Ponte en #actitudpali

Ponte en #actitudpali
Vive toda la sensualidad en tu cuerpo

VOCES DEL FIN DEL MUNDO POR JUAN LUIS DÍAZ: Una Loca revolución en Ámsterdam

Por José Luís Díaz, psicólogo y activista gay.

Se llama Víctor Hugo Robles pero es conocido como el Che de los gays. Periodista, activista y apóstata, como se define así mismo en su bio de Twitter, ha sido un luchador incasable en el combate del VIH en Chile y los derechos humanos de la comunidad LGTB. Con él repasamos su lucha de activista, dolores, memorias y desafíos, junto con su imperdonable molestia al gobierno de Sebastián Piñera por la ausencia en la 22° Cumbre internacional del VIH/SIDA de Ámsterdam 2018.

Juan Luis Díaz: Estimado Víctor Hugo, el che de los gays, al parecer te encuentras dando una nueva batalla, visibilizar la realidad de nuestro país en este encuentro internacional de VIH. ¿Cuéntame cómo ha sido tu experiencia hasta el momento?

Víctor Hugo Robles: La experiencia de estar en este momento, único e irrepetible, para todo activista o periodista comunitario que trabajamos en las distintas incidencia políticas, sociales, culturales y otras, es muy importante ya que te permite relacionarte a través de estos encuentros internacionales con la mayor cantidad de activistas, incidentes públicos, sociales, políticos. En esta conferencia se habla del avance de la ciencia en términos de VIH y los desafíos que tenemos como sociedad globalizada.

Estamos en la articulación del movimiento social, con todos los compañeros, y compañeras de este entramado que nos convoca a todos y todas, políticos, activistas, sociedad civil, científicos, académicos para así ponernos al día en las estrategias nacionales, locales e internacionales, pues como tu comprenderás este es un trabajo que funciona en redes, donde participan jóvenes, trabajadoras sexuales, hombres que tienen sexo con hombres, mujeres y personas viviendo con VIH. Estos encuentros permiten rearticularse y actualizar esas redes, saber en que esta cada uno de los países y las propias organizaciones y estados.

Acá uno vuelve a desplegarse con todo su creatividad y compromiso, para mi como comunicador, periodista y activista ha sido una experiencia muy alucinante que espero compartir a mi regreso. Estar aquí con mi loca pluma me hace visibilizar a veces causas invisibles en nuestro país, por ejemplo, la causa de las compañeras trans, nuestros pueblos originarios, nuestros migrantes. Reforzado con  del compromiso que han tenido artistas, intelectuales en la causa del VIH y que lo han hecho patente en esta conferencia.

JLD: Sabemos que en nuestro país la pandemia del VIH/SIDA ha aumentado considerablemente, lo cual se traduce en un fracaso de la política pública, ¿qué cosas has observado en este encuentro que nos permita dar un giro en esta lamentable cifra?

VHR: Como te señalaba anteriormente acá se conocen otras estrategias y también lo más importante reencontrarse con las personas que viven con VIH y que a la vez se cruzan con otros variables; por ejemplo económicas, pueblos originarios, género, pobreza y riqueza lo que te permite armar una visión más completa, comprender que la ausencia de las  políticas públicas en educación sexual en todos los niveles educacionales es una carencia a nivel latinoamericano y todos coinciden en que ahí esta la llave de la prevención y de la nueva estrategia para detener la expansión de la epidemia.

Mas allá de las cifras que nos coloca en alerta, somos el país de Latinoamérica que encabeza la epidemia. Chile hoy se presenta frente a los demás países de la región con un crecimiento importante. Por lo mismo es un error político, social y sanitario no estar presente en este encuentro para hacerse cargo de la realidad que vivimos y cómo esto impacta y afecta a toda Latinoamérica. Chile debería haberse hecho presente con una propuesta de intervención y estrategias porque ya no estamos en los años ochenta, hoy somos un país globalizado y Chile no puede resaltar o presumir crecimiento económico mientras más personas -y cada vez más jóvenes- sigan siendo notificadas, personas que por lo demás son parte del desarrollo y crecimiento del país en todos sus ámbitos. 

Habría sido interesante que estuviera presente una comitiva de Chile en conjunto con la sociedad civil, porque es el único modo de aunar fuerzas, recomponer confianza y trabajar juntos una política pública que incluya a todos los participantes de la sociedad, autoridades no solamente sanitarias, sino también cultura, trabajo y educación porque acá todos somos parte del problema y también de la solución.

JLD: Víctor Hugo, todos o muchos conocemos de tu activismo y de tus escritos, también sabemos que el VIH se llevo a importantes personas en tu vida, sientes que esa historia puede volver a pasar en nuestro país.

VHR: Si, tienes razón, vi partir a muchos amigos en los tiempos sombríos de la pandemia y veo que eso está ocurriendo en el Chile de hoy, si bien el SIDA es una enfermedad crónica, se mantiene la muerte social y también la muerte física, estadísticamente todos los días mueren dos personas a causa del virus en nuestro país y eso es alarmante. Es preocupante que mueran esas personas en un país que se supone debería tener una respuesta médica, institucional, sanitaria, y también un conocimiento de la materia. Han partido amigos, algunos en silencio y otros de cuya muerte nos enteramos después, amigos que se van enfermando, locas viejas haciéndose con la enfermedad, sumando cada vez más “achaques, problemas al hígado, al colon, tengo muchos amigos que tienen problema con sus tratamientos y que ahora están iniciando las terapias de rescate. Tengo una amiga lesbiana que vive con VIH y eso me fastidia mucho porque en este país ella casi no tiene opciones de terapia y está pensando en irse a Europa a buscar alternativas, todo eso me da rabia, me da impotencia de no encontrar soluciones para esas personas que uno quiere y son comprometidas en nuestra lucha. Yo me pregunto, por que no hacer un esfuerzo por permitirles vivir una vida más plena. Creo que ahí hay un desafío de parte de nosotros pero sobre todo de las autoridades públicas.

