos. Él era un actor de Julliard. Ella una vaquera. Fue como la ciudad conoce el campo. Pero ella dijo lo que pensaba. Fue ruda. Se solidarizó con la gente. Me protegió en el set, yo era un chiquillo en áquel tiempo. Todos fuimos como una familia. Todos los que sobrevivimos permanecemos en contacto. Cuarenta años más tarde, Margie y yo todavía éramos amigos. Eso no pasa muy a menudo en este negocio". 

A los dieciocho años abandonó su natal Vancouver para convertirse en actriz rumbo a Los Ángeles. En los nicios de su carrera fue la musa de clásicos del terror como The Amityville Horror de Stuart Rosenberg, Black Christmas de Bob Clark y Sisters, pero declaró no haber vuelto a ver ninguna de ellas y no ser una fans del terror. Dicen que la enfermedad mental eclipsó su carrera como actriz, pero lo cierto es que ella siguió actuando hasta el final de sus días. Nunca se retiró quien a mediados de los años noventa ocupó los titulares de los medios por un episodio de trastorno bipolar diagnosticado tardíamente que de hecho la acompañó desde joven. En ese momento ella declaró: “No hay diferencia entre problemas de salud mental o problemas de salud”, con lo cual empezó a hacer sensibilización en pro de las enfermedades mentales. Justo ese año se puso en la piel de una madre lesbiana en "Never Met Picasso" junto al actor luego trans Alexis Arquette (ya desaparecido también).

Hizo activismo político, siendo en el año 2011 detenida frente a la Casa Blanca cuando protestaba contra un oleoducto entre ese país y Canadá. En las primarias del 2017 se hizo firme vocera a favor del candidato Bernie Sanders para que sea el candidato demócrata. 

Una mujer de múltiples facetas, Kidder también asumió matices en sus roles como por ejemplo al encarnar a la otra mitad de una pareja de lesbianas en la saga televisiva del detective gay Donald Strachey en On the Other Hand, Death, en el año 2007. La actriz que vivía en su rancho de Butte (Montana) declaró para la revista gay The Advocate en el año 2008 ser una aliada por el matrimonio igualitario, que sería una realidad siete años después. Mencionaba además el poder de las iglesias en los Estados Unidos y el juego político.



Acerca de su participación en On the Other Hand, Death declaró: "Oh, trabajar en esta película fue un deleite. Estuve rodeada por los más maravillosos hombres gay, fue como el cielo. Me trataron como una princesa. El director Ron Oliver es para morirse así como Chad Allen. La pasé súper divertido. No paré de preguntar si es que acaso era lo suficientemente masculina y ellos dirían "Oh, sí! Eres bastante masculina!, porque a pesar de que no soy gay ciertamente pienso que de vez en cuando a alguna gente me ve como tal".

Además al ser preguntada sobre relaciones con otras mujeres afirmó que lo hizo en 1970 tan solo una vez pero fue un total desastre. "Mis amigos gay decían que yo era como un hombre gay (Risas). Y como puedes ver, una foto de discreción. No puedo contar más de lo que ocurrió porque hay algunas cosas que incluso quiero mantener en secreto, pero suficiente decir que no ello no volvería a pasar de nuevo. No fue exitoso".

"Yo tengo muchas amigas lesbianas. Soy la codirectora de un maravilloso grupo político de mujeres, Montana Women For y tenemos varios miembros gay", había declarado. Curiosamente figuró en la serie "The L Word" pero no en un papel de lesbiana, lo que ella consideró un casting errado. Ahí dio vida a una represiva madre judía ortodoxa que odiaba su hija lesbiana. 

Acerca de su co protagonista Chad Allen, actor abiertamente gay, mencionó: "No creo que Chad hubiese trabajado mucho en los años setenta, como actor y persona es maravilloso, pero sé por mi propia maníaco depresión de que el peso y el estrés más la presión de no ser quien eres te pone loco. Es horrible vivir con ello, especialmente si llegas a ser quien está en el ojo público, y estás tratando de esconder tu esencia como persona. Es una pesadilla personal y no se lo recomendaría a nadie. Hay algo grande acerca de ser extremadamente expuesto que no tienes nada que perder. Tienes que vestir los interiores de tu psiquis hacia afuera de tu propia piel sin tener que colocar un montón de defensas protegiéndote. El negocio, en términos de los grandes estudios, no ha cambiado todavía. Todavía colocan hombres heterosexuales en roles gay, pero ellos no colocan hombres gay en roles heterosexuales. Hay algo realmente mal con eso. No sé porque ellos continuamente colocan hombres heterosexuales en roles gay, y luego los hombres heterosexuales son nominados a los Oscars como si interpretar a alguien que resultar ser gay fuera un gran salto".


La Revista The Advocate afirmó en la entrevista que ella había trabajado con actores gay enclosetados, ante lo cual Margot Kidder respondió: "Pienso que es el asunto de cada quien y realmente no me gusta la practica de sacar a la gente que no ha salido del closet por sí mismos. Es horrendamente cruel e insensible frente a las necesidades de esa persona. La fragilidad del ser humano es algo que necesitamos empezar respetando, así que sacar a alguien que no desea ser sacado es innecesario. Hay grupos que creen que ellos deberían sacar del closet a gente famosa y lo encuentro tan bajo. Con activismo político hay formas de lograr tus objetivos. El truco es llegar a la cima de la montaña, no es como llegar ahí".

Criticada por su creencias políticas y estereotipada en los medios por su desorden mental, sufrió en carne propia la discriminación, así que sabía de lo que hablaba: "La discriminación toma muchas formas, y si miras en la raíz de ellos, es miedo, envidia, celos, y un montón de insignificantes emociones. La única por la que hablo es por la salud mental, porque si tú piensan que eres discriminado porque eres gay, la gente que sufre de forma intermitente por enfermedad mental son realmente discriminados. Los mitos acerca de que ello es tan absurdo. Todavía estamos pensando que el diablo habita en la gente, prácticamente".

En Hollywood nunca se sabe, pero si hay algo bien cierto es que Margot Kidder tuvo el coraje de ser ella misma. Nos olvidamos muchas veces que los artistas son también humanos de carne y hueso que tienen caídas y glorias como los simples mortales. 

Comentarios

Entradas populares