EL CLOSET ABIERTO EN EL PERÚ. EDUARDO TORRES VARGAS: "Pido respeto en todo momento. Me considero gay desde que nací"


El Closet Abierto sigue en el Perú y esta vez nos tocó entrevistar a Eduardo Torres Vargas, abogado, estudió derecho en San Marcos, ahora trabaja en el sector administrativo financiero. Eduardo es un hombre carismático, con buen sentido del humor y siempre una amplia sonrisa. Un hombre felizmente comprometido que desea ver cambios en la sociedad peruana respecto a los derechos LTGBQ y sabe que una forma de lograrlo es a través de la visibilidad.


"En realidad si me sorprendió cuando me contactaste porque yo me pregunté para qué sería, y es que muchas personas no es que no se acepten sino que tienen miedo a expresar lo que realmente piensan, tienen miedo a la sociedad. En este caso ese miedo ya lo vencí hace bastante tiempo y por eso te dije que sí. Me pareció interesante conocer algo más de mi y sobre muchas personas más que como yo se siente dispuestas a hablar de este tema que todavía es un poco candente en el Perú, pero que en otros países lo tratan con mucha normalidad..."

¿Por qué dices que es candente?
Por la misma sociedad que todavía no está preparada culturalmente para aceptar el tema gay de forma más abierta. En otros lados tratan a la persona como un ser humano, como debería ser, aquí todavía con otros filtros y uno de ellos es la orientación sexual por ejemplo.

¿Cómo fue este proceso de aceptación?
Fue complicado porque yo me considero gay desde que nací, bueno desde que tengo uso de razón, siempre sentí atracción por las personas de mi mismo sexo, pero obviamente la sociedad a veces te coloca trabas o taras, frente a las cuales uno se dice a si mismo que está mal, pero no es así quizá es poco usual porque lo que vemos es la relación heterosexual y sabemos todos que no existe tan solo eso que hay mucho más...

¿A qué edad se los contaste a tus padres? 
Fue tarde, se los conté a los veinticinco o veintiséis años, hace diez años porque ahora tengo treintaiséis. Recuerdo que yo había dejado abierta la computadora y estaba una página gay, al principio lo negué pero luego lo asumí ya que desde mucho tiempo atrás quería hacerlo. Les dije que ellos había criado a un ser humano bueno y no a cualquier persona que tenga vicios o un ladrón o un hombre deshonesto sino a alguien con valores y que nadie tiene por qué culparse, porque al inicio él se culpaba.

¿Y han conversado luego del tema?
Sí claro, él ha viajado conmigo y mi novio. Todos juntos. No hay ningún problema, se matan de la risa y se llevan muy bien. Nos consideramos familia, en el matrimonio de mi hermano estaba sentado mi novio a mi lado. Y tú sabes, estaba toda la familia pero todo bien.


¿Asumir tu orientación sexual nunca te produjo problemas de depresión o ansiedad?
De depresión no pero de ansiedad sí porque yo quería decirlo pero no sabía cómo ni tampoco la forma en que ellos iban a reaccionar. El miedo a lo desconocido, en qué pasaría con mi familia. No me he deprimido por ser gay no. En mi caso yo he jugado voleybal desde los doce años y obviamente la gente fastidiaba con eso porque supuestamente era un deporte solo practicado por mujeres. Yo era malísimo en fútbol. En el colegio simplemente por jugar voley molestaban, pero como mi madre me crió con una personalidad fuerte, entonces conmigo no se metían. Yo no comprendía por qué hacían eso.

En aquellos tiempos antes de salir del closet, ¿cómo era tu vida?
Ha sido muy tranquila, antes de los dieciocho no tuve ningún encuentro sexual y todo en plan de amistad. Yo tenía un mejor amigo y lo consideraba heterosexual, nunca nos hicimos preguntas, pero mira tú que terminamos siendo pareja desde los dieciocho hasta los veinticinco años. Fue un largo tiempo. Nos cuidábamos mucho en que no se dieran cuenta, para el resto éramos los mejores amigos. Nunca fuimos juntos a un discoteca gay, lo hice luego cuando ya terminamos. Mi mundo hasta ese entonces era completamente hetero salvo él que era mi mundo gay. La relación acabó muy bien, pero él continúa siendo mi mejor amigo. 

