Ponte en #actitudpali

Ponte en #actitudpali
Vive toda la sensualidad en tu cuerpo

Colección Arco Iris: RenaZimiento by Juan Carlos Herranz



Todo el talento del autor español Juan Carlos Herranz se pone de manifiesto en el segundo libro digital que nos envía para nuestro deleite. Esta vez la narración tiene como escenario la Segunda Guerra Mundial. Escrito con pasión en una mezcla de erotismo y crudeza RenaZimiento se deja leer con mucho entusiasmo.


Por Juan Carlos Herranz

En la Segunda Guerra Mundial, una unidad de élite del ejército alemán se escondió en Suiza después de reducir a escombros un importante pueblo italiano de los Alpes. Las sombras de la noche permitieron al gobierno suizo seguir enriqueciendo sus arcas con el dinero de millones de seres humanos que se iban calcinando en los diferentes campos de concentración nazis. A la mañana siguiente, algunos políticos honrados conocieron la noticia de la crueldad con la que los alemanes masacraron a cientos de seres humanos inocentes. Sabían que enfrentarse a aquellos asesinos supondría ser condenados a un pelotón de fusilamiento a manos de su propio gobierno. Pensaron la mejor manera de exponer el asunto en el Parlamento Suizo y llegaron a la conclusión de que, si Jesucristo había muerto en la cruz, ellos derramarían su sangre con tal de que el mundo conociese la hipocresía y nula neutralidad de su país en tan devastadora contienda. El dinero de los judíos asesinados se acumulaba entre lagos, montañas y relojes. Demasiada humillación como para quedarse de brazos cruzados ante la barbarie. Al llegar el turno de exposición de los políticos, todos ellos desviaron los temas relacionados con la escasez de alimentos en los países ocupados. A ninguno de ellos les interesaba formar parte de una mentira tan amarga como el café negro. Se sintieron libres para pensar, hablar y obrar después de haber reflexionado. Querían escuchar al presidente del país y a los representantes políticos de todos sus Cantones. Deseaban escuchar de sus propias bocas sus puntos de vista acerca de la verdad, la justicia y el debido respeto por la vida de sus semejantes más allá de la superficial frontera suiza dibujada en los atlas del mundo libre, al que tanto predicaban amor: 

Señores, ¿para qué triunfó la libertad en Rusia en 1917? comenzó su discurso uno de los valientes representantes del pueblo. Lenin regresó a San Petersburgo desde su exilio en la actual Francia libre. Trostki hizo lo propio desde Estados Unidos y Stalin regresó de su cautiverio moral en Siberia. ¿De qué nos ha servido si somos incapaces de plantar cara a la Alemania de Hitler? ¿Acaso nos hemos pervertido como el socialismo ruso? ¿Quizá nos importe más llenar las cajas de caudales de nuestros bancos y empresas que aceptar que esos billetes están manchados de sangre? ¿Qué significa tener honor en esta Suiza que navega en paz bajo la bandera rojiblanca? Tomó aire. Ante tamañas injusticias, Lincoln aboliría la esclavitud de nuestro pueblo e instauraría en toda Europa la libertad y la justicia que de verdad estamos esperando los hombres de bien. 

Lejos de recibir una gran ovación tras su discurso, dos agentes de la policía secreta suiza sacaron del hemiciclo a la nueva víctima. Los comediantes mantuvieron un inquietante silencio que no se rompió hasta que el sonido de una bala anunció un nuevo muerto en sus manchadas conciencias. El presidente de la sala dio paso al presidente del gobierno, quien no tardó en tachar aquella previa arenga como una mera provocación a la excelente imagen del país alpino, en el mundo en llamas que le rodeaba por diversos motivos ajenos a la nación y muy cercano a la terrorífica ambición humana:

Señores, señoras sonrió el mezquino representante del pueblo antes de comenzar a leer un texto mecanografiado. Damas y caballeros. Todos los días debemos examinarnos para reconocer las cualidades que nos hacen diferentes de los violentos que, día tras día, anhelan retorcer nuestras posiciones y personalidades con su falsa moral. Suiza es una gran nación que aporta al mundo ese brazo desarmado que salva almas y cura heridas. La alegría, la humildad, la serenidad, la pureza, la diligencia, la atención y el amor que profesa nuestro país en este planeta convierten a nuestro pueblo en imagen y semejanza a Dios. El tiempo nos otorga dignidad y carácter. Jamás nos arrodillaremos ante ningún falso samaritano que se rinda al demonio por no alcanzar el poder material del que tan alejados caminamos. En el mundo encontramos hombres, mujeres y niños apaleados por el dolor, el hambre, la enfermedad y la desgracia de esta gran guerra a la que estamos asistiendo. Suiza es la verdadera tierra prometida. Entre sus montañas y valles, los ríos dan cobijo a personas sin importar su nacionalidad. Alemania también encuentra hombres, mujeres y niños apaleados por ese dolor, el hambre, esas enfermedades y, en definitiva, la desgracia que nos provoca la Segunda Guerra Mundial. Hermanos, nadie se enriquece de nadie en este desolador panorama. Quien lo defiende termina con la garganta silenciada por el fuego del averno. Trabajemos por la paz. No perdamos fuerza masticándonos los unos a los otros, pues es la paz única posibilidad de salvar nuestras almas. Sentiros firmes en la libertad y no caigáis en el yugo de la esclavitud que unos pocos quieren aplicarnos para evitar que nos amemos los unos a los otros.

El final de las palabras puso punto final a todas las bocas de las personalidades reunidas en el Parlamento. Europa se había convertido en un campo de escombros donde los puentes y caminos hacia la libertad se habían derrumbado a través de las grietas abiertas por la maldad humana. La unidad de élite del ejército alemán felicitó al presidente del gobierno por su soberbia e incontestable intervención. Tanto asustaron las palabras del político al resto de sus colegas, que ni siquiera aquellos que estaban dispuestos a sublevarse contra lo establecido, fueron capaces de articular palabra por el miedo que les invadía todo el cuerpo. En Suiza cada lámina de agua podía convertirse en una profunda tumba donde sus cuerpos desapareciesen para siempre. El método de locura y chantaje impuesto a los más poderosos desde Berlín daba sus frutos irremediablemente. Aquella mañana dio paso a nuevas grietas en el continente europeo. Nunca llegaban muertos devorados por el odio humano pero, en cambio, la bonanza económica alzaba al país convertido en la ventanilla observadora de los compasivos en medio de un mar de injustos asesinatos a sangre fría que, más allá de los bombardeos y campos de batalla, inundaban de tristeza los ojos de quien había aprendido a callar para gritar con el corazón. En un hotel cercano al Parlamento Suizo, una reunión casual convirtió su habitación más lustrosa en punto de encuentro de la beautiful people del momento.

Eva Brownie tomaba un sorbo de café negro mientras se dejaba intimidar por los bellos ojos de un apuesto general del ejército alemán. Disfrutó de nuevos sorbos antes de sonreírle. A pocos metros, una joven italiana, trabajadora del hotel, sentía la amargura provocada por el papel de cigarrillo que le incomodaba en su lengua a petición de dos soldados nazis. Aquella imagen causó un ir y venir de extraños escalofríos que recorrieron a la mujer del Fürther de su cadera hacia los pies. Tomó otro sorbo de café negro. El apuesto general, que formaba parte de la unidad de élite que había exterminado el pueblo italiano la noche anterior, sintió deseos de poseer la piel de melocotón de los valles de su tierra, aprovechando la lejanía de la familia:

Manteneros firmes en la libertad con que Jesucristo nos hizo libre alzó la voz otro soldado ebrio de tanta lujuria, alcohol, café y tabaco de liar. Amén.
Si me amáis, guardad mis mandamientos replicó una mujer entre varios hombres. Yo os guardaré vuestras cositas si me dais un poco de vodka ruso, camaradas… rió burlándose del avance alemán más allá de Bielorrusia.
¡Ábrete de piernas, guarrilla! contestó uno de ellos. ¡Somos nazis alemanes y sabemos lo que quieres! ¿Podrás con cinco? rieron todos a la vez.