JLD: Víctor, ¿Cómo ves que frente a tantos años de tu lucha LGTB y los derechos para las personas viviendo con VIH, este no sea tema en nuestro parlamento?

VHR: La verdad que todo esto genera mucha rabia, mucha impotencia que después de tantos años de lucha de resistencia y persistencia en la incidencia pública nos damos cuenta que en vez de ir avanzando y conquistando espacios de incidencia, vemos que se genera más dificultad y retroceso en la política pública, pero de todas maneras nada me desanima porque yo soy una persona optimista. Hay cosas que por supuesto me golpean y entristecen y a veces me botan, pero como dicen el junco siempre se levanta y sigue en pie, de igual forma sigo insistiendo y persistiendo en las causas que me motivan y que me animan para levantarme todos los días en la mañana. En eso me enfoco y me seguiré enfocando, como ahora en la bella ciudad de Ámsterdam de los Países Bajos en el Encuentro internacional del SIDA 2018.


JLD: Nuestro país, presenta graves falencias en intervención del VIH/SIDA, una de ellas es que desde que se conoce el aumento de los casos, aún no se habla de una campaña preventiva que logre no solo informar sino también educar y concientizar.

VHR: Esto es lo que me parece más débil y delicado de lo que esta pasando, porque me pareciera que hay una inercia colectiva, que no solo afecta a las autoridades públicas sino también a las organizaciones sociales, que están atomizadas y cada una tiene su propia agenda, que no logramos ponernos de acuerdo en las causas comunes y las autoridades ya no saben con quien conversar y tampoco tienen una mirada clara de lo que hay que hacer, creo que las respuestas que se están dando son muy lentas, han tendido muy poca visibilidad pública y respecto del VIH no hay tiempo que perder porque todos los días las personas se transmiten el virus, mueren de VIH, entonces en vez de ir retrocediendo cada día va en aumento. Uno espera de todas las autoridades un compromiso más claro y abierto en estos desafíos que tienen que ver con la educación sexual que no existe en nuestro país.

JLD: ¿Qué piensas cuando compartes con otros científicos, académicos y activistas la no presencia de nuestro país en ese encuentro, más aún cuando aparecemos con cifras rojas? ¿Te dan ganas de esconderse?

VHR: Yo jamás me he escondido, por el contrario me dan ganas de hacer presencia pública, pero dan muy pocas ganas a su vez de asumir la responsabilidad pública del estado porque no somos estado, entonces uno se siente solo en esta conferencia internacional donde participan más de 15 mil personas, un número importante de médicos, científicos, académicos que presentan sus estudios, sus evidencias en estos encuentros. Esta ha sido una de las conferencias que ha tenido la mayor cantidad de activistas y no solo eso sino que también por primera vez participan personas de renombre internacional que comprometen su causa, su vida, su historia a la prevención y respeto de las personas que viven con VIH, como Elton John, el príncipe Harry, al nieto de Nelson Mandela, el ex presidente Clinton, entre otros, entonces es una constelación de figuras y  personalidades, eso te habla de la importancia que tiene este tema junto con el compromiso de las figuras públicas y de las autoridades por sumarse a esta lucha, que es una lucha de todos, y entonces en ese marco extraña el silencio de Chile, el temor de las autoridades públicas sanitarias de nuestro país, la pasividad, el negarse a venir, entregando razones absurdas, que tiene que ver con la economía de los gastos que implica, pero no puede haber cautela económica, se tiene que invertir recursos humanos, económicos y personales para levantar estrategias y mantener campañas de prevención durante todo el año y también involucrar a los privados. Los activistas chilenos en este encuentro somos cinco que de alguna manera nos vemos obligados a dar la cara por las autoridades públicas de salud que se escondieron y no quisieron venir a esta conferencia. Junto a Alejandra Soto, invitada por la red trans, esta el doctor Carlos Beltrán como presidente de Sida Chile, que reúne a médicos y enfermeras que trabajan el tema del VIH, el doctor Brugueño, también lo hizo la Dra. Claudia Cortes y  eso sería toda la gran delegación chilena, y cada uno viene por razones distintas.

Yo vengo como periodista comunitario porque me gané una beca de los propios organizadores, así que desmiento desde ya cualquier tipo de rumor de que yo estoy en esto invitado por el Ministerio de Salud y mucho menos por las farmacéuticas, industria que por lo demás en esta conferencia no entregó ninguna avance sobre alguna cura más bien la manutención de los tratamientos, el modelo de la compra, en realidad seguir sosteniendo el negocio de lo que implica el VIH para el lucro para muchos empresarios.

José Luis, quiero que me dejes terminar agradeciendo a los organizadores que me invitaron y que sin esa beca yo no hubiera podido venir, porque ni el estado de Chile ni otros organismos se comprometieron con la visita de las organizaciones civiles, eso hay que señalarlo porque otros países latinoamericanos llegaron con grupos masivos de 30 o 40 personas. También quiero manifestar mi preocupación para que en el futuro se facilite en estos encuentros otros idiomas que ayuden con la comprensión y entendimiento más allá de ingles, les hice ver eso a los organizadores del evento que se comprometieron en recibir esta demanda y comprometerse con recursos para la traducción.

JLD: Gracias Víctor Hugo! Espero que tus palabras hagan reflexionar no solo a las autoridades sino a todo nuestro país. 

Comentarios

Entradas populares