Entonces ¿nunca te sentiste discriminado en algún trabajo por ser gay?
En cuestión laboral nunca he tenido problemas, tan solo al inicio cuando estuve en una entidad del estado y fue complicado porque había un ambiente demasiado machista porque por ejemplo sabían que jugaba voley y me fastidiaban. Luego entré a LAN y me quedé once años y medio. 

¿Cómo piensas que ellos se daban cuenta? 
Al inicio yo no dije nada y todo el mundo decía que no se me notaba, ya después cuando salí del closet entonces mis jefes y colegas se enteraron. Yo nunca hice escándalos y lo que siempre pedí fue respeto. Ahora que me comentas de lo laboral, en LAN habían muchas personas gays o lesbianas, pero no gente trans (o al menos hasta cuando trabajé allí). Pero tú sabes que vivimos en una sociedad machista, yo tengo mis hipótesis de donde viene todo esto aunque no está comprobado. 

Porque también hay gays machistas, ¿no?
Claro, para mi un gay machista es que se hace llamar activo porque incluso no le gusta que le toquen ahí porque incluso para él eso es gay. Se puede acostar con un hombre pero no dejarse tocar el trasero. Eso es loco. Además somos una sociedad muy cucufata, en Lima y en provincias, porque nos han educado bajo la religión. Yo he sido catequista de joven, y obviamente me di cuenta y me dije que no podía seguir ahí porque no puedo ser hipócrita porque mientras el cura te dice que no te masturbes yo lo estoy haciendo o cuando dice que no puedes ser homosexual yo estoy con una persona del mismo sexo. Y te repiten que Dios te castigará.

¿Tu pensabas eso también?
No para nada. Sigo siendo católico pero no voy a misa ni nada de eso. Creo que Dios, en la Virgen y en personas que defendieron su fe. No voy a la iglesia ni comulgo ni nada porque la Iglesia Católica tiene que renovarse. Conforma uno crece va analizando las cosas.

¿Tus amigos de la iglesia saben de ti, son todavía amigos?
Claro, la vez pasada nos reunimos todos los amigos de la parroquia, saben que soy gay, se cagan de la risa conmigo, los hago reír y no tienen ningún inconveniente. El hecho está en ser un buen ser humano y yo me considero una buena persona. A veces algunas de ellos me decían que en mi Facebook no pusiera tantas cosas. Al final yo les respondía que esa era mi vida personal y no del trabajo. Lo tomaba por el lado de que deseaban verme crecer en el trabajo y es que si expones tu vida en las redes sociales a veces no es tan bueno.

¿Qué significa eso?
Hay que saber tener límites, por ejemplo que recién estás conociendo a alguien y ya empieces a publicar todo. Todavía no, porque debes cuidar la relación. 

Por que todo en las redes sociales es proyectar la vida que uno anhela o crearse una imagen ¿no?
Si claro, son pocos lo que ponen cosas malas que le ocurren en su vida, pero en mi caso por ejemplo he aprendido a reírme de mí mismo. Yo soy gordo y me burlo de mí mismo. Nunca he tenido el cuerpo marcado de chico reality, todo lo tenía bien menos la panza, siempre he sido panzón, pero ahora se desborda (risas). Ahora me están saliendo canas y me burlo de la vejez, de todo lo que me pueda ocurrir. Me burlo de ser gay. Yo creo que entre gays tenemos el derecho de llamarnos cabros (risas), pero que otro venga y te lo diga suena como insulto. Si me lo dice alguien cercano me voy a cagar de la risa. Además maricón no es el homosexual sino el cobarde.

Ahora que hablabas de la panzita, ¿piensas que es tu atractivo frente a los hombres?

Primero que yo no estoy mostrando mis lonjas (risas). Sabes, nunca me he puesto a pensar si alguien se fija en mi panza ni me lo han dicho. Sé que en el mundo hay los gay fitness y los gay osos (risas), la verdad no lo entiendo mucho. De hecho que seguro alguno habrá dicho está bonito el gordito.