Eva encendió el cigarrillo que le ofreció el alto mando germano. El humo invadió su cabeza, como un huracán, hasta dejar su mente vacía de pensamientos y escrúpulos. Tomó un nuevo sorbo de café negro:

¡Qué rico está el café suizo! ¿Verdad, mi general? Rompió el mutismo entre ambos. ¡Qué rico! se deleitó apenas hubo posado la taza sobre su platillo.
¿Te apetece follar? tomó la mano de la mandataria y la puso sobre su pene erecto. Nadie se enterará. Estos malditos están drogados, borrachos, perdidos… Aprovechemos que hay una cama libre para los dos…
Temblores e incontrolables sorpresas se enlazaron en un extraño ambiente donde a Eva se le pusieron los pechos de hembra. La taza de café, en una mano, y el cigarrillo en la otra, comenzaron a subir y bajar sin tregua. No les dio tiempo a llegar al tálamo. El temor a ser descubiertos practicando sexo marcó aquel ritmo de falso y asqueroso amor que había osado nombrar al Todopoderoso en vano. Las bocas de los pecadores se reclamaron sin estupor alguno. Lo hicieron rodeados de una horrible bacanal que no ayudó a frenar los impulsos de la carne pecadora:

¡Tu polla me deja extasiada! susurró Eva al asesino de inocentes.
¡Tú sí que me estás dejando extasiado, puta! arremetió con su sexo contra la hendidura femenina que había tomado. ¡Toma rabo de macho! ¡Te voy a follar hasta que me supliques que pare!
¡Cariño! ¿Cómo es posible tanto placer? le preguntó temblorosa por las embestidas. ¡Eres tan guapo y tan fuerte!
Si tu marido te follase más y dejase de joder al mundo hallarías la respuesta le contestó con rabia contenida. ¡Hoy eres mi golfa! ¡Soy el puto amo de este asqueroso mundo!
¡Para! ¡Sácamela ahora mismo! Mostró su furia por el comentario contra el Fürther. ¡Mi marido es más macho que tú! ¡Eres basura!
¡Tu marido es un loco perverso! La tumbó sobre el suelo para evitar que opusiese resistencia. ¡Y tú eres una hija de la gran puta! ¿Sabes por qué te estoy follando?
¡Socorro! chilló a todos cuantos les rodeaban. ¡El general es un maldito traidor al régimen! exclamó desesperada.
¡Disfruta Eva! Contestó uno de los altos mandos que hacía lo propio con la esposa de uno de los ministros suizos. ¡El Fürther no se enterará jamás de lo cachonda que eres! todos en la habitación acompañaron el comentario con una atronadora carcajada.
¡Sácamela, cabrón! intentó deshacerse del improvisado justiciero. ¡Me estás haciendo daño!
No querías rabo duro? ¡Soy una máquina de follar! ¡Por eso tu pueblo hizo que el mío se mezclara en odiosas orgías! ¿Sabes por qué soy rubio de ojos azules y piel blanca como la leche que voy a derramar en tus entrañas? Preguntó sin importarle la respuesta. ¡Mi madre vivía en Oslo y vosotros la obligasteis a mantener relaciones sexuales con un muchacho alemán! ¿Así queréis cambiar la raza humana? ¿Jodiendo al prójimo y convirtiendo este mundo en ceniza? ¡Monstruos, sois unos monstruos! siguió penetrándola con más fuerza que un animal salvaje.

Eva alargó el brazo y llegó a arañar el rostro de su agresor. Sin embargo, apenas podía mover los músculos de su cuello que, oprimidos por las manos del general, estaban demasiado agarrotados como para seguir llevando algo de oxígeno a sus pulmones. Su brazo cayó de nuevo sobre el suelo de la lujosa habitación. Sus ojos se tornaron blancos inyectados en sangre como si de una zombie se tratase. La muerte no le sobrevino porque el general, a pesar de ser ejecutor de inocentes, cobarde y vacío, poseía un corazón noble que le impedía llevar a cabo su plan de venganza pensando en lo cruel e injusto que la Segunda Guerra Mundial estaba siendo entre los hermanos de La Tierra. Al cabo de varias horas, las constantes vitales de las personas allí congregadas comenzaron a equipararse con las de un ser humano normal en estado de reposo y se quedaron dormidos uno a uno en profundo sueño. Ningún huésped del hotel se atrevió a bajar hasta la recepción para quejarse del escándalo que habían provocado en el edificio los últimos espasmos genitales de aquellos seres, que no personas. Eva Brownie mostró su enfado a todos los presentes. Nadie supo entender la palabrería de la abnegada esposa, porque nadie la escuchó. Estaban más borrachos que una cuba y tan dormidos como la Bella Durmiente. La mujer se enfadó y gritó enloquecida por lo que consideraba una verdadera alucinación.
Se sentía sucia, violada, vendida en cuerpo y alma por el hombre al que se había entregado. De manera inesperada, el general acarició su rostro. Recuperó el dolor de espalda que le había provocado aquel inolvidable coito con la primera dama del Imperio Alemán. Sus bellos ojos volvieron a recorrer cada poro de la tersa piel, conquistando a Eva como si de liquidar a inocentes judíos se estuviese tratando:

No te imaginas cuánto necesito a alguien como tú en mi vida le confesó a Eva. Puedo hacerte sentir lo que es amar si te entregas a mi cuando te busque… Viajo mucho y apenas veo a mi esposa e hijos… Paso más tiempo junto a ti y a tu marido que a mis seres queridos… Además, te abres de piernas como nadie… Estoy tan salido que he de confesarte que el otro día incluso me follé a un soldado y creí que no volvería a sentir tanto placer con una hembra como con aquel jovencito sonrió con dulzura esperando una respuesta. ¿Quieres ser mi amante, cariño? Tu esposo fue quien me presentó al muchacho, no deberías tomármelo en cuenta…
Bueno contestó mientras volvía a ponerse las bragas. La verdad es que ahora que se me ha pasado el enfado, he de reconocer que follas muy bien…
Lo negociamos a nuestro regreso a Berlín, ¿te parece? Le encendió otro cigarrillo. Ahora debemos salir de esta habitación antes de que a todos estos mierdas se les pase el efecto de las drogas y el alcohol… ¡Menuda orgía que han disfrutado los hijos de puta! Nadie debe enterarse de lo nuestro ni de mis historias con otros soldados…
Me apetece otro café negro pidió más atenciones.
Entonces ¿te gustaría ser mi amiga, mi cielito? Insistió mientras consentía su petición. Estoy dispuesto a aceptar tus condiciones y ser discreto. Serás la única, además de mi esposa y algún muchacho que otro.
Aquella taza de café comenzó a provocar en Eva una sensación de interés hacia lo desconocido. Las maravillosas embestidas de su amante abrían su mundo a otro de morbo y encantos prohibidos. El general comenzó a liar otro cigarrillo sobre la mesa del dormitorio. Eva recapacitó y se sirvió ella misma otro café negro. Sonrió. Él la sonrió. Sus bocas reclamaron un nuevo beso que selló una complicidad eterna:
Cuando ganemos la guerra expuso al atractivo hombre, le pediré a mi marido que rescate al Titanic del fondo del mar y lo restaure para que tú y yo viajemos alrededor del mundo con la bandera nazi…
Te compraré un pastor alemán para que te cuide cuando esté castigando a los traidores del FürtherAbrió la puerta de la habitación para regresar al mundo real. Te compraré un cortijo en España y una mansión en Brasil… ¡Follaremos sin parar!
Llamaré al perro Cerbero…
Llámalo como te salga del coño… sonrió intentando ganarse su confianza con expresiones de dudoso gusto.

Abandonaron la habitación con discreción a pesar de que nadie estaba en su sano juicio tras la fiesta nocturna. Decidieron salir al exterior bajando las escaleras donde, en cada planta, cerraban los ojos y vestían sus labios con el mismo deseo carnal indiferente al sabor del café y el humo del tabaco. Aquella entrega fugaz supuso carburante para sus particulares descensos al infierno que se vivía en la realidad de aquellos años 40. De repente, como una figura fantasmal, la imagen de un peligroso dogo argentino metálico, se les apareció en la tercera planta cual espíritu maligno:

