Ponte en #actitudpali

Ponte en #actitudpali
Vive toda la sensualidad en tu cuerpo

CON MIS DERECHOS NO TE METAS. JOSÉ LUIS DÍAZ: "De Piñera no esperamos nada, jamás hemos pedido favores solo el reconocimiento de nuestro derechos"

Por Antonio Capurro

Desde Chile, nuestro vecino país del sur, conversamos con José Luis Díaz, psicólogo de profesión, acerca de su lucha y compromiso con visibilidad y el activismo LTGBIQ, las causas sociales, la diversidad y mucho más. En Instagram.

Tú eres psicólogo de profesión, ¿siempre tuviste claro que deseaba estudiar la carrera? 

La verdad no lo tenía tan claro, era una de las correrás que me llamaba la atención, siempre soñé de niño en ser veterinario, mi relación con los animales creo que es mejor que la que mantengo con los humanos, de niño mi padre me regaló un chivo o una cabra. Recuerdo que era el único niño del barrio que no tenía un perro sino un chivo (risas), y bueno, mi madre vive en San Antonio un puerto de Chile, V región, y ahí siempre tuvimos animales, caballos, cabras, chanchos, pavos, pero bueno, ese sueño fue desapareciendo y llegué a la psicología, una carrera hermosa, que no tan solo te ayuda a entender al otro sino también te entrega herramientas para poder ayudar o colaborar con otros. En gran parte de mi activismo aplico los conocimientos que me da la psicología, ya sea para incidir en algo o para bajar las resistencias de la persona que tenga al frente, no son súper poderes (risas), sino un trabajo estudiado. 

¿En qué momento te convertiste en activista, tuvo esto que ver con hacerte visible?

Esta pregunta es un poco complejo, desde que nací luché por vivir, en medio de una dictadura sangrienta y vivía con mi padre en un comuna altamente politizada de izquierda, los allanamientos y la violencia de la dictadura la conocí desde pequeño, creo que desde ahí viene mi activismo por la vida, después cuando fui creciendo me incorporé a distintos espacios de ayuda, ingresé a la Cruz Roja a los 13 años, posteriormente me sumé al movimiento Humanista, donde logré bellos amigos, hasta hoy, nos tenemos un nombre y una amistad inquebrantable. En algún momento un gran amigo Gonzalo Cid, activista reconocido me invita a trabajar con el y por nuestra comunidad, me pareció atractivo y me sigue pareciendo, por otra parte Gonzalo era mi amigo de 20 años y Presidente de aquel movimiento, era el MUMS, movimiento unificado de minorías sexuales, ahí me hice cargo del equipo de psicología, me tocó formarlo y visibilizarlo, después con el tiempo me fui ganando un espacio en el movimiento lo cual me llevo a tener su presidencia, ahí fue cuando me trasformé en presidente del movimiento LGTB de izquierda de nuestro país y con un peso histórico importante, el trabajo era bello, había complicidad, compañerismo, un trabajo común, hasta que llegaron dos mujeres heterosexuales que a mi juicio destruyeron todo lo construido al interior del movimiento, nunca había visto mujeres más ambiciosas de poder que aquellas, no sé cómo será allá pero acá los distintos líderes de organizaciones hemos tenido una muy mala experiencia con el ingreso de personas heterosexuales en los movimientos LTGBIQ, y eso es claro no comprenden la lucha, pues no están implicados, no tienen nuestros zapatos ni nuestros cuerpos y cuando la desigualdad del derecho entra a la casa las diferencias comienzan a notarse. Un heterosexual jamás olvidara que tiene derechos y privilegios que nosotros no tenemos. 

¿Cómo viviste el proceso de asumir tu orientación sexual? ¿De qué forma lo tomaron tu familia y entorno social?