Y dime ¿alguien te ha inspirado?
Yo pienso que ha sido mi padre, y amo a mi madre, pero con él siempre tuve más afinidad porque siempre lo vi hacer el bien. Y quizá porque como somos hombres veo que es una persona muy correcta, lo admiro. Mi papá no es machista, desde siempre ayudaba a mi mamá en las labores de la casa, él yendo al mercado, lavando, cocinando, llevándonos al colegio. Siempre piensa en sus hijos, ama a mi mamá con locura. En el género masculino admiro a mi padre y en el femenino a mi madre, de ella heredé el carácter fuerte. 


¿Cómo es tu personalidad?
Al principio soy tímido cuando conozco a alguien pero luego voy entablando confianza. De mi dicen que soy divertido. Y siempre he mencionado que el día que muera no quiero que lloren sino que hagan una fiesta. Soy una persona alegre y tranquila. Una persona tiene que ser asertiva, saber cuándo y cómo decir las cosas. Defiende tu posición con argumentos pero escuchando al otro.Tengo un primo que me ponía hasta citas bíblicas, yo le quiero y respeto su opinión, por eso un día le dije que dejé de publicar cosas en mi muro porque la gente terminaba insultándolo, entonces eso era desagradable. Le dije que había otras formas de evangelizar, ya no publica. Si lo veo en algún lugar nos saludamos y todo bien. La religión debería enviar un mensaje de amor no de odio. 

¿Y estás en pareja verdad?

Sí, felizmente emparejado. Ocho años juntos.

¿Han demostrado alguna vez su afecto en público? Te lo pregunto porque ahora veo más parejas tomadas de la mano, aunque claro en ciertos distritos y a ciertas horas.
Aquí no lo haría, me pasó en México, él me tocó la mano. Y yo me palteé porque no estoy acostumbrado. Le dije aquí no y entendió. Pero fuera de no estar acostumbrado uno tiene que conocer los límites. No digo que tocarse o besarse esté mal pero se tienen que respetar que no le guste a otros porque incluso podrían agredirte. Pienso que existen otras formas de expresarse contra la homofobia como las marchas. Si la sociedad empieza a acostumbrarse esto va a ser normal como lo es. Tampoco lo he hecho delante de mi familia, pero nunca le he dado un beso o cogido de la mano. Quizá es mi tara lo que me evita hacerlo. 

¿Qué estereotipos encuentras tú dentro de la comunidad LTGBQ?
Por ejemplo maltratan al afeminado, a los trans, al gay pobre, es un tema de que todo el mundo discrimina. El problema no es contra la homosexualidad sino de clases sociales, piel, religión, físico.

¿Has pensado en que un día te gustaría casarte?
Pues no hemos pensado en hacerlo en otro lado. Si existiera aquí una ley en un futuro tal vez lo haríamos, eso depende de cada uno pero deberíamos tener esa oportunidad si alguien lo desea, los mismos derechos. Si he pensado en tener hijos como diez u ocho años atrás, era muy fuerte el deseo. Pienso que sería un buen padre, pero traerlo a esta sociedad tienes que darle una estabilidad económica y para que suceda pues tendré que trabajar más. Mi novio no quiere tener hijos. Y sabes si me toca un hijo a los cincuenta lo disfrutaré en el momento. 

¿Qué harás entonces, conseguir otro novio? Es una broma. (Risas)
(Risas) Lo sé, no conseguir otro novio no. Pero no pienso en el futuro, vivo el presente. y si ocurre eso tendré que poner en una balanza el amor por tener mi hijo o el amor hacia mi novio, tendré que tomar una decisión, sin embargo por el momento no es algo que saque de cuadro. 

¿Y cuáles son tus metas personales o profesionales?

Seguir creciendo laboralmente, ahora en el banco donde trabajo.

¿Cuándo no estás trabajando que te gusta hacer?
Complicado, porque antes de tener las hernias me dedicaba al voley a nivel competitivo, en clubes, pero ahora mi vida se ha vuelto más sedentaria. Duermo bastante. Es más hace tiempo me querías entrevistar, casi un año y al final estamos aquí. También estoy en las redes sociales, más en Instagram que me gusta mucho.

¿Un mensaje más?
Quisiera decir dos cosas, la primera el respeto hacia todos. Y lo otro, es que uno tiene que amarse como es porque todos tenemos defectos, reírte de ellos y trabajarlos o mejorarlos. Dejar a un lado los prejuicios. 

Comentarios