¡Vaya gustazo que os habéis metido, sinvergüenzas! les habló el perro.
¡Atrás, Satán! exclamó el general nazi. ¿De dónde demonios has salido, malvada criatura?
¡Vosotros me habéis traído al futuro! Contestó el extraño animal. Me llamo Cerbero y mi dueña es la señora Hudson. Viajo a través del mundo gracias a la tecnología de mi época… Decidme, ¿para qué me habéis invocado?
¡Queremos que te vayas! respondió la aterrorizada mujer.
¡Guau, guau, guau! Ladró furioso el pastor alemán de ojos rojos. Vuestros libros no terminarán con la guerra, pero gracias a vuestras muertes, sus páginas alimentarán nuevas mentes e incluso las cambiarán hasta conseguir un mundo mejor…
¡Alemania es el futuro! voceó el general sin importarle causar escándalo. ¡No permitiremos que los judíos cananeos conviertan el mundo en un bastión comunista gobernado por malignos satánicos!
Ni lo creas negó el perro de la señora Hudson. A Eva la van a matar los rusos después de violarla como a su marido en 1945 y a ti, en el año 1960, te asesinará un gay brasileño por serle infiel con un jovencito… ¡Y vaya si va a cambiar el mundo!
¡Tonterías! Se mostró desesperada Eva. ¡Seguro que eres un invento de los ingleses! ¡Aplastaremos Londres con nuestra aviación! ¡Te vas a enterar, chucho conspirador! ¡Cuando llegue a Berlín le contaré a mi marido el susto que me has dado y tus amenazas desde el más allá! ¡El Fürther es brujo, que lo sepas! ¡Invocará mil arcángeles contra ti!
Lo que digas, guapa. El animal comenzó a desaparecer—. Me regreso al año 2300 que hace diez que ha terminado la Tercera Guerra Mundial y los supervivientes están creando una nueva sociedad con palos y piedras…
¡Vete, animal de hojalata! —Increpó el alto mando impresionado por la visión—. ¡No vuelvas más! ¡Acabarás siendo un recipiente de alubias!


El diálogo de aquel momento plasmó en sus vidas un ejemplo tangible del terror que se podía causar en el planeta bajo los efectos de las drogas, el alcohol y la cafeína. Aquella imagen espontánea ante sus ojos, aquel perro desapareciendo hacia la nada desde la nada, representó la manera más idiota de acariciar los sueños con símbolos tratados con obsesión hitchcockiana, todavía desconocida por sus esquizofrenias imperialistas. La estética minimalista de aquel momento, el encuadre del animal plasmado ante sus miradas, las risas de Cerbero reemplazado por un destello en sus pupilas… No les quedaron palabras para clasificar aquella inverosímil escena. Prometieron no mencionar la experiencia sobrenatural a nadie en el Tercer Reich. La sacudida de adrenalina sentimental se transformó, desde Suiza con terror, debido a aquella conversación, en el motivo que rompió con todos sus planes. La pareja continuó bajando las escaleras en silencio. Aquella puta enamorada desapareció en el horizonte junto a su chófer conduciendo un flamante Rolls Royce de la época. Su amante hizo lo propio en una motocicleta cedida por la policía suiza a merced de la paz. Fastos nefastos para los mayores asesinos en masa hasta la llegada del blasfemo, cobarde y vomitivo Estado Islámico.




Publicado por Editorial Círculo Rojo para La Revista Diversa.

ISBN: 978-84-9115-022-0

DEPÓSITO LEGAL: AL 592-2015

Fotografía cubierta: Indalogo

Ninguna parte de esta publicación, incluido el diseño de cubierta, puede ser reproducida, almacenada o transmitida en manera alguna y por ningún medio, ya sea electrónico, químico, mecánico, óptico, de grabación, en Internet o de fotocopia, sin permiso previo del editor o del autor. Todos los derechos reservados. Editorial Círculo Rojo no tiene por qué estar de acuerdo con las opiniones del autor o con el texto de la publicación, recordando siempre que la obra que tiene en sus manos puede ser una novela de ficción o un ensayo en el que el autor haga valoraciones personales y subjetivas.
«Cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación pública o transformación de esta obra sólo puede ser realizada con la autorización de sus titulares, salvo excepción prevista por la ley. Diríjase a CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográficos) si necesita fotocopiar o escanear algún fragmento de esta obra (www.conlicencia.com; 91 702 19 70 / 93 272 04 47).»

IMPRESO EN ESPAÑA – UNIÓN EUROPEA

Comentarios

Entradas populares