La verdad que no la viví como algo complejo y traumático, simplemente llegaba con mi pololo a la casa y listo, creo que a mi madre le costó un poco más entender (risas) porque trataba de quedarse solo con mi novio de turno y le preguntaba “¿Tú eres el pololo de Cano?, ellos respondían que sí y ella les decía un gusto (risas) no los presentaba como pololos ya que no lo éramos aun, pero la verdad no fue tema, por lo demás no diré que soy lo más varonil que se te pueda cruzar. Ahora a los 43 años me veo más hombre pero a os 17 era muy andrógino. En cuanto a mi entorno social, no tuve mucho problema, acá primero se discrimina por clase social, etnia y luego la orientación sexual, ahora como mi familia era de izquierda, ya era un punto de unión. 

A tus 43 años has visto la época de transición de ver a un Chile más conservador en temas de la diversidad, por el contrario, hoy en día con más derechos ganados para la población LTGBQ, ¿cómo viviste ese proceso?.

Viví el proceso de retorno a la democracia, en donde se pensaba que las libertades y los derechos llegarían también, sin embargo, nuestra democracia es una “democracia militar” ya que se sostienen en los pilares de la constitución creada en dictadura, la constitución dejo amarrado al país y freno su crecimiento cultural, social, y político, más bien somos un país que está preparado para el crecimiento económico a través de la explotación humana. 

En cuanto a los avances en torno a los derechos LGTB, la verdad que estos son bien pocos, se puede pensar mas en avances de ciertos grupos culturales, un avance entre los marginados, pero en términos de derecho hemos avanzado muy poco, aun no existe al matrimonio igualitario, derechos filiativos, ley de identidad de género, y lamentablemente algunos activistas se siguen prestando para señales simbólicas que han perdido sentido y claro el primer año que se iza la bandera LTGB en una institución de gobierno o municipio tiene todo un sentido simbólico, pero cuando descubres que ese es el único simbolismo y que esa institución o municipio no tiene entre sus filas ninguna persona trans ahí se genera la rabia, nos hace ver como instrumentalizados, “para cumplir su cuota con estas locas gritonas…” entonces si me preguntas como vivo el proceso, es con mucha rabia y mucha impotencia, acá en Chile nos siguen golpeando y matando. Chile sigue recibiendo sanciones de organizaciones internacionales y a este gobierno parece no importarle a diferencia del gobierno de la Presidenta Bachelet, en donde no solo se dio espacio a las reformas sino que también en todo su gobierno las personas jamás desaparecimos de sus políticas, la calidad de vida fue una de sus preocupaciones. 
Pero bueno, la comunidad LGTB nunca ha parado de luchar y seguirá luchando hasta el final. 


¿Cómo ves los avances políticos y sociales por igualdad de derechos LTGBQ, tendremos pronto el matrimonio igualitario por allá?

Creo el matrimonio igualitario se está alejando tanto o más que la igualdad, en un gobierno de Piñera, cercano a la derecha dictatorial y a los sectores conservadores es difícil avanzar, creemos más bien que tendrán un retroceso político importante, ahí ves tú lo que ocurrió con el aborto en tres causales, este gobierno y la derecha de este país ha hecho todos los intentos por boicotearlos.

En Chile existen activistas visiblemente gays como Jaime Parada, concejal de Providencia, y en la región como Carlos Bruce o Alberto de Belaunde en Perú. ¿Son los nuevos liderazgos LTGBQ en la política lo que ayudará al cambio? ¿Ha pasado por tu mente incursionar en la política también? 

Bueno, yo creo que a todo activista se le pasa la política por la mente, acá tenemos la experiencia del ex presidente de Fundación Iguales que levantó su carrera política resultando un verdadero fracaso, bueno ahora creo que trabaja en el gobierno de Piñera, a ver yo creo que los activistas somos política, así como los sindicalistas, los dirigentes sociales, pero cambiar mi hermoso box por un circo de corrupción NO, fíjate que acá hay políticos que llevan más tiempo en el poder que el mismo Pinochet, eso me parece una verdadera vergüenza, si voy a hacer política la haré desde mi clase, con los míos no con la llamada “clase política”. Si bien en un futuro no lo descarto, por hora me quedo con los desafíos que levanta la calle y no un escritorio. 

La comunicad LTGBQ chilena está tanto en la derecha como en la izquierda, ¿las ves unida o cohesionada o más dividida?

Mira no la veo unida y peor aún no veo a nuestra comunidad unida, iniciaron las luchas identitarias y nos los encuentro identitarios, las cuales solo debilitan el movimiento, ahora la unión se ve más compleja, los enemigos muchas veces están dentro de nuestra comunidad, ahí creo que hemos perdido el foco. Los enemigos son la discriminación, la violencia, la exclusión, creo que las organizaciones LGTB requiere una refundación para revisar la representatividad, pero hoy hay una necesidad de patentar las causas y eso nos ha puesto una venda en os ojos, yo en lo personal no quiero que una calle lleve mi nombre solo quiero pasar por ella, y quiero que mujeres, niños, migrantes y todo el que quiera lo pueda hacer. 

A m juicio hoy la comunidad LTGB está en crisis y se debemos hacernos cargos de esa crisis pues esto implica vidas y no estamos dispuestos a perder a uno o una más, los crímenes de Marcelo Lepe, Nicole Saavedra siguen en nuestra mente y no queremos más. 
En cuanto a Jaime Parada, al cual mencionas, se de quien me hablas, tengo un respeto por él y su trabajo, admiro la paciencia que debe tener para trabajar con esa derecha militar y como resistió la traición del Movilh y sus dirigentes, creo que es un buen hombre, solo me gustaría que tuviera en sus filas a una persona trans.

¿Qué les espera a los LTGBQ con Piñera?

(Risas) Primero luchar por sobrevivir, eso es lo primero que nos espera y segundo unirnos para que tu pregunta cambie y sea que le espera a Piñera con la comunidad LGTB pues no estamos y estaremos dispuestos a retroceder ni un paso, tenemos importantes aliados y ya somos organizaciones maduras, Acciongay, MUMS, TravésChile, Afroditas, Fundación Margen y muchas otras, tenemos alianza con sindicatos,  diputados y otros senadores, de Piñera no esperamos nada, jamás hemos pedido favores solo el reconocimiento de nuestro derechos y si eso no lo sacamos del gobierno o del parlamento, entonces saldrán de la calle, como pasa siempre con cada derecho alcanzado. 

También has trabajado el tema VIH, me contabas que dos primos tuyos murieron de SIDA, ¿cuáles son los avances en relación a la comunidad?

Si esa fueron dos historias muy dolorosas, el primero Cristian murió en tiempos donde no existía remedio para el virus y fue algo que me marcó y el segundo Edgardo por una enfermedad asociada. No me da avergüenza decirlo, el SIDA en Chile existe y, es más, somos el país con más notificaciones en América Latina, la comunidad ha avanzado poco. Hoy no se puede decir que la gran mayoría no sabe cómo se trasmite el VIH pero aun así junto con la información y la educación nos falta la concientización y creo que ahí esta nuestro talón de Aquiles, más la falta de campañas en los años anteriores nos jugaron en contra. 

¿Qué tipo de consultorio psicólogo ofreces? ¿Exclusivamente con hombres gay o también parejas del mismo sexo y personas tras? 

No, trabajo en clínica abierta, pero llevo 20 años de trabajo en la población LGTB desde que inicié mi práctica en la Corporación Chilena de Prevención del SIDA hoy Acciogay, entonces los colegas me derivan casos o simplemente algunos me buscan porque les es más cómodo habar con un igual, por lo demás acá estamos con falta de especialistas en temáticas LGTB, en Chile no hay educación sexual y eso nos deja en una situación de vulnerabilidad importante. 

Desde tu expertise como psicólogo ¿cuáles son los principales problemas que afectan a los hombres gay y las parejas del mismo sexo?

El principal problema es que se reproducen el patriarcado en las relaciones, el machismo, la necesidad de poder y control, también en algunos casos las mismas identidades sexuales generan los conflictos, en fin ser parte de la comunidad LGTB no nos hace distintos a los problemas que enfrentan las relaciones heterosexuales, la diferencia está en quien interviene,y los conocimientos para la intervención pueden hacer la importante diferencia.  

¿Piensas que la salud mental de los hombres gay ha mejorado o será mejor luego de sentirse en un país y una sociedad con mayor apertura y que reconoce sus derechos?

A ver, sabemos que muchas veces las leyes no implican cambios sociales, ahora si es un dispositivo que marca pauta y que coloca limites, en Chile la salud mental esta mas afectada porque no tenemos ley de salud mental más allá de la orientación de las personas, pero estoy seguro que una sociedad que fomente la inclusión y no la segregación o la discriminación ayudará a mejorar nuestra salud mental en todos los sentidos, poder besar, andar de la mano, manifestar los afectos es liberador y eso alegra a cualquiera. 

¿De qué forma una persona gay debería empoderarse para tener una vida más feliz y plena?


Yo no tengo la formula única, creo que eso pasa por la realidad que tiene cada persona, pero el empodere siempre vendrá de la mano de amarse, respetarse y comprender el mundo que nos rodea, sentir el cuerpo como nuestro refugio, pero también nuestra arma. 

¿Cómo vivir una sexualidad plena y sin tabúes?

Viviéndola (risas) ahí no me meto en la cama de nadie, mientras uses condón lo demás es problema de cada uno, si prefiere uno o 5 da igual, pero con condón, y siempre entre adultos, respetando las infancias y a los hermanos menores (animales). 

Eres Director de CERES Miembro de la Red de Psicólogos de la Diversidad Sexual, ¿cuáles son los avances en el trabajo multisectorial y con otras organizaciones? 

Fui fundador de CERES y su presidente, también creador en conjunto con otros psicólogos de la red de psicólogos, Mayito Silva, Eva Gutiérrez, Josefina Viñes, Matías, Francisco, todos con el objetivo de ser una voz frente al silencio del Colegio de Psicólogos, ahora estoy alejado y con otros proyectos, algo que acompañe más mi edad.  

¿Soltero hace tiempo?

Soletero hace años, es muy paradojal, a veces se piensa que los activistas pasamos llenos de novios, pero la verdad no es así. Mi pareja más importante decidió suicidarse, a veces lo recuerdo con nostalgia y desde ahí no he conocido al chico indicado o también yo no soy el indicado para ellos, pero si creo en el amor entre dos hombres.

Personalmente ¿cuáles son tus planes y metas en el corto y mediano plazo?

Bueno, mis planes hoy son seguir luchando por nuestros derechos, y si un terremoto no dice lo contrario, trabajar por la ancianidad LGTB, tema que reviso mucho con mi amigo Rodrigo Jiménez, y viajar siempre, conocer otras realidades cosa que disfruto mucho con Mauricio Gómez, mi compañero de viajes que es muy difícil buscarse uno. Ahora como un gran proyecto, es compartido con Romina Ramírez, mi amiga, profesora y activista trans, con ella pensamos ganar un espacio político en la comuna de Santiago. 

De darse la figura del matrimonio igualitario en tu país, ¿te casarías?

Primero tengo que buscar con quien casarme y luego te cuento, me gusta la idea de formalizar, creo en el amor entre dos personas más allá de su sexo, orientación o identidad sexual y también en el matrimonio. 

¿Cuáles son tus pasatiempos, qué haces en tus momentos de ocio?


Viajo, me gusta mucho, me encanta la contemplación, la música y por sobre todo compartir con mis sobrinos, retomar un poco de infancia con ellos. Jugar a los súper héroes y donde yo soy siempre el príncipe (risas).


¿Tienes alguna serie, película o libro de temática LTGBQ favorito?

Acá se dio como Dulce amistad, una brasileña de un chico ciego, creo que se llama "Llévame a casa” o algo así, hoy no recuerdo el nombre y por supuesto la lectura de Lemebel que siempre espero que se presente algo de él, ya sea una obra u otra cosa. 

¿Algún personaje gay de ficción o de la realidad te ha inspirado?

Chile está lleno de personajes, me gusta la disidencia de Víctor Hugo Robles, el che de los gays, me encanta la sabiduría de Leonardo Fernández, la complicidad de Romina Ramírez y las conversaciones con Marco becerra, no se si son personajes internacionales pero son los que están en mi vida. Junto a muchos otros y otras. 

Comentarios

Entradas populares